Sunday, February 27, 2011

Other important skills we should learn

¿No les parece, que se le da demasiado importancia a las calificaciones que la gente obtiene en la escuela y también en la universidad? En todo caso a mí sí me parece.Y por igual es irracional el tanto énfasis que se le da a tener títulos. Algunas personas y en especial en algunos países los usamos como si fueran rangos nobiliarios.

Pero no me malinterpreten.  No es que no sea importante sacar buena nota, porque sí lo es, pero para serlo verdaderamente eso tiene que estar acompañado de otras condiciones y para mí esas son más importantes que sacar muchas A o tener PHDs y maestrías a diestra y siniestra y de eso se trata este post.

¿Saben cómo termina la película The Social Network (hace una semana que la vi)? Uno de los personajes le recomienda a Zuckerberg, el jefe mayor de Facebook (quién según la película, en las pruebas SAT -el test de aptitud que se usa como modelo para entrar a las universidades americanas, tenía lo máximo: un perfecto 1600), que él no debería esforzarse tanto por ser un "asshole" (si alguien sabe cómo se traduce de manera apropiada esa palabra al español le agradezco que me lo haga saber, talvez 'hijo de puta' estaría bien).

Porque en realidad de eso se trata todo en la vida, de qué tan simpáticos, buena gente, bondadosos y amables podemos ser con los demás seres humanos. Pero siempre nos vamos a encontrar con personas con las cuales es sumamente difícil hacer eso porque ellas hacen todo lo posible, todo lo que está a su alcance para caerle mal a los otros, a nosotros (¿será que no se dan cuenta?) que aún los más avezados tienen que rendirse y darse por vencidos con ellos y los dejan, los abandonan para que sigan su camino por la vida.

De igual manera como hay clases de física, matemáticas, lenguaje deberían haber clases que enseñen a la gente a comportarse con buenos modales, a no ser indelicados, de mal carácter o "rudes"; deberían existir cursos que enseñen a la gente a controlar sus emociones, controlar la ira y el enojo a no herir a sus semejantes no únicamente de manera física sino también de palabra, de manera psicológica aprendiendo que las expresiones tanto verbales o no producen un efecto y deberíamos ser conscientes y responsables por ello.

Al mismo tiempo y es tan importante como lo anterior, deberían existir calificaciones para estas últimas y ellas deberían servir de contrapeso para sopesar las primeras y sólo cuando haya un balance adecuado y satisfactorio de ambas entonces y sólo entonces debería darse la luz verde para proseguir con la continuación de nuestras vidas.


Saturday, February 19, 2011

Unfairness

(This is an international Cafe and the visitors speak very different languages)

That life is unfair, we all know that.

Just recently she -an old friend of mine, told me she didn't correspond to me long time ago because she didn't believe I could be really interested in her. Meanwhile, she was interested in me but not to the point she would accept to be my pastime or what she thought were the reason why I was after her.

What were my thoughts at that time? I don't know. I don't remember but because she never gave me the opportunity, she (or should I say we?), never knew or would have known what were my real intentions back then. But let's say she was right and I was not thinking of her the way she wanted me I were, did all the relationships start from the beginning with an end in mind, with some sort of commitment? Who is willing to enter in a relationship type of thing with somebody thinking from the start this is something short term, long term, just for the moment or for a long time?

Isn't it scary that immediately you are born somebody reminds you (or your mother because unless you're quite gifted you still don't speak the language or any language at all: you're so busy trying to make sense of all the things happening around you, the noise, so much light, the hunger, thirst, and much more) that one day you're going to die? It's true but you don't want to know. At least not yet. Right?

The thing is that she told me what I just described in a phone call. Why telling me this now and not before when everything was possible?  Because now, I presume, she has had a taste of life, she knows better and perhaps things didn't go the way she wanted them to go and maybe she is regretting that.

Reasons to get disappointed? She sure has! She misses our conversations, our disagreements, the opposing ways we see and discuss things.., I'm sure she's not getting anything close to that. Quite the contrary and a lot of people is suffering the same kind of situation. Life is boring if we don't get to steer ourselves out of the routine we can fall into easily.

And not to go very much further with this theme, I think this is clearly a very good case of self-fulfilling prophecy. Sometimes we tend to think something is real and we act upon this premise which in turn made it very real in its consequences.

Today with the wisdom only time gives, she thinks totally different. Had the possibility of going back in time existed, I know she wouldn't hesitate to surrender to my 'charms' even if the question of her being only a pastime for me were still hanging in her head. The experiences of life she could have had are now more important than all of the things she has accumulated so far. And the question must be haunting her: was it worth it? To go for the perfect life instead of the interesting one as Penelope Trunk would put it...

But there are things in humans we can't change even if we want and try to. I saw her and my eyes didn't like what was in front of them. I think now it's too late for trying to make that lost connection.

Thursday, February 17, 2011

Ideas escurridizas

Tengo varios días tratando de escribir un post sobre un tema y la idea la tengo muy clara en la cabeza pero no he podido en el instante ponerla en un papel porque siempre estoy haciendo algo que me lo impide. Ya sea que he estado conduciendo o que voy caminando por la calle, lo cierto es que en cada ocasión algo me ha impedido el tomar una nota rápida.

