Wednesday, February 20, 2008

Determinismos

Hay esos determinismos que nos marcan y por más que intentamos salir de ellos o de sus consecuencias no podemos. Y cuando podemos (o lo intentamos), nuestros interlocutores no pueden y el desbalance siempre se mantiene.
Recuerdo una revista de superhéroes en mi infancia en la que existía un lugar donde no existía el bien ni el mal. Y esa idea de alguna manera ha prevalecido en mí. En vez de ver al mundo como una dicotomía, trato de encontrar matices, verdades que van más allá de lo que a simple vista pudiera parecer una salida fácil.
Pienso en esas categorías que nos marcan y con las que se divide el mundo: blanco y negro; masculino y femenino; derecha e izquierda. Y no estoy conforme con ellas ni con sus subdivisiones pues a veces se constituyen en camisas de fuerza que nos impiden ver más allá de nuestras narices.
Tomemos como ejemplo esta dualidad: Masculino/femenino. Independientemente de lo cómodos o no que nos sentimos al pertenecer a uno de ellos, muchas veces no nos detenemos a pensar que nuestra pertenencia a un sexo u otro no ha sido nuestra escogencia y por lo tanto ni los otros son culpables por algunas cosas malas atribuíbles al otro género (según nuestro punto de vista) ni tienen mérito otras que encontramos en nosotros mismos y que nos hacen sentir a gusto.
El punto mío es: ¿Habría alguna manera diferente de ver las cosas más allá de lo masculino y lo femenino?
Las verdades no deberían ser parciales y tampoco deberían acomodarse a uno u otro campo sólo porque sí. Y si ello no fuera posible, ¿no existe la posibilidad, al menos, de atribuir las acciones nuestras y de los demás a determinismos que están fuera del alcance de nuestro control y de los que sólo parcialmente podemos controlar su expresión y que de hacerlo de manera total estaríamos atentando contra la naturaleza de las cosas? ¿Y no estaríamos ocasionando, quién sabe si mas problemas que los que estamos intentando resolver (y viceversa, al exigírselo a las partes "contrarias")?

2 comments:

Baakanit said...

"¿no existe la posibilidad, al menos, de atribuir las acciones nuestras y de los demás a determinismos que están fuera del alcance de nuestro control y de los que sólo parcialmente podemos controlar su expresión y que de hacerlo de manera total estaríamos atentando contra la naturaleza de las cosas?"

En cierta forma aunque parezcamos tener "free will" nuestra naturaleza, y ciertas características innatas y de nuestra sociedad, nos hacen actuar a veces como autómatas. Yo creo que es mejor rebelarse, tratar de huírle a lo pre-determinado, para así tomar nosotros mismos las riendas.

P.D. No todos los Dominican Yorks son dadivosos, también los hay duros como yunques.

Saludos

Carolin said...

Prefiero actuar de acuerdo a lo que siento y lo que soy. La naturaleza humana es variable, controlar lo que somos de acuerdo a principios y leyes no es lo más correcto a pesar de que a veces debemos regirnos por ella. Pero ¿hasta que punto tenemos que hacerlo?, todo tiene su limite.