Monday, September 7, 2009

Inspiración

Mientras manejaba en la ciudad me detuve a escuchar la estación del New York Times y me vino a la mente la fuente de inspiración de Beethoven. El asociaba las impredecibles y cambiantes condiciones del tiempo, las tormentas, las tempestades con las pasiones humanas, las suyas, las de los otros y las dejaba plasmadas en la composición de su música a manera de verdaderas explosiones cargadas de furia como si una verdadera tormenta se desencadenara en un bosque salvaje plagado de relámpagos y truenos estremecedores llenando de sobresalto la vida de los moradores de las cercanías.

Me preguntaba en ese instante, qué tipo de inspiración recibiría él (o Mozart o Vivaldi) si viviera en estos tiempos y tuviera que manejar en una ciudad moderna, deteniéndose en los semáforos rojos (luces rojas), evadiendo vehículos que hacen súbitas paradas, se te cruzan o el tuviera que soportar el tráfico que no se mueve cuando ya es hora de que estés en otro lugar o un accidente en la carretera hace que te muevas a paso de tortuga y todo el mundo quiere cortarte el camino para tratar de llegar primero y esos taxis que tratan de intimidarte echándote el carro encima...., en fin me interesaría saber qué música podría salir de experiencias como estas últimas...

5 comments:

Sonia T. said...

Ja!!!! Uffffff! por suerte que lo que propones es sólo la hipótesis improbable :). Te imaginas a mi Mozart escribiendo composiciones de música urbana. Hasta el pensamiento me deprime :(.

Abrazos Fer!

Fernando said...

Por eso esos músicos son artistas.

Ellos, los artistas son creadores, tienen imaginación y logran transformar lo corriente, lo trivial, lo profano y lo mundano en cosas divinas.

No lo crees así querida Sonia?
Tengo curiosidad de saber qué hubieran hecho ellos, de veras!

Anonymous said...

Pues creo que harían lo que siguen haciendo los músicos, componer, se me ocurre como hipótesis que no hay màs que ir a músicos que han pasado un tiempo en la ciudad y componen, o las bandas sonoras de películas cuyos productores-directores también han pasado tiempo "en la ciudad" o esos ambientes que describes. No? y hay tantos...ahora que... que hagan música clásica acualmente tendría que pensar y seleccionar, porque ahora sólo me vienen clásicos de tiempos pasados, pero seguro que los hay. Otra cosa es que a cada cual le transmita algo.

Personalmente Beethoven no es de mis preferidos, ni siquiera Mozart más que alguna pieza que ahora no sé relacionar (cuando hice el método tomatís, hubo una que me fascinaba, era serena-animosa, más que de esas tranquilas-tranquiiilas que a mi lo que me dan es sueeeño -osea que para dormir o estudiar me valen, peeero- pero no me supieron decir el nombre de la pieza cuando pregunté tiempo después, algún día sabré cual es y la volveré a escuchar.

Carol

Anonymous said...

En bandas sonoras de películas utilizan clásicos, sería cuestión de rastrear...¿habrán utilizado a mozart o vivaldi? no sé. No soy una erudita de los clásicos como para identificarlos al instante, sólo a veces me suena, me suena y bingo! era!... otras la identifico como pieza de algún clásico aunque no esté segura de cual.

Mmmm... por ejemplo Woody Allen desde la misma Manthatan utiliza el jazz pero claro, eso igual no se puede considerar clásico no?.

Carol

Fernando said...

No hace tanto tiempo la música clásica era llamada música de muertos y vaya coincidencia, esa era la única música que se permitía oír y tocar en la semana santa. Ante tal arbitrariedad y para no morir de aburrimiento o de sueño durante ese período de tiempo que se hacía larguísimo yo decidí unírmele al enemigo y de manera concienzuda y echando mano a todos los recursos, pero sobretodo utilizando toda la concentración a mi disposición, me dispuse a escuchar cada sinfonía, cada nota y cada programa por horas y por días hasta que se acabó esa semana.
Así nació mi gusto por esa música.
Fue como este blog el resultado de mi lucha para no morir de aburrimiento... (contestándole a Carol)