Sunday, February 17, 2013

En la búsqueda de la mente perdida

¿Saben qué? Sin ser una meta o habérmelo propuesto de manera específica, yo, Fernando, he parado de tomar. No quiere decir que me haya vuelto un abstemio... Mi interés ha sido el de reducir a un mínimo la ingesta de alcohol con el fin de contrarrestar los desagradables efectos secundarios del día siguiente, llámese resaca y/o los dolores de cabeza que siempre acompañan cuando se toma mucho o ingiero cerveza (no importa la cantidad).

No preví, sin embargo, el que mi cuerpo se fuera a acostumbrar de manera tan rápida a estar sin nada de bebida en el sistema. No me ha estado haciendo falta. Debe estar relacionado con los cambios que he estado implementando en los últimos años pues como ya he dicho he ido cambiando mis hábitos de alimentación y nutrición por otros nuevos, en este caso, mucho más saludables. 

Me ha costado mucho trabajo deshacerme de algunos alimentos como la carne pero sí he logrado aumentar grandemente la ingestión de vegetales y he suprimido casi por completo los huevos, el azúcar y la leche.

En el 2007 me propuse algo similar, un mes y medio antes de la juramentación para la ciudadanía. Dizque el diablo tienta (dice mi mamá) y no quería que fuera a ocurrir algo o que la policía me parara de manera casual y por coincidencia estuviera yo bajo la influencia del alcohol. En esa ocasión me sentí de maravillas pero una vez pasó el evento retomé mi rutina habitual como a los dos meses.

Pero en esta ocasión existe una nueva razón que se suma a las anteriores para querer tratar de disminuir el consumo de bebidas alcohólicas: quiero tener la mente que tenía antes. Siento que la perdí al entrar a la universidad, después de mudarme del campo para la Capital. Y quiero tener esa mente de nuevo, la que me permitió aprender Francés en mi casa, escuchando a RFI, la emisora internacional de Francia. Añoro volver a tener el cerebro prodigioso que tenía, el que me hizo posible que aprendiera a leer solo, sin profesor y sin ir a la escuela (le hacía preguntas a mi hermano mayor), el mismo que me permitió leer todo, absolutamente todo lo que cayó en mis manos y en las ajenas, con una voracidad insaciable dónde los únicos límites los impusieron la falta de recursos y la escasez de libros.

Creo que tengo ahora una idea más clara de qué fue lo que pasó y los factores que contribuyeron al descarrilamiento de ese tren. Lo importante es que esos factores no existen ya y por lo tanto es muy posible que aplicando los correctivos de lugar se puedan revertir los daños causados. 

Por lo pronto debo confesar que algunas cosas están saliendo mejor de lo esperado.

1 comment:

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

Pues me parece un proyecto muy bueno!! qué disfrute del trayecto con él, y con recuperar ciertas cosas... creo que (casi) nunca es tarde!!

Un beso!