Monday, December 31, 2012

Continuidad

De eso se trata todo, de continuar, de seguir, de avanzar, darle continuidad a las cosas, a los proyectos, a la vida.

Las paradas son necesarias y un cambio de año no es más que eso. Una pausa en el camino, una pausa en el andar, un marcador en el tiempo arbitrario que nos hemos inventado los humanos para descansar, para comenzar un nuevo período y proseguir la ruta marcada.

Es todo parte de un ciclo porque todo se mueve así, en ciclos, en períodos, en estaciones y al final vamos a repetir todo a menos que cambiemos de curso, de objetivos, de perspectivas, de destino.

Y todo pasa y al mismo tiempo todo vuelve. Y cuando vuelve quizás no seamos los mismos, quizá hayamos cambiado.

Y ojalá hayamos cambiado para bien o hayamos encontrado algo en el camino por qué cambiar o por quién cambiar.

Bienvenido 2013!

Desde ya vislumbramos que en su recorrrido nos pondrás a prueba más de una vez. Pero no importa, nos gustan los retos y vemos estos como oportunidades para volvernos mejores personas.

Creo que estaremos preparados para enfrentarlos y si no, haremos lo que sea necesario para ponernos a la altura de las circunstancias.

Wednesday, December 26, 2012

Asignaturas pendientes

¿Qué hubiera pasado si el mundo se hubiese acabado el 21 de Diciembre del 2012? Por lo pronto no hubiera escrito esta entrada ni nadie hubiera tenido la oportunidad de leerla.

Aunque fuera tonto el suponer que el mundo iba a finalizar ese día, no lo es el hacer suposiciones en base a si de repente el mundo se nos acabase a nosotros. De hecho el mundo se termina para cada persona que muere a cada instante por cualquier circunstancia.

Hacer ejercicios de este tipo nos ayuda a establecer prioridades y nos señala el camino hacia donde dirigirnos. ¿Qué es lo que realmente importa en este mundo? ¿Estamos preparados para lo que puede ocurrir en cualquier momento? ¿Qué cosas tenemos pendientes y quisiéramos resolver antes de partir definitivamente?

Son preguntas obligadas para quiénes no le gusten las sorpresas y debemos hacérnoslas a la menor brevedad posible. Y si está a nuestro alcance, debemos también tratar de darles una respuesta satisfactoria lo más rápido que se pueda.

Es un tema que exploramos con mucha frecuencia una amiga y yo. Antes de mudarme a New York, creí haber resuelto todos los problemas de este tipo y supuestamente estaba preparado para todo, hasta para lo peor. 

En los últimos tiempos no estoy tan seguro. Uno se encariña con ciertas cosas, con el cuerpo, con la vida y sobretodo se convierte en una víctima de los afectos que por doquier se manifiestan en una u otra dirección.

Tuesday, December 25, 2012

Festividades

Por una noche nos olvidamos de quién es cada cual como diría el cantor. Por una noche podemos dejar atrás nuestras tristezas e imperfecciones. Por unas cuantas horas podemos dejar a un lado nuestros dramas particulares y nuestras insatisfacciones con la realidad y con la vida.



De alguna manera, al estar juntos, la suma de los parciales nos completa y nos hacen sentir parte de una colectividad más grande. No nos sentimos seres fragmentados. Al unir las partes somos un todo. Eso es la Nochebuena o Thanksgiving o el año nuevo para los que tienen suerte y se dejan arrastrar por el ritual y la fuerza de la tradición.

No está mal! Eso es la felicidad aunque el efecto sea efímero. El encantamiento es parecido al del cuento aquel. Dura hasta la medianoche, talvez algo más. Unas cuantas horas más, pero no más! ...


Friday, December 14, 2012

No podemos negar el futuro

Hay problemas técnicos si queremos eliminar el futuro así por así. Porque hasta ahora ese es el lugar dónde se resuelven las insatisfacciones del hoy en día. La existencia del futuro es lo que nos permite atacar todo aquello que nos agobia en el diario vivir y que nos da fuerzas para luchar y seguir hacia adelante.

Por eso no podemos negarlo así, sin más. Si lo eliminamos de golpe y porrazo, a dónde se irían todas las esperanzas, todos los sueños y todas esas expectativas de una vida mejor que son las que nos hacen la vida llevadera y alimentan nuestros desvelos y esfuerzos cotidianos.

El futuro puede ser un constructo, un lugar en nuestra mente. Talvez no exista como entidad pero es necesario para nuestra supervivencia.

Sin él nuestra vida deja de tener sentido y se vuelve vacía y miserable. Talvez sea esa la "fe" que hay que tener y sea parecida a aquella de la que hablan los creyentes. Esa creencia de que todo va a ser mejor y por eso nos movemos. Porque si creyéramos que todo va a ser peor entonces no nos queda de otra que tirar la toalla.

Y viene la pregunta entonces de qué sería el presente. El presente no es más que la conjugación de todos los futuros anteriores que ya  hemos vivido y que forman parte de nuestra experiencia y a la vez son parte de nuestro pasado.

Muy interesante el que tanto el pasado como el futuro tienen como hilo conductor el presente. Ninguno existe en su ausencia.

Thursday, December 13, 2012

El futuro es el presente ... postergado!

Qué el futuro no existe se ha convertido casi como un clichet. Lo único aceptado como existente y real lo sería el presente. Lo cual es verdadero y falso al mismo tiempo. Si el futuro no existiese, el presente sería eterno y las cosas no cambiarían y como ya sabemos las cosas sí cambian. Tampoco haríamos nada para alterar nuestro estado actual.

Creo que de alguna manera el futuro es una especie de presente postergado que se construye en base a otros presentes y que es a la vez diferente de lo que vivimos y disfrutamos ahora, para así diferenciarlo en relación con esos otros tiempos que vislumbramos y que se experimentarían de manera distinta de como lo experimentamos ahora.

Además, parece ser que en el presente nunca estamos totalmente conformes.

Y por eso nos sacrificamos en cambiarlo. Por eso hacemos cosas ahora que nos resultan pesadas y odiosas con tal de que en otro ahora, en otro presente más lejano en el tiempo las cosas sean mejor que lo que lo son hoy y ahora. Al menos eso creemos. Esa es nuestra esperanza y eso nos mueve.

La paradoja es que todo ese sacrificio y todo ese esfuerzo que hacemos no siempre produce resultados tan satisfactorios como los que esperábamos. Porque al momento de evaluar esos resultados ya no somos los mismos, hemos cambiado.

Y aún así no nos queda de otra que seguir alterando nuestro presente en miras de un presente futuro que sentará las bases para más de lo mismo.

Hasta que nos damos cuenta que todo es parte de un juego en el que nunca ganaremos ... Los mejores tiempos los hemos dejado atrás y los seguiremos dejando ... Todo es parte de un gran esquema para decepcionarnos.

Desencanto

A veces las personas no sabemos con claridad qué es lo que queremos pero sí sabemos con certeza lo que no queremos. Es un tema de conversación recurrente en El Café.

Ocurre con las comidas, con las bebidas y también con la gente. Pruebas un plato y no tienes que saborearlo mucho para darte cuenta si no te gusta, de que no es lo que quieres. Te tomas un vaso de cerveza, por poner un ejemplo y de inmediato sabes si es lo que andas buscando. En caso de que no sea así, de inmediato lo pones a un lado.

De igual manera pueden existir cosas en el trato con las personas que producen mucho desencanto. A la más mínima exposición con ellas sabes que no vas a poder tolerarlas por mucho tiempo. Qué si sigues no podrás tener una paz duradera.

Como cuando la gente no entiende que estás indispuesto, no es tu mejor día y esa gente insiste que sí debes hacer tal cosa porque ellas sí la harían, independientemente de que hayas dejado claro que no tienes el deseo, te sientes mal o no es lo que quieres hacer.

Pero bueno, ¿y seremos locos? ¿Y quién se cree fulano o fulana de tal para decidir por mí lo que quiero o no quiero hacer?

Lo que hace sentir bien (o cómodo) a alguien no necesariamente tiene que hacerme sentir bien a mí (y viceversa).

En detallitos así es que la gente se pierde. Querer imponer nuestros gustos o querer que los demás sientan lo que nosotros sentimos es un grave error.

¿Porqué no podemos respetar el deseo de los demás cuando ese deseo es un derecho elemental que les asiste?

Es tan elemental ese derecho y de tanto sentido común que cuando uno ve a alguien queriendo transgredirlo uno se da cuenta que no vale la pena continuar, no vale la pena hacer nada. Es mejor dejar las cosas ahí donde estaban ... ¡Todo lo demás sale sobrando!

Sunday, December 2, 2012

¡Líbrame Señor!

¡Qué el glamour se va con los años, lo sabemos todos bastante bien, pero no todo el mundo está dispuesto a aceptarlo con la misma resignación!. Y se entiende, pues no hay nada glamoroso en envejecer. Es el destino al que sin excepción vamos si no morimos antes a causa de una enfermedad incurable o a consecuencia de un accidente.

No importa la clase social a la que pertenezcamos, el color de la piel, el sexo, la raza o el lugar de origen, a todos nos pasará lo mismo.

Es un hecho, sin embargo, que algunas personas envejecen con más gracia que otras. Esas se ajustan mejor tanto física como emocionalmente a esta ley de la vida.

No precisamente es el caso de este señor de 60 años (según su propia confesión) que se nos unió en la conversación que sosteníamos el otro día en la barra de Manolo Tapas. Fue uno de esos Viernes sociales a los que yo acudo regularmente a entretenerme en ese lugar. La persona con la que el señor compartía parece que se había marchado ya.

Muy agradable, muy educado y muy atento el Míster y trabaja, según nos confió, en la parte administrativa del Departamento de Educación de la ciudad de NY. Es divorciado, vive solo y sus hijos ya son mayores de edad.

Todo iba muy bien hasta que se sentaron dos chicas a su derecha. Ellas, probablemente  menos de 30 años y si no, escasamente por encima y no se veían para nada mal.

Inmediatamente las muchachas llegaron, ese hombre cambió, el tipo se transformó. Hizo un giro de 180 grados y en vez de darle la cara al grupo, nos dio la espalda y le hizo frente a las chicas de una manera tal que no podía quitarles la vista de encima.

Nos desentendimos de él y unos minutos más tarde, un vaso se desparramó en el mostrador por culpa de una de las señoritas recién llegadas y me pregunto si no sería que se puso nerviosa de tener al tipo al lado con los ojos fijos en ellas tratando sin el menor disimulo de llamar su atención.

