Saturday, December 12, 2009

Patrones

Todavía estaba en la cama ayer cuando sonó el teléfono. Eran las 7:54 A.M., para ser exactos. Mi amiga A.B. andaba por las cercanías del Yankee Stadium y me preguntó si podía pasar por la casa. Que claro que sí, fue mi respuesta y le dije que en 15 minutos estaría listo para recibirla.

Nos conocemos desde hace casi diez años, cuando trabajábamos haciendo Marketing para la misma compañía. Todavía ella sigue allí y yo me fui pero siempre nos hemos mantenido en contacto excepto los últimos dos años cuando apenas nos hablamos en dos o tres ocasiones.

Y la razón se debió a que el 31 de diciembre del 2007 una conversación que estábamos sosteniendo por teléfono, de repente y sin previo aviso, terminó no siendo con ella sino con quien ahora es su compañero o esposo, alguien que ni antes ni después yo había tenido el gusto (o disgusto) de conocer.

Luego me enteré y así me repitió otra vez que él le había arrebatado el teléfono. Me contó que le borró mi número entre otros y que las cosas han llegado hasta el extremo de que escucha a escondidas los mensajes que le dejan, devuelve llamadas que le hacen a ella cuando inadvertidamente deja el celular del trabajo en la casa y no puede salir a ninguna parte sin que no ande detrás cuestionándola (entre otras barbaridades).

A final de cuentas mi amiga ya está harta de la situación y vino para mi casa a desahogarse. Lamentablemente en el tiempo que ella y yo nos tratamos, esta es la cuarta relación que le conozco y en todas ellas el patrón se repite de manera casi invariable... Por suerte ella sabe lo que tiene que hacer y para refrescarle un poco la memoria le recomendé una lectura que salió publicada recientemente del porqué permanecen las mujeres con hombres controladores. La misma explicación creo que es aplicable aún en el caso de que el rol de los sexos se revirtiera.

15 comments:

Sheila said...

Pues es asi. En la vida vivimos repitiendo patrones a la hora de involucrarnos con una persona. Mujeres abusadas eligen hombres abusadores, las que han sido victimas de los celos vuelven a elegir hombres celosos, y asi por el estilo. No sé a ciencia cierta a qué se debe eso, pero imagino que cada relación y sus vivencias nos dejan una impronta en nuestro cerebro, que luego nos impulsa a seguir buscando eso mismo, como si fuera una droga, o algo asi.

Se nos hace difícil romper patrones, elegir algo totalmente diferente a lo ya vivido. En eso yo diría que nos embrutecemos.

Yo he sido una de esas.

Fernando said...

Siento escuchar eso Sheila.
Según lo que dice la página recomendada, das exactamente en el clavo en cuanto a varias de las razones por las que este fenómeno ocurre repetidas veces. Ojalá y puedas leer y traducir el artículo.

Es bueno el saber que no se está solo y que hay una explicación para ello. Hace sentirse acompañado, menos culpable de haber cometido ciertos errores al hacer elecciones.

Ello ayuda tambien a entender la furia contenida que transpira en tus posts cuando te enteras de algunos abusos que se cometen por ahí, que van regularmente más en una dirección que de la otra.

Sheila said...

Ya lo leí Fernando, e investigué algo más al respecto. Parece ser que de acuerdo a nuestras vivencias de infancia, particularmente las que tienen que ver con nuestras relaciones con nuestros padres, nuestra psiquis permanece buscando algo con lo que nos fijamos en alguna etapa de nuestra niñez. A veces buscamos alguien que sea igual a nuestro padre, o alguien totalmente opuesto, y siempre repetiremos ese patrón, a menos que lo saquemos a la consciencia, y trabajemos para superarlo. Esto es similar para hombres y mujeres.

Puede que tengamos la impresión de que cada persona que ha pasado por nuestras vidas sea diferente una de otra, pero al detenernos a examinar cada uno con cuidado, veremos que tod@s tienen un denominador común.

