Sunday, August 23, 2009

Un Café por favor!

Todas las adicciones no son iguales.

La dependencia física es un elemento común y un inconveniente que comparte toda definición de adicción pero no siempre quien la padece quiere salir de ella. Sin temor a equivocarme, más bien estoy seguro, soy adicto a la cafeína del café. No funciona tan bien a la cafeína presente en el Red Bull o el té.

Esta adicción, a diferencia de otras que hay en el mercado es una de la que no me siento compelido a salir.

De manera inequívoca sé que si dejo de tomarlo por un día me va a doler terriblemente la cabeza. Es más, con unas horas que me pase despues de las 24 que tiene un día ya siento la predisposición al dolor. Pero además de física mi adicción es tambien psicológica. Me gusta su olor, me gusta su aroma, hasta la gente que lo toma por el sólo hecho de hacerlo me cae bien.

¿Y porqué habría de dejarlo?

No me ocasiona mayores problemas, es legal y se encuentra en todas partes y a todas horas. Pero tambien son innumerables los beneficios que supuestamente produce. Y como toda adicción siempre tiene un comienzo que no permanece estático y evoluciona con el tiempo haciéndose cada vez más o menos complejo e incomprensible a los ojos de unos y otros.

En el caso mío, comencé a tomarlo dulce por no decir muy dulce. Luego aprendí a mezclarlo con otras cosas: leche, chocolate, nuez moscada, canela. Aquí caben los cafés con sabor a vainilla y otros que te dan a probar por ahí. Pero todavía me gustaba dulce, con azúcar, pero en vez de 3 cucharadas las bajé a 2.

Y de repente las cosas comienzan a cambiar. Descubres que demasiada azúcar o poca azúcar empalaga y 2 cucharadas entonces se convierten en 1, hasta un día que te das cuenta que lo que ansías con vehemencia no es su dulzura sino lo amargo que hay en él y mientras menos edulcorantes mucho mejor... y desde ese día para sorpresa de unos cuantos, el café ya no necesita aditivos y lo prefieres, lo exiges que sea negro, puro y sin azúcar como debe ser, según la expresión del abuelo de una amiga mía.

Una cosa no cambia, eso sí. Sin importar la presentación, la adicción es la misma y es una de la que no me siento avergonzado y de la que tampoco pretendo salir por ahora.
Y como esta es una confesión pública tampoco creo que me van a ver por ahí recluído en algún centro de rehabilitación o asistiendo a una terapia de grupos al estilo alcohólicos anónimos y grupos relacionados.

7 comments:

Sheila said...

Pues compartimos esa adicción, amigo. Mi primera acción de cada día de mi vida es "colar" café. Ese placer de tomar el primer café lo disfruto a solas, mientras mi pareja duerme aún. A donde quiera que llego, si me brindan café, no lo rechazo por nada. A veces, en la noche, siento la necesidad de tomarme otra taza. Si por casualidad se termina el café y me acuerdo en la noche de que no hay, y ya no se puede comprar, no duermo en paz pensando en que me levantaré al día siguiente y no podré tomarlo. Eso me pone mal emocionalmente. Eso es una tremenda adicción.

Lur, Carol, Bruji, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Confesión por Confesión, Fer:

Lo mío es el tabako. Del que le echan muchas más sustancias adictivas, vamos del de ahora, y alguna vez lo tendré que dejar ya veré cómo. Decía mi abuelo que ya no es como antes y por eso es tan difícil controlar y al final convertirse adicto. Total que tanto mi padre como mi abuelo que fumaban y ambos consiguieron dejarlo, me entienden y también me dicen... ((bueno mi abuelo de viva voz no)) que un día ya lo dejaré que cada uno encuentra el modo a su manera. Mi amiga Eva, dice lo mismo.

El caso es igual me paso al de liar y poner lo que quiera dentro, como el novio de una colega que me estuvo explicando... cuando vuelva a Donosti a ver si lo localizo. Porque es que ya me gustaría poder fumar y disfrutar de unos cuantos al día, pero sin que me afecte mucho a mi salud.

El café lo tomo y me gusta como digo que me gustaría conseguir consumir el tabako.

Yo creo que hay que dejar algo cuando te sientes un poco exclavo, y yo en pleno uso de mi conciencia, sé que soy un poco exclava del tabaco además que me perjudica a mi salud.
Pero de eso a demonizar mi adicción o porculearme más, como que paso. Por el momento la acepto y ya está. :-))

Sonia T. said...

Yo soy adicta al café y al Internet. ¡Qué le vamos a hacer! Algo hay que hacer para llevar este viaje un tantin más liviano, ¿o no?

abrazos Fer, estás perdido. Espero que el motivo justifique tu ausencia :).

Adelaida Martinez said...

Amo el café, es lo que me resucita cada mañana... si él...ando con un dolor de cabeza terrible... y además lo uso como exfoliante... jejeje

Fernando said...

El café como exfoliante! Ese era un uso que yo no esperaba. Mejor aún si nos dan la receta a todos pues nos gusta tambien mantener la piel sana y libre de impurezas...

Y qué bueno que esta es una adicción compartida! Ya les dije que por sse sólo hecho la gente me cae superbien. A partir de ahora Sonia, Adelaida, Sheila y Carolina me caen más que superbien...Hasta podemos formar nuestro club. Y no tenemos que ser anónimos.

En cuándo al tabaco, Carol, debo decir que Daniel (my brother) fue quién me hizo comprender mis verdaderos sentimientos hacia él.
Los mismos son mixtos. En realidad me gusta el olor del cigarrillo y quizás por eso me incomoda un poco. Somos hijos de un fumador que lo fue por más de 50 años (y quizás esa fue la causa del cáncer de pulmón que al final lo mató aunque había dejado de fumar 5 años antes de declarársele).

Podría decirse que es como lo que los gringos llaman "guilty pleasure". Te gusta y te sientes mal, te sientes culpable de que eso te atraiga..

Besos a todas: por suerte hay muchos para repartir...

Daniel said...

Ahhh! Ese maldito cafe. El dia que no lo tomo mi cabeza revienta. Pero es justo. Quien me manda a dejar de disfrutarlo?," Si me vas a dejar que te duela". (Parece que es Mujer).

No has notado que las cosas buenas siempre hacen daño?: el tabaco, el cafe, el alcohol, no se si la marihuana, no se si la coca, la carne roja, los camarones, la velocidad, el vino... o estoy viendo mal?

Anonymous said...

Estoy con Daniel, jajajjaj, eso, eso!. :-)))
Los iluminados dicen que hay que tomar el caminodermedio... no sé si es otro producto de esos que nombráis... quí lo sá.
Bezzo.

Carol-Lur