Wednesday, October 1, 2008

Entregarse

De que uno debe entregarse 100% y sin reservas no me cabe la menor duda. Claro, siempre y cuando ello sea posible. ¿Y por qué no? ¿Qué ventajas tendría el hecho de guardarse algo?
En la vida todo es acerca de hacer o establecer una diferencia.
Lo común y lo usual es ser promedio, no darse por entero a las cosas que hacemos y a las personas a las que nos debemos. Lo que recibimos como consecuencia es exactamente eso. Entregas a medias y resultados mediocres. Amores y amistades condicionadas y así sucesivamente...
Se me ocurre que uno podría o debería tratar de tirarlo todo en las relaciones que uno encuenta a su paso sin importar el tipo, de manera incondicional, sin esperar recompensas ni nada a cambio, sólo por el placer intrínseco que ellas representan.
Es una manera tambien de inocularse para cuándo no recibimos de los demás ningún tipo de reconocimiento por nuestras acciones. Si hacemos las cosas esperando algún tipo de beneficio que no venga de nosotros mismos, de nuestro interior, les estamos quitando el mérito que las mismas pudieran tener.
De otro lado, actuar de manera semejante nos permite tambien descubrir o diferenciar el árbol entre el follaje que lo cubre. No somos los únicos. Hay mucha gente igual que nosotros allá fuera esperando que alguien más dé el primer paso para seguir nuestro ejemplo.
O para unirse a nosotros.
¿Y quién sabe las innumerables y tantas otras cosas que podrían hacerse?

1 comment:

Patricia Báez said...

Es la mejor propuesta que he escuchado. Aunque tiemblo ante ella.