Esta mañana por ejemplo tenía la idea en perfecto estado de fruición y estaba loco por detenerme o quería encontrar un semáforo en rojo para rápidamente asentarla en una libreta y cuando al fin lo encuentro la luz cambia casi inmediatamente a verde evitando el que pudiera escribir una mísera línea. No sucedió esto una sola vez sino tres veces. ¡Cuándo más necesito de una luz roja ella nunca aparece! ¡Ay si fuera lo contrario!

Cuando al fin logro estacionarme y creo tener tiempo suficiente para ponerle tinta a mis pensamientos estos o las palabras que los representaban ya se han ido. Por más esfuerzos que hago por acordarme no llego a conseguir absolutamente nada. Bueno, no fue que lo perdí todo pues la idea no se ha ido, todavía persiste pero no con las palabras exactas que tenía seleccionadas y que encajaban perfectamente con eso que quería decir.

Parecería como si todo estuviera conspirando en contra de la expresión de mis ideas, como si estas estuvieran condenadas a existir sólo en mi cabeza o un plan macabro hubiera sido diseñado de manera específica para  impedirme plasmarlas de manera definitiva en algún medio perdurable.

Por ahora, entonces, tengo que conformarme con esta incómoda sensación de saber que tenía algo entre las manos, algo que no he podido asir a plenitud y en cambio se ha escapado como agua que se escurre entre los dedos por más que he intentado encontrar a tiempo un recipiente adecuado que hubiera sido capaz de retenerla.

Sunday, February 13, 2011

Adaptarse es la clave del juego

Una amiga me pregunta que en qué trabajo y si me gusta lo que hago.

Le respondí a su primera cuestión pero me refrené de contestarle directamente a la segunda. Preferí más bien enmarcar esa última respuesta de otra manera. El asunto no era si me gustaba o no lo que hacía pues en realidad aún las cosas que disfrutábamos con el tiempo también dejaban de agradarnos.

Es un hecho, el ser humano no hace otra cosa más que cambiar. Lo importante era si nos adaptábamos o no, porque aún aquello que supuestamente 'nos gusta' tiene un lado negativo y todo al final dependerá de si somos capaces o no de manejar esas cosas que no nos satisfacen, o nos irritan.

Adaptarse parece ser la palabra clave, ya sea que nos lancemos a lo desconocido o nos dirijamos con confianza hacia lo que creemos es un oasis o por lo menos uno de esos sectores donde residen la mayoría de nuestros afectos.

Lo anterior es aplicable a todo: nueva realidad, nuevas relaciones, nuevo país. En todo tiene que haber un proceso de adaptación y la actitud que tomemos es crucial para determinar lo bien o mal que nos llevaremos con las cosas que hacemos.

Hice cuatro años de universidad. Pude haber estudiado física pues me gustaba muchísimo. Había descartado la literatura pues me parecía muy fácil. Para la misma época también comenzó a gustarme la biología y la filosofía. Pero decidí estudiar psicología pues era lo que pensaba (y todavía pienso) era lo que me creaba el mayor vacío en ese entonces.

Hoy sé que con la psicología no he podido encontrar las respuestas a las cuestiones vitales que intentaba darles una explicación (talvez no existen en ninguna parte) pero si hubiera estudiado otra cosa hubiera persistido en mí la duda de qué hubiera pasado si en vez hubiera escogido psicología... Vivir con esa duda me parece que hubiera sido algo insufrible.

Las cosas son de una manera cuando las ves desde fuera y otra muy diferente cuando estás adentro. Y es difícil hacer una conciliación exitosa pues no se puede estar a plenitud en varios lugares al mismo tiempo.

Por eso hay que ser cauto y aún esas cosas que prometen mucho y creemos no podemos vivir sin ellas, ellas guardan sorpresas para nosotros que sólo descubriremos cuando hayamos recorrido un trecho muy largo y entonces hay que seguir adelante porque retroceder ya no es una opción, primero porque no es posible y segundo porque todavía no hemos descubierto la manera de viajar en el tiempo.

En cambio algunas cosas que en apariencia podrían resultar totalmente incompatibles con nosotros si cambiamos de actitud y nos damos tiempo o le damos tiempo, permaneciendo abiertos, limando fricciones, adaptándonos (en otras palabras), entonces podrían no resultar tan malas, tan complicadas o tan incompatibles con nosotros mismos como originalmente habíamos pensado.

Sunday, February 6, 2011

El mensaje de Charlie Sheen

¡Pobre Charlie Sheen! No sale bien de un escándalo cuando ya está metido en otro.

Me imagino que todo el mundo sabe quién es él. Y no tanto porque han visto su popular serie "Two and a half man" o sus otras actuaciones en la televisión o en el cine sino por sus últimas travesuras. ¿Cuál le proveerá mayor reconocimiento, sus travesuras o sus actuaciones?

Así como él hay muchos y muchas. Personas que aparentemente lo tienen todo, dinero, fama, ¿amor?, y ello no es suficiente para que lleven una vida ejemplar de acuerdo a lo que la "sociedad" considera como tal: Lindsay Lohan, Britney Spears, Tiger Woods y la lista se alarga bastante.