Hasta yo salí salpicado de la bebida que contenía el vaso y aunque no duré mucho tiempo ahí después del incidente me quedé pensando en cómo alguien puede perder la cabeza de esa manera, sobretodo porque era visible que ellas no estaban interesadas en hablar con él, algo que parece, el no percibía.

La verdad es que me dio mucha pena observar eso y si fuera creyente le pediría a Dios (así dice mi mamá) que me librara de que con los años yo pudiera caer en tal grado de locura, pues tenía algo de enfermizo la manera como ese señor se volvió loco mirando y tratando de abordar a las jovencitas.

Tuesday, November 27, 2012

Y tu qué harías?

Yleana, la vecina del tercer piso, no pudo haberlo dicho mejor el otro día, al expresar la dificultad con la que se enfrentan los amigos de sexos opuestos que se gustan (o al menos uno de ellos tiene sentimientos por el otro y también puede ser aplicable a amigos y amigas del mismo sexo en caso de que por lo menos uno esté interesado más allá de la amistad en el otro u otra).

Ella me decía que todo es muy confuso y ambiguo. Los gestos de afecto y cariño entre amigos pueden tener más de una forma de interpretación. No necesariamente es una muestra de interés físico, la cercanía y las expresiones de ternura y afección. Pero sí podrían serlo. Sin embargo el temor a equivocarse o el miedo de cometer un error imperdonable que pudiera dar al traste con la relación parecería ser el deterrente principal que impide el que se avance en alguna dirección.

Nadie se atreve a dar un paso en falso o moverse hacia un espacio comprometedor. La retirada tampoco parece ser una opción deseable y viable en situaciones de este tipo. Jugársela el todo por el todo es muy riesgoso. Puedes ganar pero también puedes perderlo todo en un abrir y cerrar de ojos, si tus intereses no son correspondidos o compartidos.

Toda esa iluminación provino a consecuencia de haberse tomado unos cuantos tragos de ron mezclados con no recuerdo qué y mientras nos dedicábamos a la dichosa tarea de diseñar los preparativos de una fiesta en mi apartamento.

Hace dos meses de eso, sin embargo, y todavía estoy esperando el día y la hora en que la grandiosa fiesta se va a celebrar.

Monday, November 26, 2012

Mi Caricatura

No hay mejor manera de conocer a una persona o en su defecto, a sí mismo, que a través de la acentuación de sus rasgos salientes, esos que la caracterizan y la definen como la que se puede lograr a través de una caricatura.

Es irónico que esos rasgos no sean tan apreciables en una perfecta copia como lo sería quizás en una fotografía. Precisamente es la deformación la que contribuye a resaltar eso que estando ahí no era tan apreciable para mucha gente, incluída la persona poseedora de dichos atributos.

Se me ha criticado más de una vez el que yo me río mucho al hablar, muchas veces, sin esperar terminar una idea y más aún cuando la risa es inapropiada o no se corresponde con la seriedad del tema de la conversación que se lleva entre manos.

La semana pasada me encontré un caso extremo de alguien que se ríe superlativamente más que yo y peor aún, lo que me estaba contando era una historia más bien triste, deprimente y la risa dadas las circunstancias me pareció un tanto macabra. Escuchar a esta muchacha producía una sensación algo dolorosa.

En un momento de la conversación hasta pensé pararla y decirle que lo que me contaba no era para reírse, pero me contuve. He preferido dejar eso para cuando tenga más confianza con ella o para hacerlo en una próxima ocasión, si es que por casualidad hay una nueva ocasión. Uno nunca sabe.

Para mí fue como mirarme no en mi propio espejo sino en uno de esos cóncavos y convexos que producen la mayor de las deformaciones dependiendo del ángulo en el que uno se mire.

He encontrado una caricatura de mi mismo y si antes no le presté suficiente atención a lo que me habían dicho, ahora sí, pues he quedado bastante espantado de la imagen que me ha devuelto el espejo.

Thursday, November 22, 2012

Aguafiestas

El otro día estábamos en una actividad-fiesta-celebración que organizó la compañía en la que yo trabajo. Se desarrolló en Queens en un centro de entretenimiento grandísimo que tiene de todo: bar, toro mecánico, mesas de ping pong, billar y otras amenidades.

La estábamos pasando divino y un grupo nos fuímos a las mesas de billar. Mi amiga JB dijo que no sabía jugar y me ofrecí a enseñarle. No que yo sepa mucho de eso pero le sé poner la mano a un taco y de vez en cuando meto una bola de suerte. Conozco la mécanica, la física del juego (redundante), la teoría si se quiere, pero me falta la práctica.

Todo iba muy bien. JB aprende rápido y para ponerse más cómoda ella, de repente, se quitó el jacket con el que andaba. Esa acción puso inmediatamente en alerta a uno de mis compañeros que estaba jugando en la mesa de al lado, quién, no pudiendo evitar ocultar su admiración por lo bien dotada que lucía mi compañera de juego, hasta se ofreció a ayudarla a mejorar el tiro.

Ese fue el momento preciso en que entró VL, otra compañera de trabajo que se alarmó al ver la escena, le daría envidia lo que estaba pasando, todos esos ojos clavados en los "activos" de JB. Inmediatamente vociferó algo como WOW y se acercó a la mesa para alertarle en voz baja y al oído lo que estaba provocando.

¡Qué aguafiestas la tipa esta! Es lo que en inglés se llama una "cockblocker".

No obstante, mi amiga no le hizo ningún caso y siguió jugando como si nada hubiera estado ocurriendo. Qué yo sepa, ella no hizo nada para evitar que la siguiéramos mirando ni tampoco nos prestó la más mínima atención para ver si la estábamos observando.

La vi de nuevo recientemente y creo que vamos a volver a jugar pool uno de estos días ...

Monday, November 19, 2012

Soy libre, no tengo TV por Cable

Finalmente, después de meses y meses de pensarlo y re-pensarlo, tomé la decisión de suspender el servicio de TV por cable en mi casa. Hoy hace ya cuatro días que estoy sin ese servicio. Todavía no he tenido tiempo de sopesar lo tanto que me ha hecho falta o no. Por lo pronto es como quitarme un peso de encima.

Porque la verdad es que no veo casi televisión. A pesar de eso, tomar la decisión no fue nada fácil. Uno se acostumbra a saber que está ahí, que la tiene en caso de necesidad aunque ella pase más tiempo apagada que prendida.

A veces se paga más por la disponibilidad del servicio que por el uso que se le da. Para en el caso de que de repente a uno le entre el deseo de ver algo, la enciende, más por el hábito y  la costumbre que por el mismo deseo de obtener información y entretenimiento.

¿Acaso la TV sirve para algo más?

Hasta ahora he podido satisfacer esas necesidades de otras maneras. Y parece que ha sido así desde hace bastante tiempo. Ya era tiempo, entonces, de que me hubiera dado cuenta o de que hubiera hecho algo al respecto. Era como botar dinero a la basura y el dinero no se debe botar a la basura, así por así.

Ni aunque fuéramos ricos y no lo somos sino todo lo contrario: somos muy pobres!

Sunday, November 18, 2012

Apoyo la resistencia al "Paquetazo" Dominicano

Una acción, no una imagen, vale más que mil palabras. Ya lo decía José Martí que "la mejor forma de decir es hacer".  Por eso ayer me uní al grupo que se decidió a protestar "El paquetazo" frente al consulado Dominicano en Nueva York desde las 9:00AM hasta la 1:00 PM.

Llegué alrededor de las 11:30 AM y permanecí como una hora, pues tenía otros compromisos de por medio. En lo que estuve ahí me alegré por el orden, la espontaneidad, las consignas que se lanzaron y el entusiasmo de un público de todas las edades pero en especial por el componente joven y muy joven que no le tuvo miedo al frío y se hizo presente y se manifestó decididamente en contra de las medidas impositivas e impopulares que afectan sobretodo a la clase media y los más pobres en la República Dominicana.

video


Debo resaltar la alegría que me dio encontrarme con Sonia Tejada y Sara Pérez protestando. Ellas, dejando de lado sus obligaciones particulares, se sumaron a esta demostración de respaldo a los sectores que rechazan el aumento significativo de la carga impositiva de los dominicanos, mientras sus líderes viven una vida de lujo y despilfarro, irrespetando los derechos humanos y haciendo leyes que sólo los benefician a ellos mismos.





















De igual significación, vale destacar el hecho de que tanto en Estados Unidos como en otras partes del mundo y en especial en la República Dominicana, las dominicanos están despertando de lo que parece haber sido un sueño o una anestesia que le hubiesen administrado.

Su descontento no busca ser canalizado a través de los partidos políticos tradicionales, sino a través de protestas como estas, espontáneas, utilizando los medios sociales y sin que haya dinero de por medio para participar en ellas.

Sólo el bien común, la lucha en contra de las injusticias y la búsqueda del bienestar colectivo es lo que parece ser la motivación que los une a todos que como en el resto del mundo ejercen su derecho a quejarse de las cosas que los afectan y que están mal en la sociedad.


video

Sunday, November 11, 2012

Tarde de perros


Una tarde de pesadilla de la que no me quiero acordar, fue la que pasé el Sábado siguiente al paso de Sandy, el huracán-tormenta que descarriló el tren de vida de los newyorkinos y acabó por descarrilarme a mí cuando por tratar de conseguir gasolina me quedé sin gasolina en medio de una autopista de New Jersey.

Como oyen: mi odisea comenzó alrededor de la una y media de la tarde cuando decidido a hacer algo para conseguir el carburante, salí para la calle. Primero fui al banco pues estaba seguro de que iba a necesitar cash pues a nadie le venderían con tarjetas de débito ni crédito. En el camino alcancé a ver una fila enorme que daba vueltas a una manzana y cruzaba varias calles.

Me apresuré, conseguí el dinero y di la vuelta rápidamente y me puse en la cola e igual que yo, así hizo mucha gente detrás de mí para después de 2 horas venir la policía con altoparlantes a decirnos que teníamos que movernos de ahí porque no había gasolina en esa estación que debía suplirnos del combustible.

Ellos, los policías, nos indicaron hacia donde debíamos dirigirnos y yo me decidí por la bomba de la 181 St y Amsterdam en dónde con asombro nos dimos cuenta que la fila llegaba hasta más allá de la 190 St. No nos quedaba de otra y yo al igual que otros nos dispusimos a seguir el orden. Al rato y cuando habíamos avanzado algunos metros, llegó un taxista que nos dijo que él había llenado en New Jersey por Palisades y que eso no estaba lejos y que sólo nos tomaría unos 15 minutos llegar ahí.

A mí y a otros dos, nos pareció tentadora esa opción y como ya sabía donde quedaba Palisades y ante la perspectiva de pasarme 3 horas sin saber si conseguiría llegar a tiempo antes de que la gasolina acabara, pues decidí arriesgarme al igual que los dos que me siguieron.

Pero no contábamos con que al cruzar el puente George Washington Bridge la primera salida que era la de Palisades iba a estar cerrada (por la policía) y tuvimos que tomar otra salida que nos llevaba paralelo a la Palisades pero sin poder abordarla hasta que recorrimos un buen trecho. Podíamos ver la fila de vehículos abasteciéndose de combustible del otro lado. Cuando se presentó finalmente la opción debimos decidir si coger hacia el Norte o el Sur y uno del grupo señaló hacia el Norte y sin pensarlo mucho así hicimos cuando en realidad debimos haber cogido hacia el Sur.

¡Craso error! Así, en vez de acercarnos a la estación, nos fuímos alejando sin poder volver hacia atrás hasta que cansado de correr y temiendo lo peor pude dar la vuelta (¿un giro ilegal?) utilizando una pequeña entrada que se abríó en medio de la isleta que divide la autopista. Así comencé a retroceder junto a otro del grupo que hizo lo mismo que yo, pero no por mucho tiempo. El carro comenzó a fallar y no me quedó más remedio que coger la derecha de la pista para tomar el paseo o el carril de servicio y detenerme lo más pegado de la orilla de la vía.

La otra persona se detuvo y conversamos rápidamente, revisamos las opciones, pero me di cuenta que no podía hacer nada y le dije que se fuera, que trataría de ver cómo me las arreglaba. Con mucha pena que se le reflejó en el rostro, el tipo se fue y yo inmediatamente me puse a pensar lo qué podía hacer.

¡Qué sensación más incómoda esa, la de sentirse indefenso, impotente, sin un curso claro de acción y en medio de no se sabe dónde con todos esos vehículos pasándote por el lado a gran velocidad!

¿A quién acudir? ¿A quién pedir ayuda? Generalmente he estado del lado de quién ofrece la ayuda no de quién la recibe y para mí ese era un terreno un tanto desconocido.

No obstante en pocos minutos me di cuenta de que sólo mi hermana más pequeña, que es una de las personas con quién me siento más cómodo abriéndome y contándole mis cosas era la que me podía ayudar pues ella tenía el tanque de su vehículo lleno y si estaba libre vendría inmediatamente en mi auxilio... Así lo hice y de inmediato ella pensó cancelar la visita que le hacía a una amiga que acababa de dar a luz en el hospital pero le dije que ya que estaba ahí que fuera a verla porque yo no iba para ninguna parte y que podía esperar.

No contaba con lo desesperante que es esperar. Ni con que se estaba poniendo bastante frío y sólo podía acurrucarme dentro del carro para conservar calor. Logísticamente no era tan fácil para mi hermana conseguir un envase con gasolina (eso no es tan común ni necesario), un embudo para echarla y sería una proeza conseguir la dichosa gasolina ya fuera vendida o prestada.

Es en momentos así que descubres lo vulnerable que eres y te imaginas las muchas otras cosas que pudiste haber hecho para no haber caído ahí... Y así llegó la noche y como no tienes nada que hacer te recuestas del lado del asiento del pasajero hasta que de repente percibes las luces azules y rojas detrás de ti y que te señalan la presencia de un carro policial de los que patrullan las autopistas.

Pocas veces he podido alegrarme tanto de ver a un policía. Por fin había algo que podía hacerse que no era mucho tampoco. Llamar a una grúa que me acercaría a un punto con mejor accesibilidad para hacer mi rescate posterior un poco más fácil. Porque no me podía quedar ahí dónde estaba, en campo abierto, en medio de la nada.

Se hicieron los arreglos de lugar ..., lo que me costó bien caro. Ya en el destino final me acomodé como pude y con muchísimo esfuerzo traté de calmarme y relajarme pues era la mejor alternativa que tenía a mi alcance. ¿Qué otra cosa podía hacer?

Y parece que funcionó porque en la espera creo que perdí la noción del tiempo transcurrido y hasta me sorprendí cuando sonó el teléfono avisándome mi hermana que había llegado luego que finalmente y haciendo muchísimos malabares logró conseguir que le regalaran 2 galones de gasolina.

Tuesday, October 30, 2012

El dolor ajeno redime

Uno puede tratar de vivir su vida de la mejor manera posible, tratando de hacer el menor roce con las crueldades de la realidad, buscando siempre maximizar el placer y reducir al mínimo el dolor y el sufrimiento. Se puede construir una vida así y hacerlo constituye una opción tan válida como cualquier otra si ello no te da mayores problemas.

Pero sí te puede causar problemas. Porque tarde o temprano la realidad te alcanza y vas a darte cuenta de que tu vida es finita, de que no puedes escabullirte tan fácil del dolor personal, del dolor ajeno o el sufrimiento colectivo. A ese modo de vida, a esa existencia, le faltan cosas y aunque trates de llenarlas con todo lo que tienes a mano, ni siquiera la imaginación es capaz de encontrar eso que crees es lo que necesitas para proveer tu vida de algún significado valioso.

Hasta que un día lo descubres de manera fortuita y accidental, sin andarlo buscando pero forzado por las circunstancias. Quieres saber porqué eres tan vulnerable en presencia de ciertos eventos a los que se te hace muy difícil darle la espalda y te animas a interrogarte del porqué te conectas de manera tan profunda y unilateral con algunas cosas, con algunas personas sin importar si las acabas de conocer, apenas las conoces o las conoces de mucho tiempo atrás.

Al principio crees que todo ello puede explicarse a través de la empatía. Más no parece suficiente. Uno puede ponerse en el lugar de los demás y entender la posición de ellos y ellas sin crear ningún vínculo fuerte y poderoso. Tiene que haber una mejor explicación que dé cuenta de tales vínculos y ataduras. Y hasta ahora no he encontrado una respuesta mejor que pensar que eres de esas personas que se solidariza con el dolor ajeno hasta el punto de llegar a sentirlo como si fuera tu propio dolor y te crees en el deber de hacer todo lo que sea necesario y está a tu alcance para tratar de aliviarlo.

¿Sería ésta en último término una manera de tratar de aliviar el propio dolor? ¿No hay una especie de egoísmo o interés particular envuelto aquí? No lo sé y tratar de responder la pregunta conlleva resolver un dilema de tipo moral. No salir nunca en auxilio de nadie porque en definitiva no es el otro que importa sino uno mismo, parece algo cuestionable también.

Lo cierto es que me he puesto a pensar mucho en el poder redentor que podemos encontrar en el dolor y el sufrimiento de los seres humanos. No fue hasta que fui cuestionado al respecto que pude descubrir la férrea conexión que puede establecerse entre un individuo y un extraño que se acaban de conocer pero a quién las aflicciones, los sufrimientos y los pesares del primero pueden absorber al segundo hasta el punto de identificarlos como si fueran suyos.

Y quizás sea debido a ese poder transformador tan grande que provoca compenetrarse con los problemas de otros seres humanos que al principio nos rehusamos, rehuimos abrazar causas nobles, esas que implican estar del lado de quién sufre las desdichas y los sinsabores de la vida, por temor quizás a cambiar, por miedo a sus efectos devastadores y por la clase de adhesión que podrían ocasionar. Hasta que por alguna u otra circunstancia no lo podemos eludir más y lo aceptamos sin pensar, porque quizás en ese momento no vemos mejor alternativa, o tal vez por una inclinación natural a la aventura y a dejarnos llevar hacia nuevos e insospechados territorios.

Y quizás ahí está otra paradoja de la vida. Las mismas cosas que asustarían a unos son las que atraerían a otros que no siempre se dejan intimidar por los obstáculos y las dificultades que pudieran encontrar a su paso.

Wednesday, September 12, 2012

Amigos con derechos

Recientemente le propuse a una amiga que acababa de separarse de su pareja de cinco años que fuéramos amigos más que amigos, "amigos con derechos" y me dijo que no. 

Una semana antes, sin embago, me había manifestado que quería conseguirse a alguien como yo, alguien con quién poder hablar y conversar de cualquier cosa, cuando le sugerí que se buscara una persona con el propósito exclusivo de tener una relación física en lo que aparecía algo mejor que la satisfaciera. 

"El cuerpo había que disfrutarlo mientras se pudiera, mientras se llevara gusto (y cuando los otros llevaran gusto también)", era mi teoría. Y en su caso, ella debía aprovechar eso ahora, cuando el deseo de la carne todavía existía y no ha desaparecido de ella la llama que le da vida.

Mi amiga sufre de atraer personas indeseables y cae con frecuencia en relaciones abusivas en las que siempre sale perdiendo tanto económica como emocionalmente, por no decir agobiada, herida y maltratada en más de un sentido.

Ella se sentía feliz y contenta de poder estar soltera de nuevo y poder salir y hacer lo que quisiera.

Luego de mi propuesta duró como dos semanas sin hablarme. Después de ese intervalo ya todo ha vuelto a la normalidad. El Viernes pasado celebramos su cumpleaños que cayó a mediados de la semana.

Me preguntó que cuándo iba a visitarla a su casa . . . me quedé pensando: no estoy tan seguro de que quiera hacer eso ya!

Tuesday, September 4, 2012

Es más fácil querer

Estaba hablando con la muchacha de la óptica y ahora no recuerdo de qué era la conversación. Lo que sí sé es que de repente, en medio del intercambio de ideas, se me prendió el bombillito en la cabeza. Pude comprender y así se lo dije, que era más fácil querer que dejarse querer. Porque no todos los quereres son iguales ni fáciles de soportar para cualquier persona.

¿Tendrá esto alguna relación con aquello de que hay amores que matan? Puede ser . . .

Como ejemplo le puse el amor de algunas madres hacia sus hijos, pero no es exclusivo de ellas. Amor cargado de miedos y temores por cosas remotas que pudieran pasarle a ellos. Y cómo para controlar esos sentimientos ellas pudieran escoger el camino más fácil que sería controlar el movimiento de los últimos, tratando de tenerlos siempre a la vista sin perderlos por un instante aún a costa de la libertad y la independencia de ellos.

Querer, en cambio, parece ser un sentimiento, tal vez una emoción, que es como un impulso. Se quiere y ya. Con razón o sin ella, el querer va hacia adelante, transita, se mueve hacia una dirección ... El que ese querer sea correspondido o no, son otras quinientas.

