Sunday, September 30, 2007

Power, Love, Money

Es un hecho. Sólo el que tiene poder lo da. A la inversa quien carece de él no lo da y nunca lo va a dar, precisamente porque no lo tiene. Esto se aprecia mejor cuando se trabaja con minorías. En esas circunstancias se es más suspicaz, se siente más desconfianza. Es lo único que queda cuando todo se ha perdido y las esperanzas no existen. Hasta la ayuda puede ser rechazada por el simple hecho de no darle el poder a quien la ofrece o por no poder evitar el acrecentamiento de la sensación de impotencia. Se tienen que dar tantas explicaciones: reassurances. Hay algo poderoso en el hecho de decir no. Los niños a los dos años ya lo han descubierto.
Igual se puede hacer un paralelismo con el dinero. Sólo quien lo tiene puede darlo. Pero el dinero significa poder y debemos evitar por todos los medios parecer que no tenemos dinero=no tenemos poder. Por lo tanto aun no dándolo porque no es nuestro y no lo tenemos, debemos aparentar que si lo tenemos y de ahí nuestro afán por rodearnos de aquellas cosas, de aquellas manifestaciones externas que aparentarían que si lo tenemos a costa del sacrificio de muchas otras, entre las cuales estarían las que nos podrían llevar al camino de la riqueza.
Pero igual ocurre con el amor. Y es contradictorio que quien más lo necesita es quien menos lo recibe. Porque no puede recibir amor quien no lo da. Y una persona no puede dar lo que no tiene....

3 comments:

Baakanit said...

Muy buen post, el último párrafo está muy poderoso.

Como el amor no es algo material, se puede decir que todos tenemos la capacidad de elaborarlo dentro de nosotros, y brindárselo a los demas, como podemos elaborarlo infinitamente, llegará ese día en el cual la entrega será recíproca y ese amor se multiplicará.

Saludos

Fernando said...

Exactamente. Has completado la idea mejor que yo. Es en nuestro interior que esta la cosa y si lo trabajamos pues otros seran los resultados...La frase "amar al projimo como a si mismo" de hecho asume que nosotros ya nos amamos, cierto?

hsin-chi said...

Amor vincit omnia, yes. But love also means letting go when necessary and trusting that all will be well, eventually. That's were I'm now. Loving, but letting go. Tricky combination.