Saturday, December 31, 2011

Hechizo

Voy a aprovechar que estoy bajo el efecto de un hechizo, uno al que me someto con mucho placer todos los días provocado por los efluvios que emanan del café recién acabado de preparar, para hacer una última entrega este año.

El café, ya saben, es nuestra droga preferida y lo disfrutamos desde el primer momento en que sus partículas invaden el ambiente con su olor característico, tan embriagante, penetrante y estimulante de los sentidos. No paramos hasta que la última gota de la taza, pozuelo, vaso ha caído dentro de nuestra garganta ..., a destiempo. Siempre a destiempo. Siempre nos parece que se acaba demasiado rápido.

Los últimos meses de este año han sido muy fructíferos en cuanto a ponernos a pensar, reflexionar y cuestionar los parámetros lógicos en que se desenvuelve nuestra vida.

Dos cosas quiero resaltar de las conclusiones a las que he llegado. La primera ya la había mencionado antes y es que necesito otro trabajo, uno diferente del que tengo ahora. Este Lunes finalmente presentaré la carta de renuncia de donde estoy y será efectiva en 2 semanas. Trataré lo más rápido posible de conseguir otro. Si no, pues viviré de la caridad pública, de los familiares y de los amigos.

En la segunda cosa, algunas experiencias particulares han influido en lo que voy a decir y desde ya alteran la manera de relacionarme con las personas que me interesa mantener cerca de mi vida... Independientemente de los grandes desafíos que presenta el mantener una relación con otro ser humano, no deben ser los eventos que nos separan, los malos momentos, los que deben servir de base para el éxito y continuidad de la misma, sino las instancias que los unen, aquellas que los hacen estar juntos y buscarse, en suma,  los buenos momentos que se han compartido a través del tiempo y los años los que deben tomarse en cuenta.

2 comments:

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

Parece que se te avecinan tiempos llenos de cambios, cambios buscados y alentados. Muchísima suerte Fernando. Un abrazo y ... un beso claro!

Fernando said...

No se avecinan querida Carolina, esos tiempos ya están aquí. Agradezco de todo corazón tu buenos deseos, el abrazo y el beso, sobretodo el beso... Nos vemos en España uno de estos días!