Wednesday, September 26, 2007

Los Rosca Izquierda

La frase es bíblica y aparece en uno de los libros más bonitos de la Biblia: El Eclesiastés.
Ahí, entre otras muchas cosas interesantes, se puede leer el que hay un tiempo para todo.
En desacuerdo o no con las religiones y/o la Biblia, aqui se encierra una gran verdad. Y debido a que la frase no es excluyente para nada podemos adaptarla a cualquier situación. La traigo a colación para describir, por ejemplo, el que hay un tiempo para ser un 'contrarian', 'un rosca izquierda'; la clase de personas que en un momento dado llevan la contraria: a las cosas, a otras personas. Con razón o sin ella.

Some disclosure is needed.
He sido así más de una vez. A veces me gusta 'joder' un poco y le pongo las cosas un poquito difícil a los demás. Como cuando se aparecen los testigos de Jehová en mi casa tocando a la puerta. O los mormones. O cuando me paran en la calle cualquiera de esos religiosos que se creen poseedores de todas las verdades, y last but not least, cuando llaman los vendedores en la calle o por teléfono (cuando no existía la 'do not call list') para vender algo que yo no estoy interesado.

Trato de distanciarme, sin embargo, de esos individuos que le llevan la contraria a todo, todo el tiempo; que le buscan la quinta y la sexta pata al felino ése. Esos individuos se caracterizan por estar siempre a la ofensiva, al ataque o defendiéndose de yo no se qué. Estar con personas así es sumamente desagradable.
Conozco tres o cuatro tipos que encajan en esa descripción y recientemente, en menos de una semana me topé con dos de ellos. Espero no encontrarme con el tercero ni el cuarto. Lo extraño de todo esto es que aunque uno le huye a este tipo de personajes, de alguna manera es imposible evitarlos completamente. Ellos son el hermano de un amigo, o el esposo de la hermana de la cuñada, o el esposo de una compañera de estudios, el amigo de un hermano....
Pero lo que llama particularmente la atención en estos señores (casi siempre son hombres), es lo distorsionados que ven el mundo; cuán ciegos están, hasta el punto que ven los problemas en los demás, el problema es de los otros, nunca de ellos y no quieren ni aceptan perder.
La negatividad que se crea alrededor de esta gente es insoportable. Lo saben todo, dan consejos sin pedírselo. Son seres casi perfectos, precisos y andan señalando y corrigiendo todos los 'defectos', las imperfecciones que encuentran a su paso.
Pero encima de todo hay que aguantarles el que sean así de entrometidos pues como le dijo el otro día uno de estos energúmenos a mi cuñada:
"No hay nadie que ataque más a M..., pero es por su bien, ¿Verdad M...?
Ja, si el supiera lo que ella piensa a sus espaldas, si supiera las cosas que dijimos cuando el finalmente se fue........

3 comments:

Baakanit said...

Estoy en desacuerdo contigo (jajaja) Ya encontraste un tercero.

Creo que hay que dejar pasar unas cuantas bolas, no se puede ser Derek Jeter todo el tiempo.

Yo creo en la discusión, pero cuando se hace razonando. Discutir por discutir es perder el tiempo.

Lo bueno de las críticas literarias es que puedes utilizar de pruebas para defender tu caso lo que ya está escrito, en la vida cotidiana también se pueden encontrar pruebas para defender un punto, pero es un poquito más difícil.

Al igual que tu, para esos tocadores de puertas profesionales, y para esos telefoneadores imprudentes, siempre tengo una mala cara o un mal tono de voz, es su culpa, ellos nos han programado hacer así.

Hay que saber elegir las batallas, no todos los contrincantes son dignos de nuestro interés.

Te cuidas.

Fernando said...

Lamento decepcionarte Mr Engels, pero tu no calificas en mi descripcion de rosca izquierda. No se si tu no me entendiste o yo no me di a entender. Either way, debo aclarar que I welcome criticism.
El post esta dirigido no a la gente que hace critica sino a unos tipos que su simple presencia, their demeanor es desagradable. Es su aire superior del tipo que se la saben todas y su actitud lo que molesta...
Por cierto, yo vivo de dejar pasar bolas. Cuando hacia Marketing en las calles una de mis consignas (que todavia mantengo) es que las personas tienen el derecho de rechazarme tanto a mi o el producto que yo vendo...Es su derecho y por ello nunca lo tomo como algo personal..
Pero eso es algo que tambien yo hago cuando estoy del otro lado...

Nos entendemos mejor?

Baakanit said...

Estamos en la misma página, yo estaba siendo sarcástico, i know what you mean.

Se crea una hostilidad en el ambiente cuando ese tipo de personas están alrededor.

Yo siempre he pensado que los vendedores, tienen una personalidad bien chévere, ya que a pesar de todo los insultos que se ganan, pueden dormir bien.

Te cuidas.