Wednesday, November 28, 2007

Diente Por Diente

A propósito de las personas que nos rechazan, me estaba preguntando si sería correcto devolverles con la misma moneda; o sea, rechazarlos a ellos tambien de la misma manera que ellos nos rechazan. Pues bien, aun a pesar de que es tentador hacerles a los demás lo mismo que ellos nos hacen a nosotros, lo que en otras palabras podría llamarse la ley del Talión (ojo por ojo y diente por diente), en realidad si así ocurriese no veo una diferencia más que temporal entre ambos eventos.
¿Qué quiero decir con eso?
Simplemente que yo no soy mejor que la otra persona que me ha rechazado primero si yo termino haciendo lo mismo que ella. No importa el que mis razones sean sólo una reacción, el producto de algo que yo no he iniciado. Si yo mismo no he podido evitar reaccionar, quién dice que la otra persona si debería tener más y mejor control y podría evitar reaccionar a qué se yo qué cosas de mi.
Podría invocar que es injusta la razón del rechazo pero al reaccionar negativamente me estoy colocando al mismo nivel que la otra persona. Es una reacción a otra reacción. El hecho de que haya ocurrido en segundo lugar no evita el hecho de que sea eso: una reacción. Y por ende, ni más ni menos racional que la primera.

3 comments:

Baakanit said...

Lo mejor es olvidarse de esa persona, mirar hacia otro lado, ya que hallarás mejores persona.

Muy pocas veces al rechazado se le da la oportunidad de rechazar.

Si una dama cuando estabas 'arrancao' te rechazó, y ahora que estás en buenas te quiere, y te cae atrás rechazarla no te pone en el mismo lugar, porque quizás el interés que tuviste alguna vez se esfumó.

Saludos Mr. Ferdinand.

Fernando said...

En realidad, yo me refiero a todo tipo de rechazos: el rechazo en general.
Ese al que te refieres y al otro mas sutil que tiene que ver con cosas de uno que no son tan faciles de cambiar...
El email del video con el link, lo encontre in the spam folder. No se porque Gmail lo mando ahi...De seguro lo vere, pero me asusto el hecho de que son 2 horas...
Thanks, anyway...ya te dire.

Baakanit said...

It was just a counter example. Entendí bien a qué te referías.

No le tengas miedo a las dos horas, se van rápido, se tratan muchos temas interesantes. A pesar de que el entrevistador era medio brutico, la soltura de Cortázar hizo que la entevista fuera un éxito.