No hay que ser rico, famoso o una celebridad, sin embargo, para padecer los mismos síntomas que ellos. Aburrirse, perder el interés por las cosas, por la vida y hastiarse de todo son cosas prevalentes ahora más que nunca en nuestro mundo actual que para no pocos carece de significado y escasea en cuanto a valores por los cuales luchar (aunque no quiere decir que en otras culturas y en otros tiempos no hayan habido personas que no hubieran padecido de lo mismo. De hecho, los testimonios así lo confirman). Lo que ellos, esos artistas y otros, buscan no es otra cosa más que tratar de combatir con lo que pueden todo eso que los agobia.

Una vida desprovista de excitación, de emociones, sobretodo para ellos que lo han experimentado todo, no es una opción, es en cambio, una carga muy pesada que hay que tratar de aligerar a como dé lugar.

Lo ideal sería que los seres humanos pudiéramos encontrarle placer a las cosas llanas de la vida, la familia, las rutinas diarias, el trabajo, las diversiones 'sanas'. La realidad es que esas cosas cansan y no solamente a unos cuantos. Existe un sinnúmero de individuos que no se conforma con un techo donde dormir, tener con qué comer y vestir apropiadamente. Una vez que se tiene eso y más pues no es suficiente para garantizar el sentido que necesitamos darle a la existencia.

Algunas personas que son riquísimas (Bill Gates, Warren Buffett) y que se han pasado la vida entera amasando fabulosas fortunas son dichosas pues sin caer en extravagancias han encontrado placer en lo que han hecho y al final de todo un recorrido por la vida todavía experimentan placer en compartir su suerte, dedicar sus fortunas no para satisfacer las necesidades que el cuerpo les demanda sino para resolver verdaderos y acuciantes problemas que todavía persisten en el mundo. Hay que ver esto: "All lives have equal value" (Todas las vidas o todas las personas tienen el mismo valor o valen lo mismo) reza el lema de la Fundación Bill and Melinda Gates.

Pero de lo que trata este post es de los otros que podemos ser nosotros mismos, quiénes en nuestra búsqueda por darle un sentido a nuestra existencia nos hemos detenido en experimentar los placeres que nos brinda la carne, la lujuria, el alcohol o las drogas. Hay gente más sensible que otras y una vez se prueban algunas cosas es difícil no volver a ellas pues lo que sentimos estando bajo su influencia es tan intenso y extraordinario que nada en la vida a partir de entonces es comparable a esas sensaciones... Sexo, alcohol, cocaína o heroína actúan sobre los centros de placer de nuestros cerebros. Los expertos dicen que algunos podemos ser más propensos que otros y quedar enganchados con sólo tratar una primera vez...

En otras palabras, podemos ser adictos en potencia, serlos en teoría mucho antes de entrar en contacto con aquello que desencadena nuestra dependencia (juego, alcohol, pornografía, drogas). Y una vez iniciados por más que nos digan, por más que nos adviertan y sin importar cuantos tratamientos nos obliguen a tomar la probabilidad es altísima de que volvamos a ser reincidentes.

A mi cuñada y a mis sobrinos yo me le parezco al personaje que hace Charlie Sheen en "2 1/2 men". Comencé entonces a prestarle atención desde hace un par de años atrás por esas referencias. Espero, no obstante, que el parecido termine ahí y sólo tenga que ver con la actuación que hace de ese personaje y nada que ver con la clase de vida que lleva fuera de las cámaras. Me gustaría, eso sí, tener la cantidad de dinero que tiene y haber estado casado con Denise Richards...

Saturday, February 5, 2011

Así es la vida!

- Eso que piensas, que sientes en estos momentos, ahora mismo, mientras caminamos con dificultad sobre la nieve y que luego vamos a recordar con nostalgia dentro de cinco o seis años como si estuviéramos experimentando un gran momento, eso es la vida. Y ella está llena de momentos como estos que con el transcurso del tiempo reeditamos, los rehacemos en esa máquina sofisticada y elusiva que llamamos "mente" para convencernos y hacernos creer que sí fueron eventos memorables.

- Pero no es ni ha sido la gran cosa. Tu y yo sabemos que en estos instantes nada especial está realmente ocurriendo. Nada relevante que nos llene de emoción, ninguna chispa que conmocione nuestro ser y nos haga saltar de alegría ni ningún dolor agudo que nos traspase el alma o nos haga llorar de rabia, impotencia o frustración. Sin embargo, con los años hacemos de estas pequeñas cosas, hacemos de estas vivencias grandes aventuras dignas de recordación y añoranza.

- En realidad si soy fiel a lo que está ocurriendo conmigo y a mi alrededor, aquí y ahora, debo decir que tengo mucho frío y que me produce mucha desilusión el pensar la manera como me engañaré y sin darme cuenta haré el truco de transformar estas experiencias insípidas e irrelevantes en recuerdos vívidos, grandiosos y por demás agradables.

- Por lo menos es lo que la mayoría de las personas hacen. No tengo razón para pensar que soy diferente a ellas.