El ser querido parece entrañar otros compromisos, otras responsabilidades que no siempre quién es su objeto está dispuesto a afrontar, pues los unos y las otras podrían atentar contra su libertad y su sentido de independencia.

Wednesday, August 29, 2012

Gustar

Hay días que nadie se fija en ti. Hay otros que todo el mundo te mira. Ocurre que cuando más te miran andas con la mejor ropa, la más reluciente o la que parece más cara. O te has recién bañado y hueles bien porque te has puesto el mejor perfume.

Hacerse el tonto y cerrar los ojos para no mirar el mundo como realmente es, no paga. O dicho de otro modo, sí pagamos un precio, no el que queremos, por ser idealistas y no plegarnos a la realidad pura y simple.

¿Porqué diablos nos resistimos a hacer esto todos los días? Es lo que yo no entiendo.

El mundo nuestro no es sencillamente el mundo en el que viven los demás. Valoramos otras cosas en las personas y quizás por eso nos resistimos con vehemencia a hacer las cosas que nos harían más agradables a los ojos de ellos.

Sin embargo parece que a todos nos gusta gustar. Aunque la mayoría de las veces sea por razones diferentes de aquellas por las que quisiéramos ser apreciados.

Pero al final de cuentas me pregunto, si eso tiene alguna importancia, el que uno guste por una razón diferente a la que nosotros querramos. De algún modo siempre queremos al otro-a por las razones equivocadas.

¿Es correcto querer exigir simetría?

Thursday, August 9, 2012

Le gustó mi música

Fue inmensa la alegría y satisfacción que sentí cuando el muchacho (23 o 24 años) que vende "Tennis" (¿falsificados?)en la esquina de Saint Nicholas y la calle 180 de Washington Heights en Manhattan me dijo que le había gustado mucho la música que escuchó en el radio de mi carro.

Tanto así que se aprendió de memoria la frecuencia de la emisora y no me dio oportunidad a dudar pues me la recitó de inmediato en voz alta. Le gustó tanto que la grabó inmediatamente en el radio de su vehículo. Y me contó que el día anterior por poco hasta se cruza una luz roja por ir ensimismado escuchando la música que salía de los altavoces.

Lo curioso de este caso es que la estación que este joven escuchó en mi carro no es una estación de música de rock o de reggaeton, ni siquiera de merengue, o rap. Nada parecido a eso, no es nada de lo que él habitualmente escucha. En esa emisora sólo se oía música barroca o clásica: música de Bach, Beethoven o talvez Haydn y Mozart, quién sabe.

Todo ocurrió porque el se ofreció a mudarme el carro de sitio, algo que acepté y para hacerlo el tuvo que darle la vuelta completa a la manzana para aprovechar el valioso espacio que se abrió en la esquina mencionada más arriba.

No me lo dijo de manera inmediata. Lo supe al tercer día de haberme mudado el carro. Parece que no pudo contenerse más. Supuestamente el sabía que una emisora como esa existía en el dial pero no sabía dónde con exactitud. Aparentemente su madre tiene predilección por este tipo de música. Y quizás de ahí le viene el gusto.

La ironía de todo esto es que usualmente no ando haciendo públicas mis preferencias en asuntos de música con todo el mundo (ni de muchas otras cosas) sobretodo cuando las mismas difieren mucho de la de los demás (no soy de los que le gusta alardear sin ninguna buena razón). Cuando volví a manejar el carro sentí cierta incomodidad porque me di cuenta que el volumen del radio estaba muy alto: había queda expuesto.

Pero parece que uno se equivoca. El buen gusto no es exclusivo ni pertenece a una élite... Todo depende de la exposición y si esta se da, entonces estaría en todas partes y podría ser un atributo de cualquiera, hasta de quién menos uno lo espera.

Wednesday, July 11, 2012

Un llamado equivocado

En días pasados se celebraron elecciones primarias en el partido demócrata para elegir un candidato al congreso en representación de un distrito de Manhattan. Dos contendientes luchaban arduamente por la posición. Por un lado un candidato etiquetado como "negro" o "afroamericano" que si tratamos de ser justos sería más bien mixto según un recuento que el mismo hace de uno de sus progenitores. Hay que decir que ese candidato mantenía (y mantiene) el puesto por más de 40 años.

Por el otro lado teníamos el retador, un candidato de ascendencia hispana, de hecho nacido en la República Dominicana y que por una redistribución de ese distrito que incluía ahora a sectores dominados por latinos, parece que tenía un chance real de disputarle el puesto al otro contendiente.

Y ahí viene el motivo de la controversia. El día de las elecciones un grupito estaba repatiendo volantes en la esquina de una calle y una señora que formaba parte del mismo me preguntó que si ya había votado. Le contesté que no, que no estaba interesado. Ella me replicó diciendo: ¡qué pena! ...

Esa expresión me puso un poco furioso. Furia contenida pero funia. Me dieron ganas de ripostar y lo hice pero no creo que me oyera pues ella también estaba realmente molesta y los demás del grupo le instaron a no hacerme caso ... y yo que quería que lo hiciera para entablar una discusión.

La realidad es que yo vivo en El Bronx y ese distrito no me pertenecía para votar. Pero aún perteneciendo no podría hacerlo en unas elecciones dónde la raza, la procedencia y el color de la piel eran los elementos determinantes para elegir y decidir la suerte de dos candidatos... Todas esas cosas, al igual que el sexo no se adquieren por mérito personal, se nace con ellas, no es posible cambiarlas ni hacer una determinación sobre algo que está por encima del accionar de cada uno de nosotros.

El segundo aspecto que quiero resaltar lo representa la intolerancia que manifiestan las personas cuando sus puntos de vista no coinciden con los de ellos....... Le di pena a esa mujer porque mis puntos de vista eran contrarios a los suyos. Ella asumió que por el hecho de ser latino e hispano mi voto era seguro a favor del candidato que era latino, hispano y por demás dominicano.

Y mi pregunta es, ¿dónde están los principios, los argumentos y las razones? ¿No están estos por encima de todo y de todos?

Wednesday, July 4, 2012

Indecisión

No quiero olvidar lo que hablamos porque me pareció muy importante y por eso lo voy a escribir aquí.

Tienes que tomar una decisión, se atrevió a decirme. "Llámalo un ultimátum si quieres y qué sea lo que sea, qué pase lo que tenga que pasar".

Y no paró de hablar: "En caso de que las cosas no salgan como quieras, podrás al menos salir con cierta dignidad. De lo contrario, si te quedas ahí esperando, la vida tomará una decisión por ti de todos modos y no precisamente a tu favor, lo cual te dolerá mucho más".

A todo esto yo permanecí callado reflexionando profundamente en sus palabras.

Tuesday, June 26, 2012

Todos podemos aprender de Lebron

Finalmente Lebrón James tiene un anillo de campeón. Por varios años se le había bautizado como el mejor jugador de basketball de la NBA (que es casi como decir el mejor jugador del mundo) pero hasta esta temporada el equipo (que sólo han sido dos) con el que había jugado no se había coronado campeón.

Y eso se le cuestionaba... En los juegos de equipo es costumbre restarle méritos a un jugador excepcional si la franquicia a la que pertenece no gana un título mientras ese jugador está con ella.

Hoy leo un titular que dice "lo que los negros pueden aprender de los logros de Lebron James". Y no sé porqué, pero este titular no me gustó. Eso de categorizar a las personas por el color, por su procedencia, por su estatus social, nada de eso me gusta. Leí el artículo y lo que dice de Lebron es generalizable a cualquier persona en sus mismas condiciones ya sea blanca, negra, roja, amarilla y hasta verde.

Creo que lo que el ha logrado es fruto de su asombrosa herencia genética y el esfuerzo personal que ha dedicado para desarrollar esas aptitudes físicas innatas y es aplicable no sólo a él sino a todo ser humano sin importar el color de la piel, la nacionalidad o el estrato social en el que se nace.

En lo particular, vengo de una familia de muy escasos recursos económicos, pero nunca me he visto como una persona pobre... Nací en la República Dominicana y por ende soy de procedencia latina, más sin embargo, me siento igual que los de cualquier otra raza o como si hubiera nacido en un país del primer, segundo o tercer mundo. Nunca me he visto a menos..., aunque no voy a negar el que otras personas pudieran haberme percibido a menos. Lo cual no deja de tener su ventaja si nos ponemos a observar.

El punto es que creo que discursos como ese dividen en vez de multiplicar, restan en vez de sumar... Lebron James es una persona extraordinaria, grandiosa, meritoria y punto. Todos podemos aprender de él ... todos.

Monday, June 25, 2012

La felicidad

Es difícil de definir pues cuando la tenemos no tenemos conciencia de que la tenemos, de que la estamos viviendo, de que forma parte de nosotros.

Sí sabemos que la felicidad es una meta cambiante y elusiva. Lo que nos hizo feliz en el pasado difícilmente nos haría feliz ahora y lo que nos hace feliz hoy es casi seguro que no nos hará felices en el futuro.

Como dijimos al principio, es también algo difícil de reconocer. Luego que ha pasado es cuando podemos dar fe y testimonio de que hemos sido felices. En el momento en que está ocurriendo no nos damos cuenta suficiente de que la hemos estado viviendo.

Tampoco es muy duradera. Una vez alcanzado eso que creemos nos va a hacer muy felices, descubrimos que ese efecto sólo dura un período de tiempo muy corto. Luego que pasa ese período, ese espejismo, no nos sentimos para nada satisfechos y es cuando tratamos de empezar todo de nuevo.

Y a pesar de ello no nos resistimos a su embrujo y seguimos andando como locos tratando de cortejarla y seducirla.

Saturday, June 23, 2012

Ciudadano del mundo

Le dije que me consideraba un ciudadano del mundo y me contestó que entonces mi escenario era más grande que el suyo.

Me quedé pensando que en realidad todos somos ciudadanos del mundo. Sólo basta que quitásemos unas cuantas barreras psicológicas aquí, otras geográficas allá, algunas ideológicas que nos han impuesto y nosotros mismos nos las imponemos y ya somos no sólo ciudadanos del mundo sino parte del mismo universo.

¿Porqué limitarnos y desde ya empezar a reclamar todo lo que es nuestro, reivindicar todo lo que nos pertenece?

Sunday, June 10, 2012

Sexo y libre mercado

Me ha estado dando vueltas por la cabeza el uso que se le da al sexo como mercancía, como instrumento de compra y venta, una transacción que dependiendo de las circunstancias sigue las reglas del mercado en cuanto al suministro y satisfacción de una necesidad básica y fundamental del ser humano.

