Thursday, March 24, 2011

Dualismos

                           Esta foto tiene que ver muy poco con el contenido del post

A las 5:30 AM suena insistentemente la alarma del teléfono (ya no es del reloj). Se oye lo bastante fuerte como para despertar a todo un regimiento. Me avisa que es hora de levantarse. No saben lo que daría en ese instante para no hacerlo. Me gustaría quedarme en la cama y en medio de la somnolencia se me ocurre que podría llamar al trabajo diciendo que estoy enfermo, que no me siento bien, cualquier excusa con tal de no moverme y quedarme acurrucado debajo de la colcha.

Aproximadamente dos horas más tarde estoy ya en la calle, en la autopista para ser más precisos y voy escuchando música en la radio. De repente me doy cuenta cuán rápido las cosas cambian. Estoy ahora bien despierto y me alegro muchísimo de que no haya llamado para decirles que estaba enfermo. Los aires en estas horas tempranas de la mañana son tan inspiradores. Glenn Gould es un genio y lo demuestra tocando la sonata No 13 de Mozart. ¡Qué mala suerte que no he podido encontrar ésa grabación en YouTube!.. Pero dicen hasta el cansancio que para muestra sólo basta un botón... Aquí está!

¿Y porqué no quería levantarme yo? Sencillo, todo tiene que ver con la ocurrencia mía de ayer de que los miércoles eran los nuevos viernes y si era viernes pues entonces me entraba el deseo incontrolable de tomar cervezas y a las 3 de la tarde y antes de pasar por dónde los chinos -se me antojaba arroz blanco y pollo con brocolí  + unas alitas de pollo fritas-, compré unas cuantas de aquéllas y comencé a tomarlas antes de comer... bajé la comida no con agua sino con un par de las cervezas esas pero ellas no fueron suficientes para calmarme y como a las 7 de la noche tuve que echar mano a lo que quedaba en la nevera de una botella de Ron Barceló Imperial.

A las 9:30 de la noche no pude aguantar más. Me costaba muchísimo trabajo mantener los ojos abiertos y con dolor de mi alma (es sólo una expresión) tuve que cortar la película que estaba viendo (One flew over the cuckoo's nest) para irme a acostar antes de tiempo. El film promete ser muy bueno. Los primeros 30 minutos son muy entretenidos... la tendré que recomenzar para coger el hilo.


La cosa más importante y que me intriga mucho desde la escuela primaria es cómo es posible que uno cambie tanto en cuestión de horas. A veces de minutos. Es aterrador el que uno sea una persona ahora y en pocos minutos pueda llegar a convertirse en otra, de manera acelerada y drástica. El que nuestros estados emocionales dependan tanto de variables internas que no controlamos o sí podemos controlar pero que no nos da la gana hacerlo porque preferimos llamar a un miércoles que es un viernes y porque nos llevamos del gusto haciendo algunas cosas y alteramos nuestros equilibrios internos sin darnos cuenta o porque la fulana aquella es hermosísima sexy e irresistible y desencadena en nosotros reacciones en público que nos avergüenzan o porque tenemos hambre y sed y no somos los mismos que cuando estamos saciados y satisfechos.


2 comments:

Maribel said...

El film "One flew over the cuckoo's nest"es muy bueno Fernando, es uno de mis favoritos.

Te gustará.

Fernando said...

Lo terminé de ver hoy y no sólo me gustó, me encantó.