Sobre la furia contenida de algunos de mis post, puede que tengas razón. Algunos han sido motivados por la rabia que siento de haber vivido algunas cosas y no haber despertado a tiempo ni haber sabido defenderme adecuadamente.

Daniel said...

Y si fuera el caso de personas que buscan ese tipo de relaciones porque de una u otra forma lo disfrutan? que no saben vivir sin ese tipo de situaciones?

Yo he visto gente asi... Enfermas? es probable.

D. tuvo una vez una novia que le dijo: "me gustan los hombres que me dominen, que me traten como una perra" (y no solo se referia al sexo).

Sheila said...

Diría que estamos hablando de la misma necesidad inconsciente de ese tipo de relaciones. Creo que no es diferente lo que planteas.

Daniel said...

Lo que quiero decir es que, a veces, porque esto es muy complicado y no soy experto en el tema, lo que a uno le preocupa puede ser el gozo del otro y lo que falla es el reconocimiento y entendimiento por parte de uno de la situacion.

En un post anterior Fernando relata una situacion de infidelidad en la propia cama del cuernudo. Ficcion o realidad, que apuesto por lo ultimo, lo que para uno es una preocupacion para ella es su deleite.

Argénida Romero said...

Primero, un placer conocer tu espacio. Te aviso que ya tu poemario va en camino.

Segundo, interesante el asunto de los patrones y en este caso, doloroso y frustrante.

Sentir la necesidad inconsciente de repetir el mismo patrón de relaciones, aunque estas sólo nos provoquen daños, es más común de lo que creemos y se puede deber a muchas razones. No es nada fácil salir de ese círculo vicioso.

Hace unos días una amiga sicologa infantil me hablaba sobre el famoso complejo de Edipo y Electra. En la conversación tocamos muchos aspectos de cómo la relación con nuestros padres marca mucho la relación con los demás, sobretodo la de pareja. Es sorprendente el bien y el mal que marcan a un niño o niña en sus primeros siete años de vida, sólo por la relación que sostiene con sus padres.

Si tu amiga no toma conciencia de que tiene un problema y busca ayuda sicológica, me temo que repetira ese patrón toda su vida. Sólo espero, de corazón, que no termine como muchas de las más de 70 que este año han muerto en RD asesinadas a manos de parejas y ex parejas.

Abrazos.

Fernando said...

Un verdadero placer (talvez sea un honor) el que Argénida ande por aquí. Creo que no éramos ajenos el uno del otro. Nos habíamos encontrado antes por todas partes: en plátanos baratos, en las tres juanas, en comentarios libres y finalmente donde más coincidimos es en el planeta de Sonia.

Anoche la visité (aunque ya había tenido el gusto antes) y me encontré con su última creación y sin pensarlo mucho pues compré su último libro y señores no lo he leído todavía pero si se parece a los poemas, la poesía que hay repartida por doquier en su blog, entonces creo que vale muchísimo la pena el tenerlo a mano y comprarlo (mensaje para ti Daniel).

Por lo demás ustedes lo han dicho todo, sobretodo Daniel y Sheila y en mi caso, por experiencia sé que no vale de mucho el intervenir en situaciones así porque al final uno sale un poco embarrado.

Hasta que las personas envueltas en la situación no se den cuenta por lo que están pasando, es difícil de parte de uno hacer un buen papel y aconsejar sobre lo que hay que hacer. Y por eso a mi amiga yo le sirvo como paño de lágrimas y le sirvo de apoyo y protección cuando ella me busca pero trato de no involucrarme mucho en sus asuntos por que ella a sabiendas o no realmente es una cómplice de lo que ocurre entre ellos: sólo cuando la situación llega a extremos es que reacciona...

Anonymous said...

Esa es una buena posición, Fernando. No te involucres. A lo sumo puedes servirle de apoyo cuando ella te necesite. Ella debe despertar, tomar conciencia de lo que pasa, y decidir qué hacer con su vida. A uno le duele, y le da pique ver situaciones como esa, y quisiera intervenir, pero no es nuestro papel. Cada quien tiene que vivir sus propias experiencias, y hacer su propio despertar.

