Sunday, February 22, 2009

Clarification

Antes de proseguir con Seligman debo decir que  la psicología de la excelencia siempre me ha atraído, aunque ella no sea la principal razon por la que esa carrera sea elegida.  He pensado como dice un sobrino mío que ella es como un arma (de dobles filos?) que puede permitirte hacerte mejor en lo que te propongas.  Por eso me gustan las biografías, los perfiles de gente excepcional.  De alguna manera creo que modelando estos individuos, ahí está el secreto para uno convertirse en una mejor persona, individuo o ente social.  Empecé con Santiago Ramón y Cajal y no me pierdo de ver cualquier perfil, película o reportaje que tenga que ver con alguien que sobresale en su campo muy por encima de los demás.  ¿Qué tienen esos tipo-as que los hace diferentes, especiales? es mi pregunta y si existe algo común a todos ellos....
Por eso quizás durante mucho tiempo desprecié el aspecto terapéutico,  no porque no fuera útil sino porque mis intereses iban por otros rumbos y eran más de tipo académico.  
Influenciado por los gurús del Departamento de Psicología lo mío era la epistemología, la metodología de las ciencias, la metapsicología si se quiere, los procesos cognoscitivos y cosas parecidas.  No soy muy adepto a la prescripción de fármacos  pero disfruté mucho las clases de psicofarmacología y psicofisiología.  Odié la psicología anormal y las clases de psicología clínica, los test psicológicos y los tests proyectivos (Rorschach) fueron un suplicio para mí.  El modelo conductista iba bien con mi estilo de personalidad y desarrollé un amor a primera vista con B. F. Skinner.  Creo que llegué a leerme su novela Walden II.  Pero en realidad si la leyera ahora creo que podría asustarme.
Hoy en día las cosas son totalmente diferentes y creo puedo darle cabida a todas las corrientes gracias sobretodo a la apertura que libros como "la inteligencia emocional" produjeron en mí.  
Un río que te lleva a otro río, un libro que te lleva a otros libros, eso hizo Mr Goleman.  El me introdujo a Tannen, a la comunicación, al estudio del lenguaje del cuerpo y las microexpresiones; me reconcilié con Freud, leí otros libros suyos (de Goleman: Vital lies, simple truths), conocí a Seligman y su estudio sobre el optimismo y me introdujo a los conceptos de "flow" (flujo) de Mihaly Csikszentmihalyi y el de plasticidad del cerebro (neurociencias) entre otras cosas.
Sin embargo hoy por hoy lamento no haber tomado más en serio las clases de clínica.  

Uno vale en la medida en la que somos capaces de ser útiles y podemos ayudar  a los demás y muchas veces me he sentido impotente de no poder proveer más asistencia en casos de necesidad.  Creo que tambien hay hermosura y belleza en sacar al aire nuestra parte sensible y la que nos hace en cierto modo seres humanos y parte de una comunidad...
Y de eso en gran parte se trata nuestro paso por la vida.
Verdad que sí?

No comments: