Sunday, August 31, 2008

No me quieran tanto!

Hey, no todos los días invitan a uno a una parrillada con tragos gratis, muchas chicas solteras y se ofrecen a conducirlo de ida y vuelta. Aunque mis planes hubieran sido otros, ¿quién puede resistirse a una oferta semejante? Si de hedonismo se trata en la vida, esta era la combinación casi perfecta: comida, alteradores de conciencia (música propia y del vecino, mojitos, Jägermeister, cervezas) y la posibilidad, quién sabe, de sexo. Pues sí, nunca podemos perder las esperanzas y ya se sabe que aunque quisiéramos pensar que somos diferentes, el cerebro masculino está programado para pensar de esa manera. ¿Es realmente tan grande el área del cerebro del hombre dedicada para el sexo?
Pero como ocurre casi siempre, no todo lo que brilla es oro, o dicho de otro modo, it was too good to be true (sonaba demasiado bueno para ser verdad). No me quejo de la comida que estuvo bien buena sino de las chicas prometidas que con excepción de una brillaron por su ausencia. Y esa una llegó tarde, se colocó en el otro extremo del patio y sin lugar a dudas era una rubia falsa con toda la afectación propia de las señoritas que se hacen las tetas.
Lo remarcable del caso es que la pasé muy bien, mucho mejor de lo que pensé dado que parte de las expectativas iniciales no se cumplieron. La fuente de mi satisfacción tambien fue insospechada. Fue producto de la conversación que se desarrolló entre una señora colombiana, sus dos hijas adolescentes y yo. Ellas llegaron de último y escogieron sentarse a nuestro alrededor y sin muchos preámbulos entablamos un diálogo (¿triálogo?) en el que me alternaba exponiendo mis puntos de vista o actuando de moderador en los puntos álgidos que se presentaron. El entusiasmo de la conversación vino de la hija mayor de la señora, una niña de 17 años sumamente inteligente la cual probablemente producto de su inteligencia estaba teniendo conflictos generacionales, choques de culturas y de otros tipos con sus padres. No tanto con la madre que parecía ser un elemento conciliador en la relación pero sí de manera inequívoca con el padre que aunque no estaba presente se sentía el poder de patriarca que ejercía sobre todos los miembros de la familia. Lo cual no quería decir que él la estuviera pasando fácil pues podía advertirse que la resistencia proveniente de este miembro rebelde de la familia ponía a prueba la poca paciencia con la que parecía contaba. Los problemas parecen ser los mismos advertidos en la entrega anterior: relaciones asimétricas, de posesión, autoritarismo. Realmente en latinoamérica (pero puede estar en todas partes), los padres se sienten dueños de sus hijos. Existe una falta de simetría y horizontalidad en las relaciones las cuales se prestan al abuso. Si los menores no le pueden contestar a los mayores, ahí no hay posibilidad de intercambio aún los mayores tengan la razón.
En los deportes, beisbol y baloncesto por ejemplo, he visto que los manejadores de los jugadores tienen mucho cuidado en no desanimarlos quitándole toda la agresividad, pues la misma es importante y necesaria en el juego. Lo que si parece importante es descubrir el momento que es necesario serlo. Traté de dejar esa idea en el final de la conversación. ¿Querría el padre que alguien abusara de su hija? ¿Y querría el que ella se dejara o lo aceptara como algo natural? La única manera de disminuir esa posibilidad era si desde ya se le enseñaba que era okey no estar de acuerdo con él y a enfrentarlo en una franca y razonable discusión en los puntos en el que los desacuerdos eran inevitables.
No estoy muy seguro de cuales irían a ser los resultados pues tuve la ocasión de presenciar el corre-corre que se armó y el sinnúmero de explicaciones que la señora estaba dando por teléfono cuando contestó una llamada perdida a su celular (estaba en su cartera) que por el tono de voz y los detalles provenían del señor de referencia...
Los comentarios de Argamenón y Daniel en el post anterior son enriquecedores y los agradezco infinitamente. El haber vivido experiencias similares y de alguna manera haber tenido un éxito relativo enfrentándolas y resolviéndolas ha hecho que haya enfocado mi atención en otras direcciones. Sin embargo, parece que esto es un problema recurrente y sería injusto de mi parte no decir nada sobretodo cuando algunas personas como Clara y Claudia (sister and niece), llegan a cuestionar el amor que le prodigan bajo estas condiciones y de manera extraña una hace varios años y otra hace unos pocos días dijeron casi de manera idéntica: a mí que no me quieran tanto.

