Friday, October 3, 2008

Welfare Nation

Damned if you do, damned if you don't.
Mejor dicho: palos si bogas y palos si no bogas.

¿Quién diablos entiende a Wall Street?

Los índices de la bolsa de valores de NY el Lunes pasado bajaron un récord de puntos en términos absolutos (777 en el Dow Jones), porque la cámara de representantes (equivalente a la cámara de diputados en otros países) rechazó la propuesta de rescate de 700 billones de dólares con la que se pretende desempantanar el sistema financiero paralizado por la enorme cantidad de hipotecas cuyos dueños no poseen los recursos para pagarlas o las propiedades que representan han sido incautadas o abandonadas a su suerte.
Se estima que el bajón en la bolsa representó una cantidad no menor de 1.2 trillones de dólares. Ni me imagino lo que eso significa pero sé que va acompañada de muchísimos ceros.

Hoy, sin embargo, la misma cámara aprobó el dichoso rescate y la bolsa de valores que antes de aprobarse la ley había subido alrededor de un 3% con relación al día anterior, terminó la sesión con muchos puntos por debajo.

La razón según los expertos es que ya estamos metidos de lleno en la recesión y aún con la ayuda estatal, los motores que engrasan la economía no se calentarán lo suficiente hasta bien entrada la mitad del 2009 o quién sabe si llevará más tiempo.
Muchas personas han estado opuestas al rescate de los bancos. Dicen que ese es un problema creado por la avaricia de Wall Street y que ellos son quiénes tienen que resolverlo.

La realidad es que mucha gente no ve la conexión que las bolsas de valores tienen con el público y la gente común.

Los mercados de valores son mecanismos de descuentos que reflejan de manera fiel y por adelantado el estado de la economía de un país o una región determinada.
Que no quepa la menor duda que si los bancos no tienen dinero y desconfian de los otros bancos para prestarse el poco que tienen mucho más desconfian de la gente que ellos no conocen y de las empresas que dependen del crédito para solventar sus necesidades más elementales.

Un cliente me lo dijo de manera muy clara: Si ni los bancos tienen dinero cómo puede esperarse que la gente si tenga para gastar. Y desde ya se puede ver el constreñimiento en el consumo.

La anticipación de una reducción en la demanda de bienes y servicios es lo que hace que todas las compañías comiencen a revisar sus pronósticos y aun éllas no lo hagan los analistas lo hacen por su cuenta y ay cuando estas revisiones están por debajo o son negativas. El resultado es una caída en el valor de las acciones a consecuencia de que todo el mundo las vende al mismo tiempo.

Y ese es el panorama que presenta ahora la economía americana.

El humor negro nos describe como una nación de asistencia pública (welfare nation), una nación que necesita ser rescatada (bailout nation) o la llegada del socialismo por las contínuas intervenciones del estado tratando de apaciguar la crisis que se ha creado.

1 comment:

Daniel said...

Es muy pronto para sacar conclusiones, pero en la medida que los hechos ocurren anoto mis observaciones:

1.-Los Estados Unidos no aplican para si la misma medicina que ellos recomiendan para otros.

2.-El capitalismo como se ha entendido hasta ahora esta en profunda crisis.

3.-Wall Street como simbolo de convergencia de las fuerzas del mercado tiene demasiadas fisuras.

Esperemos los dias venideros...