Thursday, December 13, 2012

Desencanto

A veces las personas no sabemos con claridad qué es lo que queremos pero sí sabemos con certeza lo que no queremos. Es un tema de conversación recurrente en El Café.

Ocurre con las comidas, con las bebidas y también con la gente. Pruebas un plato y no tienes que saborearlo mucho para darte cuenta si no te gusta, de que no es lo que quieres. Te tomas un vaso de cerveza, por poner un ejemplo y de inmediato sabes si es lo que andas buscando. En caso de que no sea así, de inmediato lo pones a un lado.

De igual manera pueden existir cosas en el trato con las personas que producen mucho desencanto. A la más mínima exposición con ellas sabes que no vas a poder tolerarlas por mucho tiempo. Qué si sigues no podrás tener una paz duradera.

Como cuando la gente no entiende que estás indispuesto, no es tu mejor día y esa gente insiste que sí debes hacer tal cosa porque ellas sí la harían, independientemente de que hayas dejado claro que no tienes el deseo, te sientes mal o no es lo que quieres hacer.

Pero bueno, ¿y seremos locos? ¿Y quién se cree fulano o fulana de tal para decidir por mí lo que quiero o no quiero hacer?

Lo que hace sentir bien (o cómodo) a alguien no necesariamente tiene que hacerme sentir bien a mí (y viceversa).

En detallitos así es que la gente se pierde. Querer imponer nuestros gustos o querer que los demás sientan lo que nosotros sentimos es un grave error.

¿Porqué no podemos respetar el deseo de los demás cuando ese deseo es un derecho elemental que les asiste?

Es tan elemental ese derecho y de tanto sentido común que cuando uno ve a alguien queriendo transgredirlo uno se da cuenta que no vale la pena continuar, no vale la pena hacer nada. Es mejor dejar las cosas ahí donde estaban ... ¡Todo lo demás sale sobrando!

2 comments:

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

La mejor manera a veces de seguir "tu camino" y saber cual es o hacia donde va, es darte cuenta por dónde no va! :-)

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

debes rogar que el viaje sea largo,

lleno de peripecias, lleno de experiencias.

;-)

http://huespedes.cica.es/aliens/gittcus/kavafis

Un abrazo! Feliz solsticio de invierno mi querido amigo Fernando. Espero que nos encontremos en muchos recodos de la travesia, y brindemos en la llegada.

Fernando said...

Gracias Caro-linda! Me ha encantao ese relato. Brindaremos a todo lo largo y ancho del camino y celebraremos en cada una de las paradas. Feliz solsticio de invierno y qué podamos seguir compartiendo la luz por mucho tiempo.