Friday, August 22, 2008

Bonito disfraz

Mis condolencias para mis amigos-as españoles por el luto que los embarga a consecuencia del accidente aéreo ocurrido en estos últimos días.
Recién acabo de conocer a Carolina quien es de Barcelona y Woody Allen estrena su nueva película: Vicky Cristina Barcelona. En ella Scarlett Johansson está preciosísima, Penélope Cruz no se queda atrás y esos colores oh my god, Barcelona parece una ciudad encantadora. Demás está decir que sin muchas pretensiones el film está divertidísimo. Hasta estoy pensando en ir a verlo otra vez. O debería mejor ir a Barcelona?

Tambien he estado pensando en el rol que muchas figuras paternas-maternas juegan en su interacción con los demás. Parece que algunas de estas figuras tratan de proteger tanto a las personas bajo su tutela que harían todo, cualquier cosa a su alcance, con tal de protegerlos, pero se olvidan de proporcionarles las herramientas necesarias que ayudarían a estos individuos indefensos a protegerse en contra de ellos, los padres o quienquiera que esté ejerciendo ese papel. Porque lo que he estado viendo últimamente me da a pensar que sólo con buenas intenciones no se da buena crianza. A veces tanta protección hace más daño que bien y en última instancia no se sabe si lo que hacemos es proteger a los otros o protegernos nosotros de nuestros miedos proyectando hacia los demas nuestro descontrol y decidiendo o controlando para el bien propio, no a la inversa, lo que los terceros deben o no hacer. Descubro que hay mucha gente que hace más daño que bien, que es peligrosa pues disfraza su autoritarismo con el interés de ayudar, corregir, proteger no aceptando puntos de vista contrarios a aquellos que no coincidan o no sean semejantes a los suyos.
Tengo que ponerle un poco más de pensamiento a esto.

Me ha gustado esta frase de Oscar Wilde que escuché a Warren Buffett decir esta mañana: every saint has a past, every sinner has a future (todos los santos tienen un pasado, todos los pecadores tienen un futuro).
Me pienso apuntar del lado de los pecadores!

Saturday, August 16, 2008

Los Bancos

Está buena la frase esa de pendejeando con nocturnidad y alevosía.
Los que si no pendejean son los bancos de USA. Para desquitarse de las cuantiosas pérdidas que han sufrido últimamente están tratando de conseguir dinero a como dé lugar. Y por poco me agarran. Sin avisarme, porque no tienen necesariamente que hacerlo, me han cambiado la fecha de corte para dos de mis tarjetas de crédito. Por suerte estas cosas no me sorprenden y me enteré antes de que la fecha fatídica pasara.
Interesantísimo el Mercado en estos días. El Dólar revalorizándose, el Euro perdiendo valor, the commodities (no tiene sentido la traducción en español) bajando. La jugada de estos días es la transportación, sobretodo las aerolíneas. Ahí parece que está el dinero. El hecho de que Estados Unidos fue el primero en caer en una desaceleración de su economía (parece que en términos técnicos no va a llegar a ser una recesión = dos trimestes consecutivos de crecimiento negativo de la economía), seguido por lo que parece va a ser una recesión en Europa y Japón es lo que hace pensar a los analistas que USA va a salir primero de la crísis y por tanto el Dólar se pone más fuerte en relación con el Euro y el Yen. Ello produce un efecto en el barril de petróleo, pues en dólares es que los precios internacionales de los combustibles se cotizan; por ende la debilidad o fortaleza de la moneda verde en relación con las otras divisas es una de las razones adicionales por las que el precio del petróleo fluctúa.
Habrá que seguir prestando atención a lo que va a ocurrir la próxima semana y mientras tanto, como el fin de semana se ve largo es mejor controlar la ansiedad con un poco de música de los Pretenders (I love Chrissie Hynde). Está muy bonito ese video "Wear Sunscreen". Voy a tener que hacerme un cliente fijo de la taberna.

Wednesday, August 13, 2008

Regina Spektor

Ayer escuché una entrevista que le hicieron a Regina Spektor en WNYC. Ella es una mujer interesantísima con una clase de belleza un poco rara, de las que me gustan a mí. Ella tiene un encanto y decir que me gusta muchísimo is an understatement. Por alguna razón que desconozco no he podido quitármela de la cabeza y he tenido que escuchar la canción del video más de 10 veces.

