Wednesday, December 21, 2011

La foto en que no estás

Había oído esa historia antes y la noche del Domingo la volví a escuchar. He ahí una foto de la familia, una foto grande proyectada en la pantalla portátil que adosaron a la pared para rememorar en imágenes tiempos pasados, recientes y no tan recientes en ocasión de la celebración del aniversario que los volvía a reunir a casi todos.

En esa foto aparecen todos los integrantes menos ella. No los conté, pero eran muchos y era la única que faltaba. ¿Acaso no era un miembro de la familia también? Era una foto muy vieja, en blanco y negro, no porque fuera tirada adrede o reproducida así por razones artísticas sino porque en los tiempos en que fue tomada, la fotografía a colores era muy escasa, casi inexistente.

Probablemente, las pocas cámaras a colores que existían en esa época debían ser muy caras, inaccesibles por el precio para mucha gente, pero sobretodo para los bolsillos de un fotógrafo provinciano.

Parece que es la única foto que queda de la familia completa y el hecho de no figurar en ella debe haberla perseguido y atormentado durante toda su vida. Tanto así que cuando una parte de la concurrencia con edad suficiente para reconocer quién era quién en ese entonces no la pudo descubrir dentro del grupo, ella saltó a explicar con increíble rapidez, como si lo tuviera todo bien memorizado, el porqué no estuvo allí. Lo debe haber tenido que contar muchas veces.

Se estaba bañando, probablemente preparándose para el acontecimiento y cuando logró salir, José, el fotógrafo ya se había ido en su motor. Nos contó que lloró muchísimo, sin parar por horas y yo creo que todavía es la hora que le duele bastante a pesar de querer disimularlo con risas, el ser la única persona que no está en la diapositiva.

Y lo que duele más, quizás, es la impotencia, ese sentimiento de indefensión ante lo que no se puede cambiar, el no poder volver el tiempo atrás para estar ahí presente como todos los demás para siempre.

2 comments:

Anonymous said...

Interesante historia y muy doloroso ese sentimiento de la impotencia, me imgimo que en su momento todo ser humano lo ha enfrentado y lo peor es todo lo que se queda prisionado dentro que se covierte en una coriente de pensamientos negativos que llegan a afectar hasta la personalidad

Anonymous said...

Lo que me pregunto es qué dolería más el no estar en la foto o el sentimiento de que no se es parte de ese grupo, el sentimiento de que "no soy yo" una persona de ahí. El que "me sacaron" o "pueden atentar" contra mi pertenencia a ese grupo... sigo pensando que nuestras familias, esa red invisible de lealtades inconscientes, como diría un viejo amigo, sigue siendo sumamente importante para nuestra identidad, es como si la lleváramos en nuestra mochila de nuestra historia y no es posible sacarla de allí. Entonces me pregunto, dónde está el sentimiento de impotencia en el hecho de no estar en la imagen de la foto, o en todo lo que involucra el "no estar" en esa, mi familia. si pudiera tomar el mejor trago, en la copa mas hermosa de ese café... brindaría por nuestra amistad, en esta Navidad. Un abrazo. O.M.D.