Saturday, December 29, 2007

My Goals

No terminé la idea el otro día cuando me refería a tener cuidado con lo que deseábamos, pues podríamos conseguirlo.
Las cosas se ven tan buenas desde fuera y se trabaja fuertemente, incansablemente para conseguirlo y luego que uno lo consigue o está a punto de conseguirlo o se cree que está en la dirección correcta, entonces a uno deja de gustarle o interesarle eso.
En el proceso uno parece volverse más complejo, adquirir más conocimiento o mirar la vida desde una nueva perspectiva, como cuando en el segundo semestre en la universidad yo decidí pasar todas mis materias sobre los 90 puntos y al final que logré sobrepasar mis metas darme cuenta que eso no era nada, que el sacrificio no valía la pena en términos de la satisfacción que estaba supuesto a conseguir...Y tambien pienso en esa muchacha que me gustaba muchísimo y las cosas que hice para hacerme atractivo a los ojos de ella y en ese proceso de transformación cambiar tantas cosas de mí, para luego que estoy cerca del objetivo descubrir que ya no me gustaba tanto y que era mucho mejor para mi sanidad mental estar y mantenerme alejado de ella...
Pero le pasa a tanta gente, famosa y no tanto. Por ejemplo, de la gente de nuestro medio, me acuerdo de la crisis existencial que acompañó a Juan Luis Guerra al final de la primera etapa de su carrera. Cuánta lucha, cuánto afán por conseguir el éxito y la fama y una vez en posesión de ellos descubrir que no lo llenaban espiritualmente, que el vacío creado era inmenso y proporcional a los éxitos alcanzados. Se necesitaron años de búsqueda de significado y reorganización de su vida para enderezar la falta de rumbo y dirección de su anterior existencia.
JLG tuvo suerte. A otros y otras les va peor.
Amy Winehouse, Lindsay Lohan, Michelle Rodríguez o Paris Hilton, quienes parecen tenerlo todo, no bien salen de un problema cuando ya están metidas en otro...
No quiere decir que uno no debe perseguir metas. Todo lo contrario. Es la única manera de uno darle sentido a nuestra existencia y al mismo tiempo poder pasar un balance a lo que hacemos. Pero, al mismo tiempo creo que no debemos cargarle demasiado el dado a nuestras expectativas. Una vez alcanzadas y superadas, ellas podrían defraudarnos y no darnos lo que habíamos anticipado. Y entonces ese es el momento de cambiar nuestros objetivos y nuestros destinos en la dirección que nuestra ilusoria y efímera necesidad de felicidad y éxito ahí nos señalen. Change, parece que es la palabra clave.
Por eso mis metas para el 2008 son humildes. Voy a buscar el éxito al estilo simple de Warren Buffett, quien lo describe como hacer lo que tu quieres y hacerlo bien ("Success is really doing what you love and doing it well"). Pero hay un problema: me gustan tantas cosas!....

4 comments:

Baakanit said...

Estás bien empapado de la cultura pop Norteamericana.

Somos seres extraños, nos aburrimos fácilmente, nos desencantamos, por eso nesecitamos estar entretenidos, o sorprendidos. Human Nature.

Y qué es lo que consideras que haces mejor?

Feliz año nuevo estimado amigo, espero que todo ande bien por esos lados.

Simone said...

Es a veces se nos alvida que la felicidad esta en el trayecto y no necesariamente en la llegada.

Fernando said...

@ Engels: is the other way around, no es lo que hago mejor, sino que lo que me guste hacer, tratar de hacerlo bien. Y definitivamente you're crazy!.....

@ Simone: Me gusta el nombre (Simone de Beauvoir, Simone Signoret) y sobretodo el hecho de que parece tenemos gustos parecidos. El mismo formato de blog (me gusta el verde de los irlandeses), la picardia, los masajes. Te recomiendo este post de Baakanit:
http://hoy-he-visto-algo-raro.blogspot.com/2007/11/harlem-perfumado.html

Umma1 said...

Verdad.

Es que somos seres del deseo.
La cuestión no está en la meta, sino en el sendero.
A riesgo de ser repetitiva, cito a la última escena de la película La ag0nía y el éxtasis, en la que Miguel ángel, habiendo terminado su trabajo en La Sixtina, se sienta desilusionado, deprimido.

Afortunadamente, mientras tenemos un plus de salud mental, los deseos nos van naciendo otro tras otro y los desengaños, pasan a un segundo plano en tanto ponemos pasión en lo nuevo que se va vislumbrando.

Saludos