Saturday, August 9, 2008

Demand Destruction

La frase de moda en Wall Street en estos días es "demand destruction", o "destrucción de la demanda", tratando de referirse a los ajustes que la población mundial ha hecho con relación a los altos precios con que se ha vendido el barril de petróleo en los últimos meses. Ciertamente mucha gente está enojada y rabiosa con la gasolina a más de 4 dólares. La respuesta no se ha hecho esperar y las personas están cambiando sus hábitos. En los últimos meses el consumo de gasolina en los Estados Unidos ha estado bajando con relación al mismo período del año pasado. Los inventarios tanto de la reserva de petróleo como de gasolina han estado subiendo por la disminución del consumo.
El precio de los combustibles altera de manera determinante la dinámica de la economía. Tiene un efecto multiplicador. Lo afecta todo. El combustible es un elemento que encarece el precio de los artículos de consumo y si todos suben al mismo tiempo y no hay un incremento en el salario obviamente vamos a tener que comprar menos de todas esas cosas afectando en último término la demanda de los mismos. Las empresas ante una reducción de la demanda disminuyen los gastos controlando la producción; necesitan entonces de menos personal, congelan los salarios y despiden el exceso de empleados aumentando de esa manera la cantidad de desempleados en el mercado lo que contribuye a su vez una vez más a afectar, a manera de una espiral hacia abajo, la demanda de los bienes de consumo.
Diga lo que se diga, el consumo es lo que mantiene los engranajes de la economía funcionando.
Independientemente de la crisis que han provocado los desajustes del sistema financiero por el desenfreno con que se prestó dinero para hipotecas a personas que no calificaban para las mismas, la economía ha podido sobrevivir todos esos embates de manera admirable. El consumo del pueblo americano la ha sostenido. Pero para que ese consumo se mantenga es necesario que los precios de los combustibles se mantengan bajos. En definitiva, la gran mayoría de lo que producen las factorías chinas y de otros países a donde va a parar es a los estantes de las tiendas en los Estados Unidos. Sin embargo con el alza del barril de petróleo y los aumentos proporcionales de la transportación de esos bienes de consumo, sale más barato comprar acero en las plantas de Ohio que comprarlo en la China.
Sin alguien que compre lo que producimos o lo que produce el mundo o para ser más exactos, con una pequeña reducción de la demanda de lo que se produce a nivel local o internacional estamos jodidos. Se produce una reacción en cadena. Un efecto dominó.
Esa es la razón y no otra por la que con el panorama tan desalentador que presenta el sistema financiero y de hipotecas en los Estados Unidos, los índices de la bolsa de valores han subido de manera significativa cada vez que los precios del petróleo han bajado y han continuado bajando en las últimas semanas. Un ejemplo de ello ocurrió ayer. El barril de petróleo bajó 4 dólares y el Dow Jones subió más de 300 puntos, casi un 3%, en un sólo día.
Y es extraño que los precios del combustible hayan bajado pues los motivos que en otros tiempos lo hubieran hecho subir no han faltado: amenazas de huracanes, tensión entre Israel e Irán, invasión de Georgia por parte de tropas rusas, averías de gasoductos en Turkía...
Todo parece indicar sin embargo que hay algo que asusta más que todo lo anterior y eso no tiene otro nombre más que demand destruction: el miedo a que no haya nadie que compre y ello es la causa de que los precios de los combustibles van a continuar bajando en el futuro cercano.

Saturday, August 2, 2008

Itsi bitsi petit bikini

Mi amiga está harta de que todo el mundo que se le acerca sólo ande detrás de dinero. No el suyo, claro está, sino el de la compañía para la que trabaja, pero es la falta de consideración y de interés real hacia ella lo que le provoca muy fuertes reacciones.
Se me ocurrió contarle una historia que leí de una stripper. Al principio ella reaccionaba a todas las miradas devoradoras que todos los hombres le echaban a su atractivo cuerpo, como queriendo comérselo. Con el tiempo esa reacción de malestar se transformó en una de pena y hasta de complacencia por el poder que le confería ser dueña de algo por lo que tantos estaban dispuestos a pagar. Transformar en debilidad lo que muchas mujeres consideran como lascivia y lujuria en el hombre, hizo el truco de acercar esta mujer hacia sus congéneres del sexo opuesto quiénes eran menos afortunados por venir al mundo con esa irrefrenable inclinación de admirar y adorar el cuerpo femenino.
Descubrir las debilidades humanas en los otros, le dije a mi amiga, no debería ser algo por lo que reaccionemos irreflexivamente. Quizás ello pueda ser una oportunidad para darnos cuenta del poder que tenemos y cuán sabiamente deberíamos usarlo. La realidad, en otras palabras, es como es y aceptarla es la clave de todo. Nos esforzamos tanto para no ver las cosas como son que lo que hacemos realmente es programarnos para frustrarnos cada vez que estas nos señalan una dirección distinta a la que nuestros deseos y expectativas nos habían falsamente indicado.
Me preguntó si lo que deberíamos hacer es ver el aspecto positivo de las cosas y dejar de lado lo negativo. Le contesté que no necesariamente, pues lo que consideramos negativo siempre está ahí y no es negativo porque no se ajusta a nuestra visión de las cosas. Bajo la misma lógica pudiera ser que seamos nosotros entonces los que tengamos una visión desajustada del mundo cuando intentamos que el mismo gire alrededor de nosotros y no a la inversa.