Seríamos ingenuos si creyésemos que esto es sólo un asunto de oferta y demanda. Hay mucho de juego sucio, economía, injusticias y desigualdades sociales entremezclados en todo ello. Sin cuestionar la legalidad o no de la operación, me encuentro difícil participar activamente en el libre comercio del sexo.

Puedo concebir el sexo sin amor pero no puedo concebir el sexo sin besos, sin un poco de romance. No puedo concebir este acto de la unión de dos cuerpos con premura, con prisa, sin no estar apurados, sin que los amantes se toquen de manera prolongada y sin tiempo, sin esas rutinas de exploración y descubrimiento necesarias para conocerse y disfrutarse mutuamente, plenamente ...

Sencillamente no puedo!

Monday, June 4, 2012

El nuevo trabajo

Es una espada de dos filos mi nuevo trabajo. Es marketing, es seguro médico, es hablar con mucha gente y es también estar en la calle, en el medio, ver todo lo que ocurre, ser parte del discurrir del diario vivir: todo lo que me gusta.

Es asimismo la posibilidad de hacer mucho dinero aunque todavía no he tenido el tiempo suficiente para hacerlo.

Y también es tratar con una población frágil, envejeciente, agobiada de problemas y cuando no enferma, discapacitada, llena de dolencias.

Es tratar con la decadencia del ser humano, el lugar hacia donde todos vamos si no morimos antes en un accidente, de un cáncer fulminante o cualquier ataque al corazón. Sin hablar de los que deciden terminar todo antes por ser incapaces de soportar el suplicio de la existencia.

Observar eso me aterra, me deprime, me produce sufrimiento. No sé si tomarlo todo con humor o acabar en llantos... bueno, tampoco es para tanto!

Friday, June 1, 2012

Si supiéramos ...

¿Qué haríamos hoy, qué haríamos esta noche, si supiéramos que mañana es nuestro último día?

El enano de Game of Thrones parece saber lo qué tendría que hacer cuando le pide a su amante que le haga el amor como si el día siguiente fuera el último de su vida... Claro que para decir eso no usó el lenguaje llano e inofensivo que acabo de usar. ¿Se imaginan?

Últimamente me he hecho la pregunta también. No dejo de pensar qué haría si supiera que voy a morir mañana. Y como uno nunca sabe, salen a relucir muchas cosas. Hay tantas cosas irrelevantes o relevantes que se hacen o dejan de hacer o deberían hacerse.... si supiéramos.

Thursday, May 31, 2012

La vida es frágil y precaria

En días pasados dos personas jóvenes, llenas de vida han muerto. Una era la hermana de una compañera de trabajo que se fue de vacaciones a la República Dominicana por una semana y al tercer día, el Domingo 20 de este mes salió disparada por el cristal delantero del vehículo en que viajaba para estrellarse con un camión que venía en dirección contraria.

La otra era una estudiante meritoria y brillante de Yale quién acababa de graduarse Magna Cum Laude y a quién se le auguraba un futuro de escritora más que promisorio y quizás por eso recién había sido contratada por The New Yorker. Un accidente estrepitoso en el vehículo conducido por su novio le provocó la muerte este Sábado que pasó.

La primera tenía 23 años y se estaba mudando de Pennsylvania a New York al apartamento de mi amiga. La segunda sólo contaba con 22 y se aprestaba a mudarse para Brooklyn. No las conocí pero eso no hace que sus muertes sean menos dolorosas para mí. ¡Cuánta vida por delante, cuántos sueños destruidos, cuánta tristeza para todas esas personas que no estaban preparadas para darles el adiós definitivo.

En fin, todo ello me ha hecho pensar mucho en la fragilidad de la vida. En lo precarias que son nuestras existencias, en cómo en un abrir y cerrar de ojos nuestras vidas pueden dejar de existir o tenemos que arreglárnoslas sin esas personas que eran partes de nosotros mismos porque nos habíamos apegado a ellas y eran, son parte de nosotros y nosotros de ellas. Cuesta mucho, duele mucho, recuperarse cuando sin avisar se cortan los hilos invisibles, esos que sin saberlo se nos revelan y nos unen con toda esa gente con la que convivimos.

Me queda una pregunta por hacer: ¿A qué lugar van los sueños truncados, todas esas expectativas creadas, todas esas esperanzas rotas?

Sunday, May 20, 2012

No todo está perdido

El fin de semana pasado me fui por tres días a la República Dominicana. Tenía mucho que no iba y ya estaba dando mucho de qué hablar. No por nada malo sino porque la gente nos aprecia mucho. Mucho más de lo que se es merecedor y la verdad es que no hay forma cómo corresponder a tanto cariño. O sí la hay, pero no me he puesto a pensar en como hacerlo para satisfacer a tantas personas.

Parece que no encontraba bien el camino o la motivación hasta que una noche de estas no recuerdo porqué, se me ocurrió visitar Travelocity y encontré una oferta tan tentadora y tan buena que de la sorpresa hasta la dejé pasar. No obstante se me abrió el apetito y dos días más tarde encontré otra mejor y esta vez no me demoré y sin pensarlo dos veces la tomé y el resto es historia.

Al regresar a New York le conté a mi hermana las peripecias del viaje. Los pro y los contra que encontré, las pocas vicisitudes y contratiempos del viaje y sobretodo las muchas cosas buenas que encontramos allá. Me preguntó si Daniel me había prestado un vehículo y le dije que sí. Me preguntó qué y le contesté que un Jaguar que el estaba usando. Ella abrió los ojos y me dijo que con ese vehículo yo debí haber hecho que mucha gente me mirara pues ese carro era raro y muy lujoso en especial en la parte del país a donde me fui a quedar.




Le contesté que no salí en él, que lo dejé casi todo el tiempo estacionado en el patio de la casa, que ni siquiera se me ocurrió eso y que en su lugar me fui a andar en la cola de una motocicleta que un amigo tenía porque me pareció mucho más agradable y divertido sentir el viento en la cara y la emoción que conlleva andar en dos ruedas. Anduve descalzo pisando la tierra mojada, visitando casas, pidiendo que me hicieran café, sacando la gente de sus habitaciones para hablar, charlar, experimentar las emociones simples de la vida.

Tiré fotos del verdor del campo, de los árboles, hasta de una tórtola que anidó al lado de una casa y de la carretera. Me sorprendí de que las aves bajaran a los patios a comer y de que los niños ya no las apedrearan y de alguna forma sentí que no todo está perdido en el mundo.


Saturday, May 5, 2012

Yo hablo mucho!

Es un hecho que no puedo negar. Hablo mucho y en ocasiones no dejo hablar a los demás. Y me lo han hecho saber más de una vez. El origen puede atribuírse (entre muchas otras posibles causas) a haber crecido en medio de una familia numerosa donde para hacerse oír había que aprovechar la más ligera pausa si se quería entrar u opinar en una conversación. Si desaprovechabas esa minúscula oportunidad te quedabas con las ganas de expresar lo que querías decir pues el intercambio fácilmente podía girar en otra dirección de manera vertiginosa.

En ocasiones no se deja que la otra persona termine una idea o una frase de manera completa. Antes que finalice se comienza a hablar y por momentos ambas intervenciones se superponen. Se intuye el final y para quienes estamos acostumbrados, la conversación sigue un ritmo acelerado, muy animado y bastante fluido. Se cubre mucho terreno en pocos minutos.

Para los que no están acostumbrados, eso es muy rudo de nuestra parte y les parece de muy mal gusto, hasta de malos modales y poca educación. Para nosotros, en cambio, nos parece una eternidad tener que esperar que ellos terminen de formular sus ideas. Es casi una tortura la lentitud con que va todo el desarrollo del intercambio. Nos parece como si el turno nuestro nunca va a llegar y las ideas se escapan, se olvidan, cuando nos hacen esperar demasiado.

Para mí fue una salvación leer a Deborah Tannen quién clasificó y definió magistralmente estas formas de conversación. Ella las clasificaba como estilos y llamaba 'comprometido' al estilo donde los intercambios estaban llenos de interrupciones de ambas partes, las pausas eran cortísimas y las superposiciones eran bastantes frecuentes entre los hablantes. Ella pudo notar que en los Estados Unidos podían identificarse regiones enteras donde un estilo era más prevaleciente que el otro y lo frustrante que era comunicarse para las personas cuando las mismas no compartían el mismo estilo de conversación.

Entender todo eso que acabo de explicar no necesariamente se traduce en tener la capacidad de adaptarse rápidamente al estilo de conversación del otro. Los hábitos son difíciles de erradicar y hay que hacer un verdadero esfuerzo consciente para tratar de cambiar los patrones que gobiernan los estilos de conversación.

Pero sería injusto dejar al otro con la sensación de que no se ha comunicado. Hablar, comunicarse, entenderse es un placer y dar ese placer es en sí mismo tan placentero como el que obtenemos cuando hacemos lo propio.

Si no le había hecho suficientemente caso a las señales que me habían dado con anterioridad, ahora se impone que sí les preste mucha atención. Debo cambiar o adaptar mi estilo de conversación pues así lo demanda y lo requiere la población con la que actualmente trabajo. Es muy vulnerable y más que todas necesita de toda mi comprensión y esfuerzo.

Así espero hacerlo también con todas esas personas que se han quejado de que no las he dejado hablar!

Monday, April 30, 2012

Pensando en voz alta


Por momentos y no sólo por momentos sino hasta por días, meses y la vida entera, las personas somos necias. También somos vanidosos y narcisistas hasta más no poder. Y nos encanta criticar a los demás y muchas veces vemos el pecado o mejor dicho, vemos la paja en el ojo ajeno pero no hacemos lo mismo en los ojos propios.

En otras palabras, creo que aunque no lo admitamos, todos somos pecadores de una manera o de otra, lo que nos quita el derecho y la moral de andar juzgando a los otros sin reflexionar que nosotros mismos adolecemos de las mismas cosas que criticamos.

Para caer en materia voy a mencionar uno de esos pecadillos nuestros: el criticar la excesiva ostentación que hacen los demás de los bienes que poseen del tipo que sean, materiales, espirituales o carnales. Sin embargo nosotros también sin proponérnoslo o no, hacemos mucha ostentación de las cosas que sabemos, conocemos, disfrutamos. ¿Qué nos hace pensar que los demás no sufren por eso que hacemos de manera tan sutil y no tanto?

De igual manera, nos horrorizamos de ver la cantidad de errores gramaticales que la gente comete y que sólo nosotros sabemos que los cometen pues no creo que si ellos lo supieran, los cometerían y salimos con tonterías y cartelitos tratando de enseñar gramática remedial a un pueblo que no tiene remedio...

Si pensáramos bien, si razonáramos bien no sería difícil llegar a la conclusión de que la única manera de aprender gramática es leyendo libros y para mucha gente es muy tarde ya y si no lo es entonces con nuestra actitud pues los espantamos.... Me da la impresión que esa forma nuestra es otra forma de ostentación (de nuestros conocimientos y nuestra superioridad) y la misma es tan condenable como la material, la religiosa y la carnal (qué bueno o qué buena estoy, soy) que exhiben otros (no olvidemos que se trata de resaltar lo que se cree son nuestros puntos fuertes, ¿no?), y si no es condenable entonces ninguna forma de ostentación tampoco lo es ...

Monday, April 16, 2012

Fui a ver a Darrelle London

Darrelle London es una joven cantautora canadiense que por casualidad he llegado a conocer a través de twitter. Canta lindísimo y la fuimos a ver cuando nos enteramos, también por twitter, que se presentaba este Domingo pasado en Rockwood Music Hall.

Ese sitio, he averiguado, que se especializa en llevar gente nueva y parece como si se tratara de una hilera de artistas de música desfilando con el grandioso propósito de darse a conocer y desplegar sus dotes y sus canciones a todo lo largo de la noche.

El objetivo de todos ellos es exhibirse al selecto público que se da cita allí. De sitios como ese es que salen las Lady Gaga's del futuro y es reconfortante descubrirlos y descubrirlas antes de que sean super famosos.

Es un espacio sumamente pequeño y los artistas sólo disponen de una hora para presentarse. Resulta sumamente divertido porque los shows son gratis y casi al final de la presentación la bartender al estilo de como se hace en las parroquias, solicita, extendiendo una vasija, si queremos contribuir (con dinero) con el grupo o el cantante de turno... También los artistas, los músicos venden sus CD's y es agradable verlos como se manejan con el dinero y esas cosas que no son tan artísticas pero que forman parte también del mundo de ellos... Si no se preocuparan por vender y cobrar por lo que hacen, pues de qué vivirían.

He aquí una foto que me tiré con Darrelle:



Pero les tengo una sorpresa. Aunque buscando un lugar donde parquear nos perdimos parte de la actuación de D.L. y en la prisa de llegar y establecernos parece que se perdió un poco el hilo y no se me ocurrió grabar ninguna de sus canciones. No me pasó así con el siguiente grupo que se presentó a continuación de ella y de esos tipos si tengo dos videos que pude hacer con mi teléfono...

Veamos:

video

El nombre del grupo o no sé si del cantante principal es "Jann Klose" y la siguiente actuación fue electrizante. Pero no se lleven de mí, juzguen ustedes mejor por sí mismos...un ambiente buenísimo. Y por hoy ya está bueno, ¿no les parece?

video


Sunday, March 25, 2012

Una pequeña crisis

Conocen la expresión esa que dice "uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde".

No, ¡alto ahí! No vayan a adelantarse y pensar que acabo de perder algo y recién me vine a dar cuenta de lo mucho que me importaba. Por suerte todavía eso no ha acontecido. Me ha pasado, como a todos, pero no es el caso ahora. No obstante pudo serlo y sentí como si así hubiera ocurrido recientemente luego de un mes sin trabajo. La ansiedad se apoderó de mí por momentos, luego de ver que nada estaba pasando a unas escasas semanas de haber dejado mi otro trabajo, haber ido a varias entrevistas y ver que no me llamaban de manera definitiva a seguidas de ninguna.

La situación llegó a su punto más crítico cuando al comienzo de la tercera semana de Febrero descubrí con horror que no había más ofertas de trabajo para el sector que yo estaba interesado y en donde había estado enviando solicitudes desde comienzos de ese mes. Y la razón se debía a que para asegurar un puesto yo debí haber comenzado a solicitar a comienzos de año pero yo no podía en ese entonces porque puse mi renuncia el 2 de Enero y le di 2 semanas de aviso, lo que quiere decir que salí efectivamente el 16 de ese mes. Además necesitaba sacar una licencia de seguros (Accidente, Vida y Salud) que era crucial para los fines del sector en el que deseaba emplearme.

Me pasé casi una semana en una aula estudiando como un loco para conseguir esa licencia que era un requísito obligatorio y tuve que pasar dos exámenes que poca gente pasa en su primera oportunidad (dicho por los administradores del examen). El 30 de Enero lo conseguí todo por fin y entonces pensé que por tener la dichosa licencia iba a ser como pan comido ... todo muy fácil y con ello trabajo la semana siguiente.

No tan rápido. Aunque tenía experiencia trabajando en el área de la salud, específicamente en Ventas y Marketing yo estaba en desventaja porque había estado fuera de ese sector por más de 6 años. Y el área de interés era realmente nueva y mucho más delicada por el tipo de población a la que se dirige (personas retiradas en su mayoría).

Para no cansarlos, realmente conseguí emplearme no a través de los sitios de internet especializados en publicar ofertas de trabajo de las compañías sino por la referencia que me hizo una amiga de una compañía nueva en el mercado y que ni siquiera tenía anuncios en ninguna parte.... Me las ingenié para enviarles un resumé y lo demás es historia. Luego de una entrevista me enviaron un email el 24 de Febrero en donde me hicieron la oferta para comenzar el 28, la cual acepté sin titubear (seguro lo seguro) aún faltando asistir a otra entrevista con otra compañía.

Y la razón de todo el estrés inicial vino porque realmente durante mucho tiempo no me había puesto a pensar en serio en las cosas que iba a perder o debía renunciar una vez el dinero con que contaba se hubiera acabado. El pensar en las alternativas que tenía por delante y las vicisitudes que se avecinaban me hicieron realmente tambalear... Por lo menos durante un par de días. Recuerdo que la calma vino luego que comencé a aceptar cuál iba a ser mi nueva realidad y el llamado a la humildad comenzó a imponerse dentro de mi cabeza.

Y luego de esa pequeña crisis no hay día que no haya dejado de pensar en lo cómoda que ha sido mi vida estos últimos años y lo agradecido que debería estar de vivir en mis términos dando por sentado o haciendo cosas que realmente no todo el mundo puede darse el lujo de disfrutar...

Saturday, March 3, 2012

La libertad

La libertad es algo difícil de definir. Pero es una de esas cosas que uno sabe que nos hace falta a partir del momento en que no la tenemos. O que uno siente que no tiene cuando quiere hacer cosas y por alguna razón no puede. Podríamos decir que es algo que no sabemos exactamente lo que es pero aún así, podemos identificar y señalar cuando de inmediato la percibimos o en cambio podemos descubrir su ausencia cuando por algún motivo nos sentimos asfixiados de todo aquello que nos circunda (debe ser como el aire).

En otras palabras, uno sabe, sin entrar en detalles, cuando se tiene libertad y cuando no, aunque no se pueda explicar claramente el porqué. Sabemos cuando no somos libres, aún cuando sólo podamos contar con la inefable y frustrante sensación del sentimiento; aún cuando no exista ningún atajo de palabras que nos guíe y nos haga más fácil descifrar la ruta por la que podamos llegar al preciso lugar que lo describe.


Y no nos referimos precisamente a ese tipo de libertad que por razones físicas y biológicas se nos ha negado y que no podremos nunca alcanzar de manera directa, motivos que nos impiden realizar muchas cosas que quisiéramos hacer. Volar como los aviones o las aves, nadar como los peces, respirar bajo el agua son ideas que se me ocurren en el momento y así como esas hay miles de ellas.

Para mí ser libre es algo muy precioso y preciado y quizás hasta imprescindible como lo es respirar. Pero no significa lo mismo para todos. Existe en grados y parece que cometemos el error de dar por sentado que para todo el mundo es igual y que todos la vemos o la comprendemos de la misma manera. El que no todo el mundo la aprecie en la misma proporción o que las personas no la vean tan clara como otros puede hacernos aparecer en algunas circunstancias, talvez, como difíciles de entender y hasta inseguros de las cosas que queremos.

Nada más lejos de la realidad. Quizás no nos gusta que influyan en nuestras decisiones. Nos gusta elegir, formarnos nuestra propio juicio de las cosas, tratamos de ser independientes. Pero por lo mismo creemos que todo el mundo tiene el mismo derecho y por tanto no debemos influenciar las decisiones que deben tomar nuestros semejantes y en consecuencia nos guardamos de opinar sobre asuntos en los que aunque tengamos un idea clara ya formada no creemos debemos intervenir.

En mi caso particular respeto tanto la libertad de decidir, escoger y opinar de las personas sin que se ejerza ningún tipo de presión que llego hasta cohibirme en muchos casos de expresar algunos sentires y deseos míos si estos llegan a estar en conflicto con el de mis interlocutores. Me disgusta sentirme coartado, me parece un método inadecuado de imponer nuestras ideas y  a veces me excedo tratando de ser lo más cuidadoso posible en el sentido de no coartar el derecho de los demás a ser y expresarse. Es una decisión difícil de tomar a veces para no parecer demasiado complaciente, pero creo que va más en la dirección de hacer lo que se cree más correcto y racional. Hasta hace poco no había pensado que pudiera estar cometiendo un error.

Y en muchos casos las consecuencias no son muy buenas. No en todas las ocasiones se debe tratar de ser imparcial, sobretodo con asuntos que nos conciernen directamente. Por el contrario debemos ser parciales y expresar nuestras ideas y opiniones aunque con ello corramos el riesgo de entrar en contradicción con terceros. Es la única manera también de ser un agente de cambio y de tratar de llegar hacia un destino: hay que mover el timón del barco para llegar a algún lugar o sacarlo de uno. Para alcanzar una meta, un objetivo, hasta para conseguir un trabajo no se puede ser totalmente neutral. El barco no puede ir exclusivamente en la dirección que el viento quiera llevarlo. Hay que tratar de moverlo en alguna dirección o en contra de alguna.

El temor de quitarle la libertad de decidir a un tercero y el miedo de atentar hacia su derecho de ser totalmente libre, no debe llegar hasta el extremo de que parezca el que no se tengan sus propias preferencias y de que en consecuencia se corra el riesgo de que las mismas pasen totalmente inadvertidas. Independientemente del conflicto de intereses que pudiera crearse, una vez el mismo se ha presentado es prácticamente imposible no tomar algún partido y en una situación así es mejor subir a cubierta y empuñar el timón o abandonar el barco para que otros puedan dirigirlo.

