Sunday, June 14, 2009

Soulagement

Luego de batallar duro durantes los últimos meses mi tía por fin se rindió a la muerte quién gustosamente se la llevó al comenzar este nuevo día.
Y contrariamente a lo que podría pensarse no me duele el que se haya ido para siempre.
No llegaremos nunca a saberlo pero quizás fue un alivio para ella y para las demás personas que estaban a su alrededor el verla partir.
La vi deteriorarse progresivamente en el último año y debo confesar que duele mucho presenciar la decadencia de un ser humano.

Es extenuante y debilitante atestiguar lo que nos va a ocurrir a todos cuando la vida no tiene más cartas que ofrecernos, cuando ya no existe la esperanza y la única posibilidad que existe es la de simplemente esperar el último desenlace, que el último grano de arena caiga para que se cumpla el ciclo que todos debemos recorrer.

Lo siento mucho por mi hermanita más pequeña que en medio de llantos y manejando un Bus del transporte colectivo me llamó para darme la noticia casi a la una de la mañana y creo no haber encontrado las palabras precisas para reconfortarla.

No lo siento tanto por mí pues ya para el 24 de Diciembre del 2008, a sabiendas de que la leucemia estaba minando sus posibilidades de vida, me estuve preparando para lo inevitable y utilizando mi cámara mande tomar esa foto al pie que de alguna manera en sus protagonistas representaba el pasado, el presente y el futuro, pero más aún, iba a ser un testimonio de la última navidad que íbamos a pasar juntos, en la que ella nos visitaba con sus propios pies y que por coincidencia tambien celebrábamos el día de su cumpleaños..., el que resultó ser su último.

5 comments:

Sonia T. said...

Fernando, no es fácil ver morir a alguien día día -aunque es peor cuando la persona en cuestión tiene 35 años, como fue el caso de mi amiga Ida.

Para mí, en una condición similar, preferiría mil veces que me dejen ejercer mi derecho a elegir; es decir yo prefería estar en un lugar donde se practique la eutanasia, y poner fin a mi sufrimiento y al de mis familiares. Tal vez me mude a Suiza... o tal vez, Suiza venga a mí. En fin ya veremos. No pienso morirme por ahora, jajajaa.

Estoy contigo en que la muerte para ella ha de haber sido una liberación. Sin embargo, entiendo el pesar de tu hermana, y de los que no piensan igual que nosotros. No es facil aceptar la muerte como parte integral de la vida. Es un proceso que algunos nunca emprenderán y mucho menos aceptarán. Están en su pleno derecho.

Abrazos,
Sonia

Daniel said...

Creo que la clave esta en poder aceptar la muerte mucho antes de que nos envolvamos en la lucha inutil contra sus miserias.

Yo vivi la experiencia, como hijo, de luchar contra un diagnostico desfavorable y el amargo que me quedo fue doble.

Existe una opcion legal cada vez mas en uso por ancianos en los EE.UU, en la cual estos firman una solicitud de No Uso de los sofisticados avances de la medicina moderna en caso de sufrir ataques cardiacos, accidentes cardiovasculares como derrames cerebrales, embolias, etc., que comprometerian severamente su desenvolvimiento fisico y mental en caso de sobrevivir y les permitan morir por estas causas.

Pienso que eso es mas digno.

Fernando said...

Lo importante es no perder la perspectiva de lo que la muerte es y verla no como algo ajeno a nosotros mismos sino como un espejo en el que nos tenemos que reflejar.

De esa manera cuando alguien muere en cierto modo deberíamos recordarnos un poco,por si acaso lo hubiésemos olvidado de nuestra propia muerte.

Y por eso a la muerte se le llama tambien "el gran rasero" o "the great equalizer" en palabras de Shakespeare en Hamlet pues todos los individuos en la tierra encuentran el mismo destino sin importar la clase de vida que hayan vivido.

Ciertamente la muerte es una gran lección de humildad.

Thanks Sonia, thanks Daniel for your very insightful comments. Really appreciated!

Adelaida Martinez said...

Querido Fer...

Creo que tu tía está muy de acuerdo con todo lo planteado por ti en estas líneas. Ser realistas y entregar lo mejor de nosotros en vida, tienen un valor INMENSO, despues que nuestros seres queridos pasan a otro plano, lo que importa es... LO QUE HICIMOS POR ELLOS y la forma en que nos coportamos... estoy segura que descanza en paz y como has dicho...esto es parte de la vida.

Un abrazo

Lur, Carol, Carolur, Carolinda, Bruji, loba, cola de ciervo ;), y se inventan más... said...

"Cierra, cierra la puerta,
como a ella le gustaba...
¡Que se encuentre a su gusto
su recuerdo!

Juan Ramón Jiménez"

Lo siento Fernando, un apretada de mano cercana desde aquí mismo.

((He seguido el proceso de muerte de tres de mis abuelos -hasta el mismísimo momento final- y de algunas personas importantes en mi vida... y las palabras se me quedan extraordinariamente chiquitas.... ))

Me ha encantado ver esta última foto que has colgado acompañando al texto :-))
Ahorita casi como que la conozco y todo.