Saturday, August 9, 2008

Demand Destruction

La frase de moda en Wall Street en estos días es "demand destruction", o "destrucción de la demanda", tratando de referirse a los ajustes que la población mundial ha hecho con relación a los altos precios con que se ha vendido el barril de petróleo en los últimos meses. Ciertamente mucha gente está enojada y rabiosa con la gasolina a más de 4 dólares. La respuesta no se ha hecho esperar y las personas están cambiando sus hábitos. En los últimos meses el consumo de gasolina en los Estados Unidos ha estado bajando con relación al mismo período del año pasado. Los inventarios tanto de la reserva de petróleo como de gasolina han estado subiendo por la disminución del consumo.
El precio de los combustibles altera de manera determinante la dinámica de la economía. Tiene un efecto multiplicador. Lo afecta todo. El combustible es un elemento que encarece el precio de los artículos de consumo y si todos suben al mismo tiempo y no hay un incremento en el salario obviamente vamos a tener que comprar menos de todas esas cosas afectando en último término la demanda de los mismos. Las empresas ante una reducción de la demanda disminuyen los gastos controlando la producción; necesitan entonces de menos personal, congelan los salarios y despiden el exceso de empleados aumentando de esa manera la cantidad de desempleados en el mercado lo que contribuye a su vez una vez más a afectar, a manera de una espiral hacia abajo, la demanda de los bienes de consumo.
Diga lo que se diga, el consumo es lo que mantiene los engranajes de la economía funcionando.
Independientemente de la crisis que han provocado los desajustes del sistema financiero por el desenfreno con que se prestó dinero para hipotecas a personas que no calificaban para las mismas, la economía ha podido sobrevivir todos esos embates de manera admirable. El consumo del pueblo americano la ha sostenido. Pero para que ese consumo se mantenga es necesario que los precios de los combustibles se mantengan bajos. En definitiva, la gran mayoría de lo que producen las factorías chinas y de otros países a donde va a parar es a los estantes de las tiendas en los Estados Unidos. Sin embargo con el alza del barril de petróleo y los aumentos proporcionales de la transportación de esos bienes de consumo, sale más barato comprar acero en las plantas de Ohio que comprarlo en la China.
Sin alguien que compre lo que producimos o lo que produce el mundo o para ser más exactos, con una pequeña reducción de la demanda de lo que se produce a nivel local o internacional estamos jodidos. Se produce una reacción en cadena. Un efecto dominó.
Esa es la razón y no otra por la que con el panorama tan desalentador que presenta el sistema financiero y de hipotecas en los Estados Unidos, los índices de la bolsa de valores han subido de manera significativa cada vez que los precios del petróleo han bajado y han continuado bajando en las últimas semanas. Un ejemplo de ello ocurrió ayer. El barril de petróleo bajó 4 dólares y el Dow Jones subió más de 300 puntos, casi un 3%, en un sólo día.
Y es extraño que los precios del combustible hayan bajado pues los motivos que en otros tiempos lo hubieran hecho subir no han faltado: amenazas de huracanes, tensión entre Israel e Irán, invasión de Georgia por parte de tropas rusas, averías de gasoductos en Turkía...
Todo parece indicar sin embargo que hay algo que asusta más que todo lo anterior y eso no tiene otro nombre más que demand destruction: el miedo a que no haya nadie que compre y ello es la causa de que los precios de los combustibles van a continuar bajando en el futuro cercano.

4 comments:

mangeles said...

Que interesante...

Feliz domingo.

Fernando said...

Gracias, muchas gracias mangeles!
Espero que hayas disfrutado el dia tu tambien. Con la diferencia de horas a mi me queda todavia bastante por hacer o no hacer!
De todas maneras ha sido agradable
encontrar gente como tu del otro lado del rio (oceano) con quien poder compartir intereses y demas puntos de vista (sin mencionar lo divertida).

argamenon said...

Está claro que las reglas del juego parecen las mismas para todos, pero sólo eso está claro, sólo parecen ser las mismas.
¿Es la economía la que va a caballo de la política? ¿Es la política la que condiciona a la economía? Ya sé que es la eterna canción y que seguro hay opiniones para todos los gustos. Pero sólo eso, sólo se nos permite hacer rayas en el agua, lo demás -(tomar decisiones, exigir, condicionar y hasta presionar en legitima defensa)- nos suele estar vedado al común de los mortales, incluso al común de los gobiernos del común de los países.
¿La culpa de todo la tiene el petróleo? ¿Sólo hay petróleo en los países que lo comercializan y que carecen de otros medios distintos y complementarios de supervivencia?
¿Qué ocurre con el petróleo de las grandes potencias que nunca lo sacan al mercado como elemento moderador o estabilizador? ¿Por qué y para cuándo se almacena el propio petróleo?
¿Por qué no hay ningún interés en descubrir, fomentar y potenciar energías alternativas?
Que el consumo es el motor de la economía es una verdad incuestionable. Que fomentar el consumo indiscriminado y convulsivo es un medio de esclavizar a la gente y hacerla dependiente, me temo que no es menos indiscutible. Por lo tanto, ¿qué hacemos?
En Galicia hay una frase vieja y sabia que viene a decir algo así como: "Hay que verlas venir; dejarlas pasar; y si te meán (con perdón); decir que está lloviendo"
Quizás no sea la formula magistral, pero hace más llevadero un periodo de crisis. ¿No le parece?

Fernando said...

Yo creo Mr. Argamenon que no existen soluciones faciles, por eso hay mas preguntas que respuestas. Pero de lo que si estoy seguro es que de esta situacion algo bueno va a salir y de hecho ya esta saliendo: las energias alternativas son una realidad y lo seran aun mas en la medida en la que los precios del petroleo se mantengan altos. Actualmente en USA nadie quiere un vehiculo de alto consumo ni regalado. Las companias fabricantes de vehiculos estan cambiando sus estructuras para construir vehiculos mas pequenos y que den mas kilometraje y la resistencia a hacer perforaciones tambien esta cediendo...
Mientras tanto pues la frase de galicia nos cae como anillo al dedo.