Si alguien ha comprendido lo que he escrito por favor que me lo explique... No estoy seguro de qué se trata todo esto. Yo mismo no me entiendo y mucho menos pretendo que alguien me pueda entender....

Sunday, February 26, 2012

Porqué soy agnóstico

A simple vista puede parecer controversial el que la ciencia no sea lógica, pero no lo es. Para los entendidos en la materia, lógica, ciencia, racionalidad no son la misma cosa. Lo cual para nada le quita el valor que tiene ni quiere decir que el esfuerzo de la ciencia sea inútil en su búsqueda incesante por descubrir la verdad de las cosas. Ese no es el punto.

La lógica y la ciencia desde esta perspectiva pueden correr de manera separada. La lógica trata de la justeza y la validez de un razonamiento. De si es posible hacer inferencias válidas, conclusiones valederas o verdaderas a partir de ciertas premisas.

No siempre las conclusiones que sacamos de nuestros razonamientos son conclusiones lógicas: ver este enlace de algunos ejemplos de razonamientos no válidos y falacias no formales. Pero vamos a explicarnos en detalle y a tratar de simplificar todo esto.

Todo lo que se ha considerado como ciencia de manera tradicional -hasta la llegada de Popper que se encargó de dilucidar el problema de lo que debería considerarse científico o no (al menos para mí), se ha basado en la premisa de que: Si P entonces Q. Obtenemos Q (en lógica proposicional: afirmación del consecuente) y de ahí inferimos que entonces se da P (el antecedente). Lo cual no necesariamente es cierto. Lógicamente esta conclusión no es válida.

Veamóslo de la siguiente manera. Una conclusión válida es del tipo: Si P entonces Q. Se da P y de manera automática se tiene que dar Q. Dicho con palabras la afirmación anterior puede expresarse de esta forma.
Todos los hombres (P) son mortales (Q). Juan es un hombre (P), por lo tanto Juan es mortal (Q). La inferencia  o la conclusión extraída de las premisas es verdadera, es válida y por lo tanto es lógica.

En el ejemplo previo si decimos que Todos los hombres (P) son mortales (Q). Y Juan es un mortal (Q), no podemos concluir necesariamente, lógicamente que Juan tiene que ser un hombre (P). Podría serlo, eso no está en discusión, pero también podría ser un caballo, un perro o un elefante que lleve el nombre.

Y toda la ciencia se basa en esa simple construcción lógica. Tenemos ideas, tenemos teorías, hipótesis que intentan explicar el mundo y su funcionamiento partiendo de la evidencia que encontramos y toda ella cae dentro de la categoría de que por darse Q (la afirmación del consecuente) o sea, los hechos, los datos pues tenemos necesariamente que inferir P que en este caso es la teoría, la hipótesis, ella sería válida.... Y como hemos visto ello puede ser posible pero no es lógicamente concluyente, no se deriva necesariamente de las premisas

La suma de datos, la suma de evidencia, la suma de hechos aunque sea importante no justifica el hacer la conclusión de que una teoría determinada sea verdadera. Y lo que viene a ocurrir es que todas las teorías, de cualquier tipo, sin importar el campo de la realidad, ellas sólo son aproximaciones a la verdad, maneras de explicar el mundo y el universo de manera provisional, su validez no se determinará sólo por acumular elementos y evidencias a su favor. Pero eso es asunto de otra entrega.

Encontrarnos con 100,000 cisnes blancos y concluir por ello que todos los cisnes son blancos no es correcto por mucho que la tentación nos lleve a razonar de esa manera. La evidencia encontrada parece apoyar esa creencia pero no es garantía de que para ser cisne tiene que ser necesariamente blanco o de que no pueda existir un cisne negro, o rojo, o verde, etc (aunque nunca hayamos visto uno de esos).

Y lo mismo se aplica a ser creyente o no. Afirmar o negar la existencia de Dios con hechos, teorías, datos y otras evidencias es sencillamente inútil. No lleva a ninguna conclusión lógicamente válida. De hecho ambos bandos pueden traer estos elementos y presentarlos a su favor como les dé la gana... Pero son irrelevantes. A mí no me convencen. Desde el inicio hay una falla. Y como desde el principio es lógicamente imposible llegar a una conclusión satisfactoria yo soy lo que se llama un agnóstico.

Saturday, February 25, 2012

El verdadero precio de las cosas

Al iniciar el 2012 o finalizar el año anterior les anunciaba que iba a dejar mi trabajo y de hecho el 16 de Enero pasado fue mi último día en la compañía en la que he pasado los últimos 6 años y casi 8 meses. Parecería que después de trabajar por tanto tiempo en una empresa, la decisión de dejarla hubiera sido muy difícil y de hecho lo fue pero por razones muy distintas a las que tendrían que ver con el amor que se le pudiera profesar al proveedor de empleo.

Parece hasta mentira que cuando comencé a trabajar en la empresa, mi interés era solamente durar 3 meses. Sin embargo estando allí quedó vacante una posición para cubrir los clubes, bares, restaurantes y como ese sector me atraía bastante pedí el puesto y me lo dieron. Eso hizo que en vez de tres meses pasara cuatro años ahí pues aunque no ganara mucho dinero, el trabajo era muy fácil. Todavía así me lo recuerda una amiga de vez en cuando. Además, inicialmente tenía un estatus de Manager o de Supervisor que luego se quedaría sólo en el nombre por reajustes internos dentro la compañía relacionados con el descalabro económico en el 2008.

Luego vinieron otros cambios y nuestro suplidor decidió darle a otra compañía la porción del negocio que nosotros hacíamos. Y para no quedar sin trabajo, no me quedó de otra que volver a hacer lo que hacía cuando entré a trabajar: vender a bodegas, estaciones de gasolina, supermercados, farmacias, etc..Y no saben hasta qué punto he odiado tener que hacer todo eso. Ha sido un verdadero suplicio estos últimos meses haberme mantenido trabajando.

Fue toda una lucha en contra de mi voluntad el tener que levantarme muy temprano en la mañana. Todavía es algo que me parece inhumano y saber que lo que me esperaba era visitar una cantidad enorme de clientes me quitaba toda la energía desde el comienzo del día, y al atardecer cuando lograba regresar a la casa lo que realmente quería era acostarme a dormir o no hacer nada. Y todo porque en medio de una crisis como la que hemos vivido recientemente era arriesgadísimo dejar el trabajo para irse a aventurar en conseguir otro. Y eso último lo he venido haciendo entonces desde agosto del 2010 hasta el 16 de Enero de este año.

Con todo, no puedo decir que el trabajo fuera complicado. En el fondo era fácil pero no tanto para mí. Porque hacer la misma cosa una y otra vez todos los días es algo que cansa, fastidia, me aburre. La rutina no es lo que me atrae de la vida, más bien es lo desafiante, lo novedoso, lo interesante y hasta cierto punto lo desconocido.

No obstante, por todas las cosas se paga un precio... Por tener un trabajo fácil he dejado de ganar mucho dinero. Y por miedo a no encontrar otro trabajo debido a las dificultades económicas que hemos estado atravesando también he perdido dinero.

Sin embargo, de todos los precios, el peor que me he visto obligado a pagar por tratar de mantener un trabajo fácil y de poca exigencia, ha sido el tener que aguantar y soportar a gente en posición de autoridad que te falten el respeto ... Y que esa gente tenga menos méritos y que esté menos preparada que tu... Y que lo haga con muy malos modales!!!

Pero ya no más....Dejé ese trabajo y luego de un mes de tribulaciones y búsqueda incesante, acabo de conseguirme otro. Un trabajo mejor, mucho mejor. Pues sí, ayer recibí la buena noticia de que tengo una oferta, una que he decidido aceptar y que me hará olvidar todos los sinsabores por los que he pasado estos últimos años.

Monday, February 13, 2012

Porqué nos gusta el cine

El pasado sábado estaba mirando "Melinda Melinda" de Woody Allen en el DVR cuando una frase que salió de la boca de uno de los personajes de la película me hizo pararla y darle un poco para atrás para poder oírla mejor. Quería escuchar la repetición porque de alguna manera eso que se decía ahí resonaba en mí. La frase en cuestión podría traducirse así: A él lo conmueve el sufrimiento de ella (he's moved by her suffering). Esa era la frase saliente pero otras más se sucedieron para darle forma a la descripción del porqué él se sentía tan atraído hacia ella.

De repente se me iluminó la mente y encontré raro el que no pudiera acordarme de haber dedicado antes el tiempo suficiente a analizar eso, que era esa la razón por la que íbamos al cine, veíamos películas, leíamos libros o visitábamos museos. Que era ese el mismo objetivo por el que escuchábamos música, tratando de encontrar un eco en las letras de las canciones o en las notas de algún instrumento, algo que nos reflejara, algo con lo cual pudiérámos identificarnos.

Parece no ser el entretenimiento en sí, entendiendo este como la búsqueda de emociones fáciles o la simple evasión, lo que nos sumerge en un estado profundo de admiración hacia lo oído y visto en la obra de arte, llámesele como se le llame. Es esta identificación, el vernos reflejados ahí con cierta fidelidad lo que parece estremecernos y asustarnos y lo que sin habérnoslo propuesto conscientemente nos atrae y nos hace volver por más en ocasiones posteriores.

También parece haber un factor tranquilizante, un aspecto de sosiego y calma que se instala en nosotros cuando descubrimos que otras personas han pensado de manera parecida, que ellos a su vez han cuestionado las mismas cosas, y se han planteado las mismas interrogantes que nos asaltan día a día. No tiene importancia si tampoco ellos han podido encontrar las respuestas apropiadas.

Produce alivio y solaz el saber que en esta empresa de entender y entendernos no estamos solos y que otros más ya han dejado su preocupación plasmada en alguna forma de expresión que está por ahí oculta, en alguna parte, esperando que en algún momento cualquiera y de manera inesperada podamos ponernos en contacto con ella y así tener un instante de asombro y regocijo sin importar que el mismo pueda ser efímero y fugaz igual que la estrella que lleva el mismo nombre.

Friday, February 10, 2012

Me despido de la carne, la leche y los huevos

Señoras y señores, tengo que informarles de una importante decisión que he tomado. Desde hace unas cuantas semanas he dejado de comer carne, leche, huevos, ..., bueno, no del todo, pero en la medida de lo posible trato de no hacerlo. Todavía no me decido tajantemente a abandonar el pescado y los mariscos pero es lo que podría venir por añadidura pues, en teoría, nada proveniente de algo que tenga ojos debería comerse.

