Monday, June 21, 2010

Posesiones

Qué era suya ahora y que por siempre lo sería; eso le dijo ella. En cambio el era y sería suyo toda la vida. En medio de los besos y los abrazos cruzados el hacía un intercambio con las palabras y las expresiones que salían de su boca. Desde ese momento se convertía también en su propiedad y asumía a su vez la de ella. Le pertenecía y él se ofrecía a cambio cerrando de esa forma el círculo que los envolvía y los ataba, los convertía a ambos en las dos caras de la misma moneda, pero una sola al fin y al cabo.

¡Qué absurdo todo esto! El que nunca se había sentido como la posesión de nadie ni había querido adueñarse de persona alguna ni de nada en absoluto, de repente no comprendía el porqué le gustaba tanto esa idea de pertenecerle y de que ella con tanto gusto se entregase hasta el punto de sentir que en realidad era suya porque ella así lo quería y él también lo aceptaba. Le parecía bueno y válido que lo considerara suyo. Ese reclamo para fundirse en su ser y ella en él no le parecía ahora fuera de lugar y más bien era una idea que empezaba a cobrar un inusitado interés y sentido dentro de su propio mundo.

Se estaría volviendo loco o de repente los límites de la realidad se estaban ensanchando. O talvez era lo contrario y esos linderos se estaban constriñendo y sólo veía lo que quería ver ignorando otras realidades que eran más palpables y verosímiles. Porque todas esas ideas habían salido de su hermosa cabeza y él sencillamente las había aceptado. Le gustaban porque por primera vez no le importaba dejar de ser quién era para convertirse en una entidad nueva e indefinible que no era ella ni él sino algo más, diferente y desconocido hasta ese momento y que ni para sí mismo el podía explicarse de manera simple y razonable.

5 comments:

Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

¿Será un momento de pasión de esos locos? Se parece a las telenovelas...

BesoVeraniego

Fernando said...

Sí que hay algo de locura en todo esto..., pero la locura también es una forma de realidad, algo más intensa en todas sus direcciones pero en este caso una experiencia digna de ser vivida. Las telenovelas pretenden alimentarse de situaciones como estas.
Quiero seguir explorando esos territorios ¿Me acompañas?

Maribel said...

"El exceso de cordura es lo que nos lleva a la locura".
Es un buen texto Fernando, tanto es así que lo voy a utilizar al estilo "Sexo en NY" el envío de mails/carta de amor que utiliza el personaje para recuperar la comunicación con su amada "Carrie" cuanto todo está roto definitivamente. Espero y deseo tener el mismo exito que los personajes de la pelicula.

Si funciona ya te lo contaré. El texto es digno de una oportunidad así.

Raymunde said...

Si uno tiene suerte, uno más uno es más que solamente dos.

Fernando said...

Si tenemos suerte, bien dicho. Cuáles relaciones nos potencian y cuáles nos reducen? Es importante también no perder en cuenta la diferencia.