Monday, June 2, 2008

Favores

"Es mejor deber dinero y no favores" o la otra versión "es mejor deber dinero y no obligación"; son expresiones favoritas de mi mamá y me costaron mucho esfuerzo de pensamiento, tal vez años el poder contrarrestarlas.
¿Y porqué tendría alguien que tratar de contrarrestar eso?
Pues porque aserciones de ese tipo se convierten muchas veces en camisas de fuerza, en premisas alrededor de las cuales vivimos, actuamos y organizamos nuestras vidas.
Algunas de las implicaciones que de manera directa o indirecta se derivan de estos dichos son:
- No debo aceptar favores de nadie, a lo sumo, sólo de las personas más cercanas pues sería como estar en deuda eterna sin la posibilidad de poder pagarla.
- Deber un favor es como estar en las manos del otro. Es como pertenecerle de algún modo. Ello me quita la libertad. Por eso en la medida en que pueda no debería aceptarlos. Debo mirar con sospecha el interés que tienen los otros en hacerlo.
- A la inversa, hacer favores me convierte en un benefactor por lo que debería merecer el agradecimiento de los receptores. En caso de que no lo consiga, los otros son unos malagradecidos y por eso es que no se le pueden hacer favores a nadie.
- Se debe aguantar uno y no decir lo que se siente puesto que le debemos favores a esas personas y no podemos pagarles de mala manera.

Y así sucesivamente.

Me parecía injusto el hecho de que por un favor mi vida estuviera empeñada a alguien, como si yo fuera una joya o algo por el estilo sin la posibilidad de sacarme de mi empeño, sin poder ripostar los maltratos y malquerencias.
Hasta que la iluminación llegó y un día descubrí que se hacen favores porque uno quiere o por lo menos que existen mil razones por las que uno hace las cosas o los favores y en todo caso la responsibilidad es propia, no de nadie más, pero lo más importante es que independientemente de las razones por las que se hacen, se puede decir que no, se puede rechazar el pedido.
Y si yo no estoy obligado a hacerle un favor a nadie y a pesar de ello decido hacerlo porqué tendría el otro que estar amarrado a algo por lo que yo pude muy bien haberme negado?
Se descubren muchas razones por las cuales uno decide hacer las cosas. Por ejemplo: no quiero que los demás piensen que soy una persona mala, me siento mal si me niego, ¿qué van a pensar de mí los amigos y relacionados?
Existen innumerables instancias en las que se hacen favores tratando de protegernos a nosotros mismos como el no sentirme mal por negarme y el no sentirme mal por lo que asumo los demás van a pensar de mí.
Si en definitiva yo no lo estoy haciendo por la persona que recibe el favor entonces esa persona no me debe nada y en consecuencia tampoco le debo nada a nadie por los favores que a mí me han hecho.
Ya lo sé. Hay gente por ahí que va a decir que soy un malagradecido. Creo que lo soy. Pero como no espero agradecimiento de los favores que he hecho por mi cuenta, creo que hay un empate. Ni debo ni me deben (ja ja).

6 comments:

Baakanit said...

Tengo un tío que piensa de esa misma manera. Le tiene terror a hacer favores.

Yo sigo tu teoría, hacer los favores cuando uno siente hacerlo, sin presionarse, cuando se puedan. Aceptar favores también cuando se pueda, si las intenciones se ven claras.

Los diminutivos son de cariño y muchas veces simplemente para joder. Saluditos Mr. Fernandito.

Fernando said...

Pues Mr Baakanit, la pregunta era para joder tambien, simplemente para joder y asi poder distraer un poco la atencion de ustedes que estaban un poco beligerantes en los posts anteriores.
En cuanto a mi, los favores yo los acepto siempre. Los problemas del porque los otros los dan son de ellos y ellos son quienes tienen que resolverlos.
Pero que no esperen nada a cambio de mi (eso si no), como consecuencia del favor o regalo o lo que sea!
(Pienso que al poner los diminutivos tambien se minimaliza, se inferioriza, se le quita valor a las cosas)

Laured said...

Hola!

Una espresión cristiana dice que: “hay más placer en dar que en recibir”, yo asumo, que cuando tu me haces un favor te sientes tan bien y satisfecho como yo que lo estoy recibiendo, y ahí ya queda pago.

No te deberé algún favor, Fernando?

Fernando said...

Laured, me confundes!
Yo no siento que me debas nada, pero si tu sientes que me debes algo, porque no me pagas?
Luego podriamos decidir cual forma de pago es la mas conveniente.
Es justo ese arreglo?
Me dejaras saber?

Laured said...

No te confundas, lo que sientas exprésalo y sé claro, tal vez alguien espera oírlo.

Si no te debo nada, bendito sea Dios. Es bueno deber algo, se debe tener siempre un buen crédito abierto.

Gracias, gracias, me gustó … ojalá lo puedas volver hacer algunas veces más.

Estoy de acuerdo en hacer el arreglo para ver la forma de pago.

Carolin said...

Bueno... y esos arreglos entre laured y tú no lo darán a conocer jajajaja al menos espero que los dos queden complacidos con el acuerdo que hagan jejejee

Ay los favores, yo tengo un lema "Ayudo cuando puedo y quiero, no cuando otros crean que debo ayudarles"

Sabes Fer que en el medio que me desenvuelvo se dan mucho estos casos, los relacionadores públicos siempre creen que todas las notas que envían son dignas de publicar, lo que más detesto es cuando me dicen que fotos poner e incluso la información que quieren resaltar, es despreciable. He ayudado a muchas personas con notas, sin embargo nunca me he quedado esperando algo ha cambio de éstas, sin embargo cuando recibo un regalo siento que están comprando mis deseos de ayudar, quizás de ser solidaria y eso no me gusta, ya que muchos piensan que el hacer un regalito significa que siempre tendrán el privilegio para publicar lo que se les venga en ganas y al menos conmigo eso no funciona así.