Monday, July 12, 2010

Socialización

La sangre se infla y no importa si es en un adulto o en un niño de 7 años el resultado será bien visible y observable desde cierta distancia. Lo que no le parece muy bien a las mujeres de mi familia que ven en ello un acto de depravación y obscenidad. La valoración y el juicio que le dan parece transmitirse de generación en generación. Recuerdo que a mi madre le molestaba muchísimo (debe molestarle todavía) y en nuestra presencia lo criticaba muy abiertamente cuando se percataba de su ocurrencia sin importar quién cometía la transgresión.

Recientemente me sorprendió ver casi la misma expresión de desagrado en la cara de mi sobrina cuando me contó que descubrió a su hijo jugando con la maravilla de su sangre alborotada en esa parte de su cuerpo no siempre expuesta a la vista pública. A ella no le pareció nada gracioso la hazaña y esos primeros experimentos con su masculinidad (no sé si el término es apropiado) deben haber terminado muy mal para el pobre niño pues su padre fue llamado a disciplinarlo con urgencia por el grandioso acto pecaminoso de a tan corta edad haber decepcionado así a su madre con tales despliegues lascivos. ¡Oh mi madre, qué precocidad!, no dudaría ella en quejarse.

No quiero imaginarme lo que debe haber sentido "el pequeño" al no poder comprender cómo algo tan espontáneo y natural puede ser y generar una reacción que provoque tanta acritud en las personas mayores. De ahora en adelante el tendrá que ocultarse y será su responsabilidad la manera cómo su cuerpo responde aún cuando el no tiene control sobre esa parte que decide levantarse sin que de manera explícita se le haya ordenado despertarse.

Por su parte mi sobrina no ayuda mucho y la hacía mejor informada o acaso la información se va por un lado y al final la reacción es más fuerte que todo, echando por tierra todo lo aprendido en sus muchos años escolares. Parecería que ella no sabe que estas son expresiones involuntarias que ni se acallan por un simple deseo pero tampoco se pueden evocar con un chasquido de dedos como pretenden ellas sugerir por no entender lo que ocurre dentro de esos cuerpos cercanos pero a la vez bien ajenos y alejados por diseños incompresibles y complicados.

Y a todo esto es a lo que llamamos socialización. Un proceso absurdo en el que la sociedad a través de figuras como los padres se empeña de manera ciega de negar el reconocimiento de las pulsiones internas, lo que ayudaría de manera eficientísima en la creación de conflictos en sus portadores quienes en última instancia se sentirían impotentes para diferenciar lo que es correcto sentir y lo que es apropiado decir que se siente en tales circunstancias.

No comments: