Monday, November 26, 2012

Mi Caricatura

No hay mejor manera de conocer a una persona o en su defecto, a sí mismo, que a través de la acentuación de sus rasgos salientes, esos que la caracterizan y la definen como la que se puede lograr a través de una caricatura.

Es irónico que esos rasgos no sean tan apreciables en una perfecta copia como lo sería quizás en una fotografía. Precisamente es la deformación la que contribuye a resaltar eso que estando ahí no era tan apreciable para mucha gente, incluída la persona poseedora de dichos atributos.

Se me ha criticado más de una vez el que yo me río mucho al hablar, muchas veces, sin esperar terminar una idea y más aún cuando la risa es inapropiada o no se corresponde con la seriedad del tema de la conversación que se lleva entre manos.

La semana pasada me encontré un caso extremo de alguien que se ríe superlativamente más que yo y peor aún, lo que me estaba contando era una historia más bien triste, deprimente y la risa dadas las circunstancias me pareció un tanto macabra. Escuchar a esta muchacha producía una sensación algo dolorosa.

En un momento de la conversación hasta pensé pararla y decirle que lo que me contaba no era para reírse, pero me contuve. He preferido dejar eso para cuando tenga más confianza con ella o para hacerlo en una próxima ocasión, si es que por casualidad hay una nueva ocasión. Uno nunca sabe.

Para mí fue como mirarme no en mi propio espejo sino en uno de esos cóncavos y convexos que producen la mayor de las deformaciones dependiendo del ángulo en el que uno se mire.

He encontrado una caricatura de mi mismo y si antes no le presté suficiente atención a lo que me habían dicho, ahora sí, pues he quedado bastante espantado de la imagen que me ha devuelto el espejo.

No comments: