Thursday, July 23, 2009

Posesiones

Cuando no poseemos ciertas cosas creemos que aquéllos que sí las poseen son más felices y afortunados que nosotros. Vivimos y nos jugamos la vida yendo detrás de esas cosas que consideramos nos van a llenar de felicidad.

Luego que las conseguimos, si tenemos un poco de suerte, descubrimos entonces que la satisfacción alcanzada no es proporcional al afán inicial que teníamos por poseerlas. Para compensar, eso sí, le hacemos creer a todo el mundo que el esfuerzo valió muchísimo la pena. Y de alguna manera u otra le hacemos publicidad.

Una cosa parece ser cierta. Producir esa sensación de malestar en los demás por no tener lo que ya tenemos genera un cierto malsano o agridulce grado de satisfacción. Tener siempre a su alrededor personas a las cuales hacerle producir esa sensación de malestar es el objetivo no divulgado de unos conocidos nuestros desde hace mucho tiempo. Y si no se las consiguen (las personas), como una especie de séquito, ellos-as las inventan en su mundo real o imaginario.

4 comments:

Anonymous said...

Pues me vas a permitir releerme el post alguna vez más para meditarlo ;) , porque creo que trata más de un asunto, no?. Que pegas saltos en su desarrollo vaya.

Te adelanto que a bote pronto ...

Al hilo de eso que dices de "Producir esa sensación en los demás" lo primero que me viene es que en realidad no producimos nada a nadie si ese alguien de algún modo no lo permite o toma parte activa, lo recoge, lo alimenta, es decir; la responsabilidad (habilidad de respuesta) de mantenerse en un estado de malestar o no -por algo o alguien- creo que depende también de uno mismo cuando dura más de la cuenta. Uno puede sentir malestar por algo que están pretendiento que sintamos... pero también podemos no coger la pelota y dejarla correr, o buscar el modo de hacerlo. ((Serían recursos a desarrollar)), salvo que estemos en una situación de verdadera indefensión por falta total de recursos/ayuda.

Lo que quiero decir es que también ocurre que muchas muchas veces creo que echamos la culpa (y responsabilidad) a los demás de algo que quizá estemos alimentanto nosotros, sin hacer nada para evitarlo o cambiar de estado. No sé si me explico.

Uisss, ante cualquier teorización, a mí me ayudan los ejemplos concretos que lo completan... para saber de qué caraho estamos hablando o es fácil perdernos... no? en generalidades digo.

Interesantes reflexiones Fer!. Seguiré en ello, con tiempo.

Un abrazoTE volando cruzando el Atlántico -espero que llegue sano y salvo ;)- .

Lur

Sonia T. said...

Las posesiones ajenas y las propias me tienen sin cuidado. Quiero vivir mi vida en base a cosas más elementales y con más sentido vital.

Y para los que sólo hablan de sus posesiones -con cualquier intención sea- por lo general, pongo un oído sordo, y en otros casos mientra se vanaglorean con lo que tienen, yo estoy pensando en todo los que les hace falta.

Fernando said...

Llegó el abrazo Carolur, descuida, sano y salvo y ha sido bien apreciado.
Perdona el juego de espejos. Si te acuerdas de los mecanismos de defensa de Freud comprenderás que siempre nos proyectamos y en base a la proyección imaginamos que los otros sienten cosas que no necesariamente podrían estar sintiendo pero que basados en nuestra experiencia creemos que sí.

Me alegra Sonia que hayas llegado al punto en el que las posesiones no sean tan importantes y te tengan sin cuidado.
Krishnamurti sabiamente dice que nos convertimos en aquellas cosas que anhelamos y ansíamos o nos apegamos.

Lur, Carol, Bruji, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Bueno, siempre, siempre yo creo que tampoco, no soy una fan-átika de Freud aunque le reconozco mucho de sus méritos, en lo demás del párrafo, coincidimos si matizamos -muchas veces- que no siempre.... me alegra saber que el abrazo llegó, lo mismo un día vuelve y me trae un souvenir... ;) o me cuenta sus aventuras en Neu York contigo. ;)