Sheila

Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

... a mi me duele y me enrabia esta tendencia también que impera (a modo de introyecto) de: usté se lo guisa usté se lo comé, también en corrientes clásicas de pichicología occidental y post-moderna....
como si no fuera también un asunto social-comunitario y algo que nos afecta a todos,
si a las personas no se las apoya y no se le dice quizá un mensajito diferente o complementario:
Tú eres responsable, pero No la única responsable, y menos la culpable, por muchos patrones que se digan que tendemos a cumplir...

*entendiendo responsabilidad como capacidad de respuesta, de hacer algo, de influir en algo para cambiar una situación dada...


El psiquiatra Guillermo Rendueles (2005) tiene mucho que decir al respecto -a partir de su experiencia de añísimos-, en esta obra:

"Egolatría"
www.rebelion.org/docs/20107.pdf

Fernando said...

Comparto tu preocupación Carol querida. Pero hay límites que hay que respetar, barreras que no se deben cruzar y a eso es que nos referimos.

Se debe hacer lo que se puede pero tu bien sabes que hasta que alguien -y ello es aplicable tambien a nosotros mismos- no está preparado para dar ciertos pasos pues no se puede hacer nada.
A menos claro que sea un Sociópata/psicópata que vaya a poner la vida de otros en peligro y haya que tratar por todos los medios de sacarlo de circulación.

¿Nos entendemos? (No creas que no he echado de menos la falta de besos y abrazos... Hey, aquí hace frío y los necesitamos, Brrrrrr!)

Maribel said...

¿Quién soy yo para hablar de la vida de pareja de esa amiga de Fernando?

¿Quién soy yo para saber lo que esa mujer siente y piensa y decide comportarse de esa forma?

En lo que no estoy de acuerdo porque no puedo estarlo es en una teoría de la psicología sobre la repetición de los patrones en el caso de las mujeres maltratadas, según esa teoría hay mujeres que necesitan ser maltratadas y por eso conectan con su maltratador porque estan en la misma sintonía y se atraen mutuamente.

Me parece de una barbaridad brutal que se pueda decir eso y se ampare como cierto en psicología.

Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Maribel tu has visto la peli "Lady Bird lady bird"?... porque aunque remótamente así fuera y no siempre, lo que me preocupa como en parte recogió Fer, es que al final de los finales la cosa se queda en un "mal" individual (y aún así sería discutible)

sin ni siquiera avanzar en lo comunitario, vecindario, etc - si digo social se me hace como un ente muy abstracto, aunque así suele decirse en algunos discursos y nos entendemos... o parece que nos alejamos... hacia lo teórico e ideal y qué pasa con tantos y tantos casos reales, como para ser marea y dar que pensar?? (lo que pasa es que mientras nos lo pensamos, sigue pasando y pasando y pasando y se queda la cosa en los mismos discursos sin avanzar, cagúentó si que encorajina y sé que me entendéis una miahita...))

Anonymous said...

Muy triste situacion, sin embargo, el hecho de que se repita el patron tiene que ver de manera directa con el caracter de la persona. Una persona con un caracter definido, no permite que le ocurran esas cosas. El caracter definido se refiere a saber quien es, que es lo que quiere, a donde va, y sobre todo a mantener su identidad y su espacio.

Esto no significa que este tipo de personas sean perfectas e invencibles y que no confronten momentos de impotencia o confusion, pero saben levantarse de una manera u otra para seguir adelante.

Mary

Daniel said...

Coincido en mucho con lo que dice Mary. Esta bien que tengamos problemas con alguien una vez, dos veces, pero cuatro!!? Y quien sabe...

Hace unos diez años yo tenia muchos problemas con clientes que no me pagaban de acuerdo a los plazos establecidos. Una y otra vez me ocurria a diferencia de colegas mios que manejaban sus carteras de credito muy bien. Un dia analice la cuestion y me di cuenta de que el del problema era yo. De una u otra manera les permitia que se creyeran que podian pagarme mas tarde o nunca. Corregi mi manera de tratarlos y Santo Remedio.