Thursday, March 27, 2008

El Búfalo

En una ocasión unas amigas y yo nos estábamos tomando unas cervezas en la discoteca cuando se nos acercó "El Búfalo" a la mesa para invitar a bailar a una de ellas. Ciertamente, como su nombre lo indicaba, El Búfalo era intimidante. No es que fuera muy grande, pero sí era bastante feo, musculoso y sobretodo muy tosco. Hoy en día con todos esos músculos se diría que el estaba en algo raro. Mientras se acercaba se podía apreciar que tenía en su haber unas cuantas copas de más. O quién sabe si una mezcla de copas y otras cosas. Por ese entonces era parte del tigueraje andar experimentando con 'de todo'. En unos pocos segundos reflexioné y me vino a la mente que había llegado uno de esos momentos de definición: era un momento de la verdad y me imaginé varios escenarios especialmente los peores.
Y tomé una decisión. No me puse a pensar en las consecuencias de lo que ocurriría después, pero sentí que si venía a joder con las muchachas y nos importunaba yo iba agarrar una de las botellas de cerveza "Presidente" de las que había en la mesa y se la partiría en la cabeza. Todo eso tenía lugar en mi cabeza al mismo tiempo que podía apreciar los gestos de desagrado y uno que otro comentario que reflejaba el disgusto de las chicas por la presencia del tipo.
Sin embargo cuánta preparación para nada. Las mujeres son una caja de sorpresas. Mientras me estaba preparando para defenderlas de un borracho impertinente y ellas me daban indicaciones del malestar que ello les provocaba, cuándo El búfalo le hizo señas y le habló a la que estaba más buena de mis amigas esta se rió y sin titubear aceptó la invitación y se fue a bailar a la pista.
Ahhhhh! respiré profundamente. Que tremendo lío estuve a punto de crear por haber leído incorrectamente una situación. Desde ese día miré con un poco más de respeto al búfalo. Si a mi amiga que era a quién más debía importarle no le importaba irse a bailar con él porqué debía yo tomarme la demanda.
Esa fue una muy buena lección. Pero parece que no la he aprendido del todo y probablemente no esté muy interesado en hacer muchos cambios. Sin hacer mucho esfuerzo yo me veo metido hasta el cuello dando counseling gratis a mis compañeros y compañeras de trabajo, a mis amigos y amigas y en más de una ocasión mi tendencia a hacer consultas y análisis, a veces sin la otra persona pedirlo, me ha ganado más de un boche. El caso llega hasta el extremo de que algunas de mis amigas consultan sus casos reales conmigo y yo me convierto entonces en el metapsicólogo de pacientes que nunca he conocido.
Como dice Carolin, Sonia se salvó en el post anterior, pero esta vez no, porque este post es una respuesta para ella.
He tratado muchas veces de ser menos metiche, de involucrarme menos con los problemas de los otros pero me cuesta mucho ser indiferente y si no puedo ayudar a resolver algunos por lo menos trato de no perder el sentido del humor.

Y no puedo evitar dedicarle (para que la disfrute) esta vieja canción de Mireille Mathieu al "Gran Baakanit". Joven o vieja me gusta toda la música. El tiempo en que se hizo no constituye una base para yo discriminarla (risas).

6 comments:

Baakanit said...

El Buffalo quizás bailaba "bueno" como dicen las mujeres. Yo escribí un cuento hace unos años que tenía una escena parecida a esa que tuviste con el Buffalo, en esa escena también al protagonista, la acompañante le barajó los planes. En nuestro país existe cierta cultura de que el hombre muchas veces se cree dueño de las mujeres que lleva a algún sitio a bailar, creen que porque le comprar una cocacolita con Brugal nadie más puede bailar con ella. No lo digo por ti, lo digo por mi personaje que también quedó con el moño hecho.

Saludos Conseilleri.

Sonia T. said...

Bueno esto es una respuesta para mí, pero y por qué? que yo dije, yan me acuerdo.jajajajaaja.

Baakanit said...

Bueno, por lo menos la canción está en francés, es pasable en ese idioma, me gustó. The other one was extremely cheesy. I imagined you with your little afro and shorts singing along.

Me preguntó cual será la necessité des femmes de savoir sur quoi on pense?

Salut Le grand Ferdinand

Fernando said...

Baakanit, no sabes de lo que estas hablando. Te voy a reportar para que tomes un curso de sensibilidad...

Carolin said...

Cuanto carácter tenia Mireille, parecía como si estuviera diciéndoselo a su "amor" face to face.

En cuanto al Buffalo, es bueno que sepas que las mujeres somos impredecibles. Está bien que estés al pendiente, pero no se puede ser tan neurótico, es malo para la salud jajajaja

Alan Elías said...

Wow, muy buena narración en una entrada de blog. Suena muy natural.

El que hayas llamado "El Búfalo" a un personaje central del relato y la manera en que manejaste la conducta de las mujeres y la del narrador me recordaron (en esos aspectos, no en la totalidad de lo escrito) a la prosa de Juan José Arreola.