Y no tiene nada que ver con superstición. Tampoco me he convertido a ninguna secta o religión o algo parecido. Por el contrario, ha sido evidencia científica presentada por expertos en la materia lo que me ha llevado a tomar esa importante decisión.

Todo el mundo ha oído hablar de las ventajas que significa alimentarse con una dieta basada en vegetales y plantas exclusivamente. Sin embargo hasta que he visto el documental Forks over Knives (Tenedores en vez de Cuchillos) no me había convencido de manera tan contundente. Así son de ilustrativos e impresionantes los datos presentados por los investigadores.

El trabajo de divulgación presentado ahí de la horrenda realidad de lo que es nuestra alimentación y el papel que juega la política tras bastidores para influir en lo que comemos, ha sido lo que le ha puesto la tapa al pomo para que finalmente me decidera abandonar las fuentes de proteína animal. Esta nueva información viene a culminar y satisfacer de algún modo todas mis preocupaciones de los últimos años en materia de alimento y nutrición.

A cada quién le tocará juzgar por sí mismo y considero que es mi deber aportar, contribuir y hacer correr la voz pues los intereses que se mueven en contra son grandes y poderosos. Lo que está en juego es nuestra calidad de vida y en último término la vida de un incontable número de personas.

Y seamos honestos, pienso también en mi futuro y ese futuro no comienza mañana: el futuro es ahora, el futuro es hoy. Si las cosas salen bien y no muero antes a consecuencia de un accidente, (uno nunca sabe) debo tratar de vivir 25 o 30 años más sin dolores ni achaques. Y para conseguir eso debo tomar algunas decisiones desde ya.., no cuando estos problemas comiencen a aparecer.

Tuesday, February 7, 2012

De luto

Todas las muertes no son iguales. Algunas duelen y se sienten más que otras. Como en este caso que nos hemos enterado de la ocurrencia de varias al mismo tiempo, hasta más numerosas y sin embargo sentimos más de cerca el dolor y el pesar por la desaparición de una sola persona quién después de una larga, ardua y sostenida lucha digna de admiración, no ha podido más y se nos ha ido para siempre. No porque no quisiera quedarse en esta vida que era lo único que conocía y lo único verdadero en lo que creía, sino porque el enemigo que estaba enfrentando era más poderoso, fue más fuerte y al final pudo más que ella y la venció.

Y la razón por la que su desaparición duele no es porque fuera una celebridad, jefa de estado, heredera de millones, sino porque era fácil identificarse con ella. Amaya creó su propio mundo, un mundo particular en el que cabíamos todos, sin importar el país o la nacionalidad, un mundo moderno, virtual, transparente en el que nos contaba sus pequeñas cosas, sus triunfos y sus fracasos, su diario vivir tal como ella lo percibía y experimentaba.

De algún modo se nos ocurre que este Domingo pasado nos hemos empobrecido un poco, algo de nuestra propia vida se nos ha ido con ella y ahora nos toca tratar de recuperar eso y ver si entre las muchas cosas que nos ha dejado podemos encontrar eso que ahora nos falta, averiguar si su ejemplo nos sirve de algo; ver si nos sirve a tratar de enfrentar de manera digna y honorable el destino común que a todos nos espera.

Y creo que quizás sea posible conseguir eso. Amaya Marichal nos ha dejado su mundo y en él su historia y dentro encontramos un ejemplo vital de humanidad, valentía, humor, sentido común, alegría y muchas cosas más y estoy seguro que todo el mundo necesita o ha necesitado tener en algún momento algunas o todas esas cosas juntas ...

Siguiendo su trayectoria, estoy seguro que la pena de su partida es sólo transitoria y el legado que nos deja que es bastante copioso, nos enseñará a tratar de vivir mejor y más plenamente, al mismo tiempo que nos ayudará a convertirnos en mejores personas, mejores individuos, mejores seres humanos.

¡Un inmenso placer el haberte conocido y que hayas compartido el mundo, tu mundo con nosotros!


Wednesday, February 1, 2012

Las oportunidades perdidas

Como lo había anunciado antes aquí, deben saber que hace más o menos dos semanas que abandoné el trabajo en la compañía para la que estuve empleado por varios años. Y precisamente hoy me llamó quién me sustituyó allí para preguntarme algo y de paso me imagino, tendría curiosidad  por enterarse de mi situación laboral actual después de esas dos semanas. De antemano y más por motivo de cortesía para con mis clientes, yo lo había autorizado a que me llamara en caso de necesidad.

Hablamos bastante y caímos en todos aquellos que habían preguntado por mí... Más o menos tenía una idea de a quién o a quiénes les habría hecho falta. De alguna manera uno intuye y sabe la gente con la cual hemos conectado y establecido un vínculo aunque esa conexión no se haya hecho explícita o se haya expresado de manera formal.

Pero hubo una persona dentro del grupo que me mencionó a la que no esperé nunca que me hubiera extrañado. Y mucho menos que se hubiera atrevido a preguntar con insistencia que si no volvería más y responder que no tenía mi número de teléfono, que no se lo había dado, cuando mi amigo así le preguntó. La sorpresa es tal que he decidido que vale la pena reseñarlo porque cosas como esa no deberían pasarse por alto sin que uno fuera capaz de reconocerlo.

Porque esa señora -porque es una señora-, nunca me dio la más mínima señal de que podía estar interesada. Más bien parecía lo contrario. Sentía que me trataba con cierto desdén. ¿Sería quizás una manera de proteger alguna debilidad?

Debido a su actitud un tanto defensiva yo hacía lo mismo, la trataba con cierta distancia para no alborotarla, haciendo un esfuerzo para no darle ninguna justificación a sus señales aprensivas. Y lo que me duele ahora es que la malvada está buenísima. Tiene un rostro muy agradable con señales inconfundibles de que está en la parte intermedia o final de sus treinta pero lo que destaca, lo que es por mucho su fuerte, es su cuerpo. Tiene un figura voluptuosa, impecable, marcada por curvas (muy peligrosas) y un vientre llano y liso como el de una serpiente.

Aunque ha sido bueno para mí el enterarme, no dejo de hacerme la pregunta: ¿no hubiera sido mejor el que ella me hubiera dado algún ligero indicio, alguna pequeña pero inconfundible señal en un idioma que hubiera podido entender (no en el suyo, obviamente)? Si lo hubiese hecho así, quién sabe, las cosas hubieran podido ser de manera totalmente diferente.

Aunque me alegra mucho saber que he sido echado de menos por ella, no puedo menos que extrapolar, no dejo de sentir ese mal sabor, un sabor amargo por esta y las tantas otras veces que sin saberlo se han presentado maravillosas oportunidades y por no darme cuenta las he perdido, se han perdido, las he desperdiciado miserablemente.

Wednesday, January 18, 2012

La importancia del otro

Vivimos una época marcadamente narcisista. Un período en el que el 'Yo', los egos, están por encima de todo. Con razón pero muchas veces sin ella, nos creemos celebridades y nos hemos convertido en los principales portavoces de lo que consideramos son nuestras características más atractivas y relevantes.

No nos vayamos a confundir, sin embargo. En todas las épocas ha habido narcisistas. Lo que creo es que en este período que estamos, con el advenimiento de la red y los 5, 15 o 50 centavos de fama, hemos tenido más éxito que nunca en eliminar las barreras que impedían auto-resaltar sin culpa ni remordimiento los valores propios. Hemos perdido el pudor y como consecuencia no nos sentimos avergonzados de exaltar todo lo que consideramos meritorio en nosotros.

Hasta ahí el problema no es grave. Lo es cuando toda esa demostración de nuestras valías se logra ignorando el valor que poseen los méritos de los demás. Llamar con descaro la atención hacia nosotros sin hacer el más mínimo reconocimiento de las cosas que hacen a los demás valiosos es sencillamente de muy mal gusto y como diría Emily Dickinson a la vez triste y deprimente.

Porque detrás del otro, detrás de los otros se esconden otros Yo(s) con iguales deseos y necesidades de ser reconocidos por mí o por nosotros. Pero a veces por estar tan empeñados en demostrar lo que somos, lo que tenemos, lo que valemos, no percibimos que estamos alienando ese mismo deseo nuestro en aquella otra persona que es otro yo en otro cuerpo.

Peor aún, nuestro excesivo énfasis por hacer resaltar nuestras cualidades superiores provoca las más de las veces efectos contrarios a los que andamos buscando. De la misma manera que provoca en nosotros resistencia ver ese auto-despliegue desenfrenado de cualidades sobresalientes en un tercero, asimismo esa misma resistencia provocamos nosotros en los demás, en los otros y así nos autocancelamos mutuamente.

Si nos ponemos a analizar, el otro del otro soy Yo y por lo tanto tratarlo, tratarla, tratarlos bien es una manera de tratarme bien a mi mismo. Al menos eso dice la ley de la reciprocidad.... Y si esa ley se equivoca, por lo menos en mí provoca que me sienta mejor como individuo, como persona y sobretodo como ser humano.

Thursday, January 12, 2012

Discrepancias

A mi interlocutora le parece inaudito que la hermana de su esposo tenga maneras de pensar tan diferentes a las suyas. Con una cara que parece más de espanto que de incredulidad, ella me confiesa que su cuñada se acuesta con los hombres por el gusto.

Y dentro de mí el que se espantó fui yo. ¿Acaso no se suponía que las mujeres todas, sin ninguna excepción, cuando se acuestan con un hombre es por placer, por amor y no por ningún otro elemento envuelto que no sea el mutuo interés, el interés común de disfrutar el intercambio, la relación?

Creo que tuve más éxito que ella en ocultar mi sorpresa y me contuve a duras penas de no decirle la verdad de lo que verdaderamente pensaba al respecto. Me sonreí y dejé que la conversación se fuera por otros rumbos.

No siempre el interlocutor con el que se está resulta apropiado para razonar algunas cosas.

Thursday, January 5, 2012

Noche de insomnio

Tengo sed y quiero agua. Quiero apagar esta ansia que cual llama arde y quema mi garganta. Pero tengo frío, mucho frío y no quiero levantarme a buscarla. Estoy acurrucado en las sábanas, inmóvil, temeroso de dejar el único lugar en que a estas horas me siento seguro en medio de la oscuridad más negra de la noche. Fuera, a unos pocos centímetros, pegado a las cobijas, el gélido invierno se abate con toda su fuerza y crudeza. Es otra noche sin poder dormir y en el silencio puedo oir, puedo escuchar el corazón latir apresurado. Parecería que quisiera salirse, que quisiera correr al galope y desbocarse al encuentro de ese lugar hacia donde los pensamientos se dirigen y vuelan alados, con furia y fervor alocados.