Sunday, February 6, 2011

El mensaje de Charlie Sheen

¡Pobre Charlie Sheen! No sale bien de un escándalo cuando ya está metido en otro.

Me imagino que todo el mundo sabe quién es él. Y no tanto porque han visto su popular serie "Two and a half man" o sus otras actuaciones en la televisión o en el cine sino por sus últimas travesuras. ¿Cuál le proveerá mayor reconocimiento, sus travesuras o sus actuaciones?

Así como él hay muchos y muchas. Personas que aparentemente lo tienen todo, dinero, fama, ¿amor?, y ello no es suficiente para que lleven una vida ejemplar de acuerdo a lo que la "sociedad" considera como tal: Lindsay Lohan, Britney Spears, Tiger Woods y la lista se alarga bastante.

No hay que ser rico, famoso o una celebridad, sin embargo, para padecer los mismos síntomas que ellos. Aburrirse, perder el interés por las cosas, por la vida y hastiarse de todo son cosas prevalentes ahora más que nunca en nuestro mundo actual que para no pocos carece de significado y escasea en cuanto a valores por los cuales luchar (aunque no quiere decir que en otras culturas y en otros tiempos no hayan habido personas que no hubieran padecido de lo mismo. De hecho, los testimonios así lo confirman). Lo que ellos, esos artistas y otros, buscan no es otra cosa más que tratar de combatir con lo que pueden todo eso que los agobia.

Una vida desprovista de excitación, de emociones, sobretodo para ellos que lo han experimentado todo, no es una opción, es en cambio, una carga muy pesada que hay que tratar de aligerar a como dé lugar.

Lo ideal sería que los seres humanos pudiéramos encontrarle placer a las cosas llanas de la vida, la familia, las rutinas diarias, el trabajo, las diversiones 'sanas'. La realidad es que esas cosas cansan y no solamente a unos cuantos. Existe un sinnúmero de individuos que no se conforma con un techo donde dormir, tener con qué comer y vestir apropiadamente. Una vez que se tiene eso y más pues no es suficiente para garantizar el sentido que necesitamos darle a la existencia.

Algunas personas que son riquísimas (Bill Gates, Warren Buffett) y que se han pasado la vida entera amasando fabulosas fortunas son dichosas pues sin caer en extravagancias han encontrado placer en lo que han hecho y al final de todo un recorrido por la vida todavía experimentan placer en compartir su suerte, dedicar sus fortunas no para satisfacer las necesidades que el cuerpo les demanda sino para resolver verdaderos y acuciantes problemas que todavía persisten en el mundo. Hay que ver esto: "All lives have equal value" (Todas las vidas o todas las personas tienen el mismo valor o valen lo mismo) reza el lema de la Fundación Bill and Melinda Gates.

Pero de lo que trata este post es de los otros que podemos ser nosotros mismos, quiénes en nuestra búsqueda por darle un sentido a nuestra existencia nos hemos detenido en experimentar los placeres que nos brinda la carne, la lujuria, el alcohol o las drogas. Hay gente más sensible que otras y una vez se prueban algunas cosas es difícil no volver a ellas pues lo que sentimos estando bajo su influencia es tan intenso y extraordinario que nada en la vida a partir de entonces es comparable a esas sensaciones... Sexo, alcohol, cocaína o heroína actúan sobre los centros de placer de nuestros cerebros. Los expertos dicen que algunos podemos ser más propensos que otros y quedar enganchados con sólo tratar una primera vez...

En otras palabras, podemos ser adictos en potencia, serlos en teoría mucho antes de entrar en contacto con aquello que desencadena nuestra dependencia (juego, alcohol, pornografía, drogas). Y una vez iniciados por más que nos digan, por más que nos adviertan y sin importar cuantos tratamientos nos obliguen a tomar la probabilidad es altísima de que volvamos a ser reincidentes.

A mi cuñada y a mis sobrinos yo me le parezco al personaje que hace Charlie Sheen en "2 1/2 men". Comencé entonces a prestarle atención desde hace un par de años atrás por esas referencias. Espero, no obstante, que el parecido termine ahí y sólo tenga que ver con la actuación que hace de ese personaje y nada que ver con la clase de vida que lleva fuera de las cámaras. Me gustaría, eso sí, tener la cantidad de dinero que tiene y haber estado casado con Denise Richards...

3 comments:

Anabel said...

Le incluyen en una lista de los 'horribilis' para casarse jajaja http://bit.ly/hvgeRv

Argénida Romero said...

Interesante reflexión. A veces no es ser o no ser la cuestión, sino como ser o no ser.

Tu último deseo...jejjeje

Raymunde said...

¿Pero qué hizo esta vez Charlie? Me quedé con la incógnita.
Estoy de acuerdo, Fernando, en que hay un porcentaje de población más propensa a la adicción que el restante. Hay que conocerse a si mismo para no caer en las trampas que a veces nos hacemos nosotros mismos.