Saturday, November 17, 2007

Discriminación, Reconocimiento, Aceptación

Es injusto discriminar negativamente a las personas por condiciones que las propias personas no han elegido; condiciones por las que las personas no son responsables; características que han sido heredadas sin que la voluntad de los propietarios haya intervenido para nada en su creación y desarrollo.

De la misma forma no tiene sentido vanagloriarse de poseerlas si esas condiciones, esas características y rasgos nos favorecen en un momento determinado. ¿Porqué hacerlo si no hemos contribuído en nada para tenerlas?

El sexo o el género al que pertenecemos, la raza y/o la cultura de donde procedemos y la apariencia física son algunas de esas características y condiciones que puedo identificar rápidamente en la que nosotros no tenemos poder de decisión. Las heredamos, venimos con ellas y nuestra labor únicamente debería limitarse a reconocerlas y aceptarlas como parte de nosotros mismos y de nuestra identidad.

El reconocimiento temprano de nosotros mismos como individuos, como personas diferentes debería ser el primer paso para aceptar el que los demás tambien lo son y tienen el derecho de serlo. No hacer ese reconocimiento con tiempo es la razón de los tantos malentendidos en nuestras relaciones familiares y sociales.

Colin Cowherd, el famoso comentarista de deportes para ESPN Radio decía sarcásticamente en una de sus presentaciones que el no se iba por más de tres días de vacaciones con su esposa, pues al final el no encontraría nada de qué hablar y ella se asustaría de saber las cosas que el realmente pensaba y cómo el realmente era. Aunque dicho en un tono jocoso, la realidad no anda muy lejos de ahí. Muchas veces nos negamos a nosotros mismos (y a los otros), nuestros verdaderos sentires y pensares por el temor a la burla, el castigo o el aislamiento.Entender desde la perspectiva contraria que el otro no necesariamente está mal por ser como es y viceversa es un paso. No tratar de reeducarlos ni que nos reeduquen a nosotros es otro.
Y así van las cosas por estos territorios....

3 comments:

Sonia T. said...

me gusto mucho este escrito. No tenia intención de leerlo porque andaba de prisa, pero no pude despegarme. Muy bien. No se que pájaro te pico pero te salio bien, ¿en qué pensabas?

Nikkei-Girl said...

Me encantó este post. Simplemente, porque a diario sufro cierto tipo de rechazo o discriminación, por mi aspecto físico. Aunque es un rechazo de un solo lado, porque no lo acepto, no tengo razones para sentirme rechazada. Quien me desee aceptar o reconocer, amén, y el que no, también.

Fernando said...

Pues chicas, lo que pasa es que yo las leo y eso me inspira a escribir casi a la altura de ustedes.
No les parece? Son mi espejo. Yo me reflejo en ustedes.
Y obviamente Nikkei eso que te pasa a ti es una consecuencia de ser una persona exitosa, inteligente. Es una manera de encontrarte defectos para de ese modo estar por encima de ti. Es envidia en otras palabras... Pero ten cuidado de que eso no te cambie para mal...