Wednesday, October 12, 2011

Los sonidos de la mañana

El día de hoy me ha dado con prestarle atención a detalles que en otros momentos no se me hubiera ocurrido tenerlos en cuenta. Son tan banales, casi intrascendentes. Me fui a cepillar los dientes pero no dejé el café haciéndose como en otros días.

He querido oír el sonido que hace el agua caliente cuando a borbotones sube apresurada a mezclarse con el polvo ese que espera paciente para entintarla de su negro marrón.

Me parece atractivo el vapor que emana de esta operación simple, las formas que toma hasta desaparecer. ¿Hacia donde se dirigirán esas gotitas de agua casi invisibles?

Y al fregar las pocas cosas sucias del día anterior, que a mí nunca me parecen pocas, he reparado en el silbido que produce el agua al salir precipitada de la boquilla del grifo. ¿Cómo no me había dado cuenta antes?

También he pelado unos plátanos y los he puesto al fuego en una olla-sartén. Curioso el glu-glu-glu o qué se yo cómo se puede reproducir eso al escribirlo; ese sonido que produce el agua unos minutos más tarde cuando empieza a hervir.

Me pongo a pensar que esos mismos sonidos son los que uno identifica y también echa de menos cuando deja de vivir con otras personas en la casa y en las mañanas cuando estábamos acostados y medio dormidos percibíamos el ajetreo en la cocina, el ruido que producen los platos, las cucharas y los cubiertos al chocar.

Asimismo el trajín con las pailas y los calderos y así una infinidad de pequeños ruiditos que resuenan en el tiempo y que a mí en este momento me parece escucharlos como si hubieran sido preciosas melodías.

No comments: