Wednesday, February 17, 2010

Saving face

Es siempre halagador cuando una mujer se te queda mirando. Sin importar si ella es el tipo de mujer que te gusta a ti o no. Es tentador también el tratar de corresponderle y como una muestra de solidaridad entonces hay que invitar a bailar a la compañera de mesa que le queda al lado cuya cara está más acorde con tus gustos personales.

El que esa otra mujer rechace la invitación al baile hace que uno de repente decida dirigirse con urgencia al llamado cuarto para los hombres si es correcta la traducción que hago de lo que vi escrito de manera muy visible en su superficie: Men's room.
Parece ser o es una manera tonta también de salvar la cara a consecuencia del rechazo recibido y como dicen por ahí pues "para botar el golpe".

Al igual que yo pero un poco antes y por distintas razones quizás más relacionadas con la fisiología personal, otras personas habían encaminado sus pasos hacia ese 'cuarto de hombres' lo cual haría que junto a ellos tuviera que esperar en la puerta de entrada, la salida de aquéllos que se nos hubieron adelantado.

Uno de mis compañeros de mesa se levantó y decidió unirse también a la eterna espera por la desocupación del dichoso cuartito (un diminutivo bien empleado). Y mientras tanto me confesó que en la mesa de al lado se armó tremenda discusión entre las mujeres. Una le reclamaba o más bien le recriminaba a la otra el porqué no se había ido a bailar conmigo...

Y en eso se abrió la puerta del baño...

6 comments:

Sheila said...

Ja ja ja. Esa es una de las consecuencias negativas de ser hombre en nuestra cultura. Las mujeres no invitan a bailar, y son las que seleccionan con quien bailan, con la potestad añadida de decir "no, lo siento". A los hombres les toca armarse de coraje, ir con piernas temblorosas y voz entrecortada a extenderle una mano, y si es rechazado, seguir para el cuartico, o volver a sentarse en su mesa con las mejillas y orejas calientes por el rubor, taquicardia, y un gran sentimiento de frustración.

Fernando said...

Vaya Sheila, qué mala eres!
Esa descripción que has hecho me ha despertado la curiosidad: has debido ser hombre en alguna de tus vidas pasadas o tienes muchos amigos que confían mucho en ti para confiarte esos secretos de estado (Es exactamente así como lo describes).
Y que conste que no somos muy dados a revelar esos secretos!

Sheila said...

Ja ja ja. Pues no sé si he sido hombre en alguna de mis vidas pasadas, pero el sentimiento de frustración se manifiesta igual en todos, y yo he sentido eso, aunque en otras situaciones. Hasta ahora ningún amigo me ha confiado algo asi, pero no necesitan hacerlo.

Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Beno, a nada que tengas amigos, este es un tópico común :-))) al estilo de "te cuén la última...." xD

Podía haber sido peor..un vídeo para reirnos:
http://www.youtube.com/watch?v=AlxyMYBUzQw

Fernando said...

Y sí que me reí... Oye, creo que fue una venganza. La amiga que era un poquito grandota y plus size pues era la que estaba coqueteando conmigo y yo a quién fuí a 'jalar' fue a la otra.

Creo que todo estuvo bien merecido!!!

Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Ya me parecía a mí que en el primer párrafo había cierta ironía... eso de "por solidaridad" olía rarriiitoouuu xD