Wednesday, March 31, 2010

Qué viva la patria

¡Qué viva la patria!

Ese fue el mensaje de texto que me envió recientemente una prima que vive en Utah debajo de una foto en la que aparece ella junto a toda su familia arropados todos con la bandera tricolor dominicana.

Pero eso es algo que yo no entiendo. La gente se vuelve más patriota cuando se encuentra lejos. Cuando están allá están locos por salir y desde que salen inmediatamente le sale un amor que le brota por todos los poros de todo lo que es o tiene procedencia del país de origen..

Para mí esos apegos no deberían existir. Aunque respeto la adhesión que le profesan las personas a su tierra natal, para mí como ya dijo de manera parecida un jefe de estado en el pasado, para mí, la patria soy yo. Pues sí, yo vivo en mí, por lo tanto donde quiera que esté ahí estaré yo. Porque lo que está afuera no es tan relevante si no es como una reflexión de lo que pasa adentro. Y lo importante es lo que se siente. Mi mundo interior es más relevante que el exterior. Lo de afuera existe para interactuar con lo que se lleva adentro. Sobretodo, ser un individuo y de manera general un ser humano son categorías que me definen mucho mejor.

En ese sentido la patria está entonces en todas partes. No sólo en dónde uno nace sino también en cualquier lugar en dónde nos sentimos bien, en armonía con nosotros mismos y con lo que ocurre a nuestro alrededor, ya sea en una hermosa playa en Santo Domingo, en cualquier calle de NY, Barcelona o en la China.


Por tales motivos no es de extrañar que mi respuesta al mensaje fuera de la siguiente manera:

"(Para joder un poco) Si la patria es donde uno vive, o sea, la mente, el cuerpo o el corazón pues que viva la patria. De lo contrario yo no tengo patria o el mundo junto a todo el universo es mi patria".

De todas maneras creo que si uno debe escoger una "patria" debería entonces ser aquella que le permita ser a uno lo que quiera ser incluído en eso el derecho de no sentirse atado a ningún lugar, geografía ni situación en particular.


Nota: ver otro post relacionado con éste aquí.

5 comments:

Sonia T. said...

Hola Fer, aquí te dejo una cita que tomé de Memorias de Adriano -el libro que leo en estos momentos- y me pareció apropiada para dejártela aquí.
“Y entonces me di cuenta de la ventaja que significa ser un hombre nuevo y un hombre solo, apenas casado, sin hijos, casi sin antepasados, un Ulises cuya Ítaca es sólo interior. Debo hacer aquí una confesión que no he hecho a nadie: jamás tuve la sensación de pertenecer a ningún lugar, ni siquiera a mi Atenas bienamada, ni siquiera a Roma. ..” (Memorias de Adriano, capítulo 3, página 105)

Fernando said...

Oh la la! Eso da escalofríos (que conste que no he leído las "Memorias", pero sí que me identifico con eso)

Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...
This comment has been removed by the author.
Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Dichoso tú entonces Fer!
Yo me identifico con la cita: "Mi patria está en los libros, el verde y el mar."
Y también hay otra que se dice por aquí:
"Uno es de donde nace y de donde pace"

(Creo que soy algo más apegada que vos caballero, a mí sí que me da morriña de la zona de Donosti-San Sebastian, su bahia y alrededores y es que... casi toda mi familia está allá).
Igual es que "desde la distancia" a veces nos identificamos más conscientemente con un lugar/cultura que cuando estamos dentro precisamente y entre otras cosas por nostalgia, puede ser también no?.
Besukito

Fernando said...

Para contestarte Carolina debo decirte que mi debilidad también son las personas. Ahí podría estar mi patria también. Puedo apegarme a ellas fácilmente (si reúnen ciertos requisitos).
Ser familia no es condición suficiente para sentirme así. Como en todos los casos la constante exposición a sus defectos y virtudes y dependiendo de nuestra naturaleza, algunos miembros pueden ser más agraciados que otros...