Sunday, January 23, 2011

Otras conversaciones

Pensando yo que los blogs, los diarios, a pesar de ser medios de expresión de la vida (la mía, por lo menos) de la manera como la vemos, en realidad sólo reflejan una ínfima parte de lo que somos, sentimos y pensamos. La mayoría de las ideas, pensamientos y/o diálogos que se suscitan en nosotros mismos se quedan sin expresar o muy bien se pierden en el camino.

Por una razón u otra no encuentran el vehículo, la motivación o la ocasión apropiados para insertarse ahí dónde teníamos habilitado el espacio para manifestarlos. No por ello dejan de tener significación vital en nuestro paso por la vida.

Por eso creo que debemos subrayar que así como es importante la comunicación hacia el exterior también lo debe ser nuestra comunicación con el interior, esas conversaciones internas que sostenemos dentro de nosotros y que la mayor parte del tiempo no salen a la luz y que son el producto, están instigadas por los estímulos que nos llegan tanto desde fuera como los que se generan desde dentro, en el interior de nuestros propios organismos.

Y debo confesar que personalmente, sin esas conversaciones o diálogos intenos, mi vida sería un caos... Es la única manera que tengo para encontrarle sentido a todas esas cosas de las que la gente se queja todo el tiempo y que yo estimo probablemente carecerían de sentido para mí también sino fuera porque utilizo 'my brain power' para rellenar los huecos dejados por todas las incongruencias que a simple vista nos parecen como tales y que pululan por todas partes en este mundo.

Pero no todo lo que parece incongruente necesariamente lo es. Y no todas las personas son como yo. No me extraña el que encuentren raro que uno se quede por ratos ensimismado en sus pensamientos como si el mundo, la gente a nuestro alrededor no existieran. Con razón pues alguna que otra dice que soy distraído o que le busco la quinta pata al gato o que me gusta llevar la contraria, estar en desacuerdo (la gente maneja muy mal las disidencias)...Y es porque no saben en realidad lo que está pasando en mi cabeza..., las maravillosas cosas que a diario encuentran una solución o le dan un sentido a la existencia.

Lamentablemente no todos vemos el pensar de manera profunda con buenos ojos y aunque no creo que nadie esté interesado, tampoco creo que sea posible transferirse de una a otra persona. Las personas en su mayoría buscamos y demandamos un orden externo en el mundo. Si existe o no o bien este no se ajusta a como creemos debería ser entonces tratamos de transformarlo a nuestro modo con tal de conseguir a como dé lugar el ansiado equilibrio interno.

Por el contrario yo soy del tipo de los que necesita comprender cómo funciona el mundo dentro de mi cabeza antes de decidir si vale la pena o no hacer la transformación posterior que concuerde con la percepción de cómo deberían ser las cosas: ¿en cuántas ocasiones es más bien uno quién tiene que hacer los ajustes por dentro en vez de demandar que se hagan en nuestro derredor? El pensar, una y otra vez de manera ininterrumpida, pues ocurre de manera automática. No sé cómo se viviría sin hacerlo... Me asombro cuando me dicen que no es así para mucha gente. ¡Será de ahí que viene el ensimismamiento!

2 comments:

Grace said...

me has leído la mente! a mí también me pasa parecido... paso mucho tiempo hablando conmigo misma en mi mente y también me parece extraño el pensar que hay gente a la que no le pasa lo mismo, se me hace tan normal que no me lo imagino, además tampoco conozco otra cosam siempre he sido así.

Con el principio también estoy totalmente de acuerdo, la mayoría de lo que sentimos, pensamos... no llega a ser manifestado, yo normalmente suelo expresar mis sentimientos escribiendo, pero hay muchas veces que "escribo" sin escribir, para mi mente en realidad es como si lo estuviera haciendo pero en realidad estoy parada sin hacer nada, perdida en los pensamientos.

Fernando said...

Aleluya Grace! Me alegro de encontrar a alguien que dice lo mismo.
En ocasiones lo que pienso puede darme risa que de manera sutil se cuela a través de la cara o se puede leer en mi expresión lo cual hace que la(s) persona(s) con la(s) que estoy se torne(n) a la defensiva y pregunten de mal humor el porqué me río... Eso para mí es una indicación de que a esa(s) persona(s) no le(s) ocurre lo mismo ni nunca han experimentado algo similar (creo que es mejor alejarse de esas personas). Eso es lamentable porque no saben lo agradable que es escaparse a esos territorios de puras ideas.
Me gusta leer caras, siempre busco esos pequeños detalles en las expresiones de la gente y cuando veo algo parecido en otra persona no me produce ninguna actitud defensiva..., porque yo entiendo..No busco explicaciones ¡Lo mismo me pasa a mí!