Sunday, November 22, 2009

Moraleja

Una observación que hice el Jueves pasado me puso a pensar. Bueno, en realidad siempre estoy pensando. En otros tiempos era peor pues me inventaba toda clase de teorías que me permitían explicar los más diversos e inverosímiles fenómenos. En aquel entonces no las escribía en ninguna parte y mucho menos existían los blogs para hacerlas públicas.

En esta ocasión me detuve a mirar a la gente de parques haciendo trabajos. No hay que olvidar que estamos en otoño, el tiempo en el que en los países colocados por encima de los trópicos, los árboles pierden sus hojas y se quedan pelados para permanecer así durante todo el invierno. Viene la nieve y de seguro cubrirá todas las áreas ajenas a las actividades públicas y en los casos en que no sea así, el intenso frío impedirá que crezca cosa alguna en las áreas expuestas a la intemperie.

Bajo estas circunstancias, sin embargo, esa gente de parques estaba sembrando pequeños y tiernos arbolitos en medio de una isleta de una conocida avenida local. Los he visto hacer lo mismo en la remodelación que están haciendo de un parque localizado en el muelle cerca de la salida del Brooklyn Bridge. El hecho de que todo será cubierto de nieve muy pronto no los detiene porque ellos saben que una vez plantados los árbolitos o la grama en la tierra, el proceso no se paralizará y aunque pierdan las hojas y aparentemente se sequen las ramas, cuando llegue la primavera todo se cubrirá de colores y de verdor y no dudo que hasta algunas plantas produzcan flores y frutos.

Lo que me enseña esta observación, la moraleja que extraigo de todo esto es que para conseguir los resultados que queremos en la vida debemos proponernos hacer los cambios ahora, en este momento, ya. De alguna manera debo conectar lo que estoy haciendo hoy con eso que quiero para mañana. Talvez no sea divertido o no le vea mucho sentido a eso porque me falta la visión o no he hecho el esfuerzo necesario para verlo, pero una cosa sí parece segura -igual que como en los parques y las avenidas de cualquier ciudad-, llegada la primavera será muy tarde ya para crear la clase de belleza (o cualquier otro medidor que se nos antoje) a que aspiramos y creemos merecer.

15 comments:

Maribel said...

Muy acertado tu texto y para tenerlo presente, sin duda.
Hace unos días yo publiqué en otro blog algo parecido. Te lo dejo también aquí:

Cuida tus pensamientos porque se volverán PALABRAS

Cuida tus palabras porque se volverán ACTOS

Cuida tus actos porque se harán COSTUMBRE

Cuida tus costumbres porque forjarán tu CARÁCTER

Cuida tu carácter porque formará tu DESTINO

Y tu destino será tu VIDA.

(Amén)

XOXO

Sheila said...

Me gusta este post, Fernando. Tu moraleja es un símil del refrán "Guarda pan para mayo y harina para abril".

Fernando said...

Gracias por las observaciones Maribel y Sheila. A la vez que leía lo que ustedes han agregado he releído el post y pensé que pude haberlo extendido un poco más diciendo que lo que yo quiero para mí hoy debí haberlo hecho cierto tiempo atrás pero como ya no puedo volver el tiempo atrás es inútil tratar de pensar lo que pude haber hecho y de hecho es más fructífero concentrarme en qué puedo esperar o ser mañana tratando de hacer algo hoy, en este momento (un poco trabalenguas, creo).

Lur, Carol, Bruji, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Fernando... "hoy es el primer día del resto de tu vida", ¿qué te parece? No es mío es de un fabuloso viajero, un día recordaré su nombre y te lo traeré. Escribió un libro maravilloso, que olía a salitre, risas de niños y txikita libertad alumbrada por las estrellas en la noche.

Un post redondo, como unas intenciones redondas que ojalá den sus frutos maduros allá por...
cuando toque.

Esperaremos para verlo. ^-^

Un beso.

Maribel said...

"que lo que yo quiero para mí hoy debí haberlo hecho cierto tiempo atrás pero como ya no puedo volver el tiempo atrás es inútil tratar de pensar lo que pude haber hecho".

Bueno Fernando, no todo es tan matemático. Como declaración de intenciones está muy bien pero puede que te vengan unos cambios inesperados y que por mucho que tu quieras mantenerte en tu intención esos cambios te lleguen y no puedas senguir con tu plan.

Ahora la pregunta es: ¿Por qué me llegan unos cambios inesperados cuando yo no los necesito ni los quiero?

Premio para quien sepa la respuesta.

Sheila said...

Muchos de nosotros vivimos fantaseando sobre el futuro, y si se nos pregunta, hasta podemos plasmar en palabras cómo queremos que sean nuestras vidas. Pero resulta que ahora, hoy, o ayer, no estamos haciendo ni hicimos nada para que eso que fantaseamos se haga realidad. Queremos que nos llegue así, de la nada, de golpe y porrazo. Y luego nos lamentamos de nuestra suerte, de nuestra existencia.

Lamentarnos de lo que pudo haber sido y no fue no nos resulta fructífero. Al contrario, nos deprime. Yo tengo un lema: Prefiero lamentarme por lo que hice, bien o mal, a lamentarme por no haberlo hecho.

Los eventos inesperados están siempre ahi, a la orden del día, boicoteando nuestros planes. Ahi es donde entra la flexibilidad, y por qué no, el plan B.

Daniel said...

Por un lado, creo que los pueblos que se han desarrollado en zonas con inviernos intensos, marcados, tienen una mayor necesidad de planificar sus vidas, sus tareas diarias relacionadas con su supervivencia. El medioambiente te dá las primeras lecciones: Siembra la semilla y corta y guarda la leña ahora para que no pases frío y hambre en invierno. Quiero decir: la cosa es diferente aquí en el Trópico, por ejemplo. Y creo que eso debe tener su efecto en la manera como piensa y actúa la gente.

Por otro lado, nadie tiene control absoluto de lo que es o será. Hay demasiadas variables que no dependen de uno y que actúan a favor o en contra. Generalmente nos acordamos de las malas porque las buenas siempre creemos que las merecemos.

Y como hablas de moralejas, vuélvete a Esopo que él tiene una Fábula de esto.

Lur, Carol, Bruji, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Vaya que Daniel, ¿igual sería de los de cantar aquello de "menos samba y más trabayar,menos saaaamba y mais traballaaar, menos saaamba y..." (es que el pavo "canta" en brasileiro) ... , u qué de qué?. A vé, me refiero a esto tan divertido;-) :

http://www.youtube.com/watch?v=UukbFeJv8Os

(Entenderéis lo que digo si véis y escucháis en enlace, es un guiño para Danieltxu, si lo tiene a bien.)



Mmmm...pues a mí, hoy, me resulta inspirador aquello del Ecliastés, que dice que hay un tiempo para todo y que tan oportunamente recogió uno de mis músicos favoritos: Luis Pan y Agua

Fer, ¡no te pierdas este enlace!:

http://www.luispaniagua.com/curiosidades.php

El momento oportuno
3:1 Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:
3:2 un tiempo para nacer y un tiempo para morir,
un tiempo para plantar y un tiempo para arrancarlo plantado;
3:3 un tiempo para matar y un tiempo para curar,
un tiempo para demoler y un tiempo paran edificar;
3:4 un tiempo para llorar y un tiempo para reír,
un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;
3:5 un tiempo para arrojar piedras
y un tiempo para recogerlas, un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse;
3:6 un tiempo para buscar y un tiempo para perder, un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;
3:7 un tiempo para rasgar y un tiempo para coser, un tiempo para callar y un tiempo para hablar;
3:8 un tiempo para amar y un tiempo para odiar,
un tiempo de guerra
y un tiempo de paz.
Recogido en el Eclesiastés (Ketuvim)."

*** Hay textos bíblicos, más inspiradores que otros, ¿que no?, como "el cantar de los cantares" por ejemplo, eta abar...-


Beno... para vidas, referencias , inspiraciones y gustos dicen que...
los colores. :-)))

Saludicos a los contertulios.

Fernando said...

Cuando ofrecen premios deberían decir cuál es el premio pues ello motiva el que uno se lance a buscar la respuesta... Adivina adivinador.

Daniel pues trata de darme de mi misma medicina. Qué me voy a recordar yo de las fábulas de Esopo y ésa en particular a la que él se refiere...That's not fair!!!

Y quién se merece todos los elogios es la inigualable Carolur, que me tiene enredado con un link que me mandó de un blog descuartizando toda la historia de Lolita y ahora con Luis Paniagua (que tenemos un cantor de bachata llamado Leonardo Paniagua, que pa'que te cuento) y con tus referencias bíblicas me refuerzas los motivos para escribir un post haciendo unas citas extraídas de las escrituras y quiero que sepas que en esa materia estoy o estuve muy adelantado. Soy un agnóstico ilustrado en las sagradas escrituras...Ya verás, una sorpresa.

Y con chocolate, más de lo mismo!!!!

Maribel said...

Lo de "premio" me temo que era una forma de hablar.

Anonymous said...

Ahora la pregunta es: ¿Por qué me llegan unos cambios inesperados cuando yo no los necesito ni los quiero?

Premio para quien sepa la respuesta.

¿Porque como diría mi compi casi psicóloga Cuquiña, "querida"... ;-)

"c'est la vie"! ?

... y en eso está el hombre desde el principio de los tiempos, inventándose religioes, cuentos, ciencia, palabras, que sirvan de puente
para
seguir viviendo, sonriendo, "engatúsandonos desde el futuro con ideales por cumplir" que también dice J. Marina, etc...?

Si fuera una respuesta posible, Marikutxiiii!
Kiero mi premio.

((juuurrr qué me dirá?))

El contestador Auto-sueñógiko de
TxintxoQueAcabóOtraPacYEstáAPuntoDeCaer
en los brazos de morfeo.

Fernando said...

Yo diría que el hombre (término genérico que incluye la raza humana: ambos sexos) siempre ha sido pretencioso y sin poder controlar nada se cree que sí puede hacerlo.
Se cree dueño de su cuerpo y no lo es. Se cree dueño de su mente y tampoco lo es. Cree que controla las circunstancias y no es cierto.

Por eso tiene que recurrir a trucos como esos de la imaginación, la literatura, el cine, etc., para inventarse, corregirse todas los defectos e imperfecciones.
Léase los vampiros para durar mil años, la máquina del tiempo para cruzar esa barrera invisible de las épocas, y los viajes interplanetarios, la ciencia ficción que no son más que maneras de enfrentar nuestras desmedidas aspiraciones y frustración a la vez por conseguir lo que no tenemos y lo que cre que le hace falta...

Lur, Carol, Bruji, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

osheeee que creo que igual estás minusvalorando ciertas cosas eh? Fer, que los ideales son como las estrellas... nos guían en las singladuras...
creo
(de tener fé y de crear)

Maribel said...

Hay premio para todos, un trailer: El camino de los sueños.


http://www.youtube.com/watch?v=3FnX3pVaZzs&feature=player_embedded

Lur, Carol, Bruji, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

¡Andaaa qué bueno Maribel!, la música casi que hace llorar...
¡¡son como mi Conchi y mi Luna!! :-))) que txikigrandes personitas.

Eskerrik asko por el chuli enlace!