Wednesday, November 16, 2011

Ocupar la NBA

Existe una expresión en francés que dice, "plus ça change plus c'est la même chose", que quiere decir, más o menos: "mientras más cambian las cosas, más resultan ser las mismas".

Por más que el ser humano estudia y evoluciona, todavía sigue reaccionando en base a sus instintos más primitivos y elementales. ¿De qué otra manera podría explicarse el tranque, el empantanamiento en el que se encuentran las negociaciones entre los jugadores y los propietarios de los equipos de la NBA (National Basketball Asociation). 

La temporada debió iniciarse a finales del mes pasado y hasta la fecha de hoy no se vislumbra ningún tipo de acuerdo entre las partes que posibilite un retorno a las canchas de juego para finales de Diciembre. Se habla de que el calendario completo de juegos podría cancelarse si no se llega a tomar con tiempo una decisión que satisfaga las aspiraciones de los dos grupos en disputa.

No hay que ser mago para descubrir que la base de los desacuerdos que dividen los unos de los otros no es otra cosa más que dinero. Exactamente eso: ¡dinero y más dinero! No logran ponerse de acuerdo de cómo van a repartirse el botín...; es la avaricia y el orgullo de no dar su brazo a torcer lo que los mantiene separados y aislados, incapaces de construir un puente que los una.

Prefieren en cambio perderlo todo y son capaces en su ceguera de matar la gallina de los huevos de oro a tener que darle la razón al otro. Esta gente produce un espectáculo, pero quién en definitiva paga por él es el público que deja de vivir su vida para entregarse por entero a seguirlos. En última instancia, la huelga a quién afecta es a estas personas y a otros que se ganan la vida alrededor de estas actividades.

A mí me tiene sin cuidado lo que menos del 1% de estos individuos hace o deja de hacer, pues aunque yo disfruto el entretenimiento por un día y hasta dos, los deportes profesionales no me quitan el sueño y puedo verlos como lo que son y nada más. Ya lo he dicho en otra entrada, al fin y al cabo no soy yo quién juega ni quién se gana todos los millones del mundo practicando esa profesión.

Los que sí me preocupan son el 99% + restante, todas esas personas que siguen con entusiasmo los partidos de baloncesto. Esos que lo dejan todo para ir a verlos en vivo o en la TV y los siguen de manera ferviente a través de los medios. La huelga es a ellos que los afecta y si observamos claramente ellos son en definitiva la presa a disputar.

Ahora bien, ¿no sería justo que esos que pagan reclamaran sus verdaderos derechos?. El hecho de no estar organizados no le da voz ni voto pero moralmente ellos son los verdaderos dueños del negocio y deberían estar representados y en su defecto deberían declararle la guerra a todos estos avaros y angurriosos que lo quieren todo para ellos.

Si se fijan bien existe una similitud entre los movimientos que llaman a ocupar a Wall Street denunciando la desigualdad existente entre el 1% que lo tiene casi todo y el restante 99% que se reparte las miserias, de igual modo en la NBA menos del 1% que representan los jugadores y los propietarios de los equipos controlan si se juega o no en las canchas de baloncesto perjudicando con ello a la gran mayoría que viene a ser más del 99%.

Por eso y en nombre de ese 99% +, llamo a todos a unirse y de forma unánime reclamar sus derechos y Ocupar la NBA #ONBA. El poder es de todos (nosotros) ustedes, pues sin ustedes no hay presa, no hay botín para repartir. Sin la asistencia de los fieles fanáticos que pagan para ir a presenciar los partidos ....

No comments: