Wednesday, May 12, 2010

La Nota

Finalmente él me entrega la nota. Un papelito con el número de ella que promete ser esa brújula o el inicio del camino que llevaría al placer y a la lujuria.

Es carne de primavera que se abre al viento y a la esperanza sin pensar en el caluroso verano venidero o el lejano frío invernadero. Es carne directa que busca atajos, es carne sin versos, un papel casi en blanco, poca mancha y sin tinta en espera de aquél que dibuje casa de dulces y chocolate en medio de ese bosque túrgido que luce despoblado aún de fieras y colmillos puntiagudos o de exploradores malévolos e insensatos.

¿Y quién no siente en sus venas hervir las ganas inmensas de vivir la aventura, sentir la sangre convertirse en vino e ir a explorar más allá de las uvas frescas esparcidas en la pradera?

Ella en su mirada, en su sonrojo se ofrece gustosa al viajero y promete saciar la sed y el hambre a ese que parece ser un caminante hambriento sediento de pan y descanso en ese oasis perdido en mitad de lo que parece ser una meta ilusoria, no menos incierta y desconocida.

No comments: