Sunday, February 24, 2013

Reciprocidad en las redes

Y esta entrega va para desahogarme ...

Me da muchísima "cuerda" o "pique" como diríamos en Dominicana cuando una persona por una razón o la otra le pasa por encima, atropella y se salta las normas de la reciprocidad y la cortesía elementales.

Podría ser por ignorancia, porque uno nunca sabe con exactitud que es lo que pasa en la mente del otro y hay que darle por eso el beneficio de la duda. No por ello, sin embargo, deja uno de sentir el malestar.

La cuerda es con una tipa que es amiga mía en Facebook. Ella tiene una cuenta en Twitter y lo descubrí porque sus 'posts' salen publicados simultáneamente en ambas redes. Traté como es natural de seguirla allí pero su cuenta tenía el candadito indicándome con ello de que su acceso era restringido y había que pedir autorización para poder seguirla.

Mi política en esos casos es no seguir a nadie en esas condiciones. Sólo los sigo si la persona comienza a seguirme primero o si nos seguimos mutuamente antes de poner la restricción. Tengo más de un caso así.

En días pasados me llegó casualmente una invitación por Hotmail - no sé cómo llegó ahí porque no tengo asociado ese email con Twitter-, de esta persona invitándome a seguirla y yo de pendejo pues lo hice teniendo que esperar el proceso de ser aceptado como si estuviera solicitando un trabajo o un préstamo.

El caso es que a mí realmente no me interesaba seguirla. Sus contenidos no me llaman a la atención ni agregan nada relevante a mi vida. Me pareció, no obstante descortés rechazar su invitación pues es alguien conocido a nivel de hablar por teléfono y además hemos compartido en persona en más de una ocasión.

¡Adivinen! La tipa aceptó que yo la siguiera (¡qué gran honor!) pero ella no fue capaz de seguirme a mí. De eso hace ya varios días y de ahí viene mi descontento.

¿Y quién se cree ella que es? ¿Qué me está queriendo decir con eso? Soy bueno para seguirla pero no a la inversa. Me le acerco por una invitación que ella misma (supuestamente) me manda, me acepta pero al mismo tiempo no cree que debe seguirme a mí.

Eso no me parece muy justo y por lo tanto muy pronto, en unos días, dejaré de seguirla. La gente, si no sabe, tiene que aprender a comportarse. Los buenos modales, ante todo.

La duda siempre quedará

En estos días como casi siempre, ocurren cosas, se superponen historias, se suceden acontecimientos que no son del todo nuevos. La vida está hecha de repeticiones.

Eventos similares ocurren todos los días, en todas partes y a todas horas, los cuales pueden cobrar o no notoriedad dependiendo de los actores que participan en ellas.

Sin quitarle importancia a ningún evento porque creo que todos tienen igual valor, quiero llamar la atención de dos casos que resuenan con bastante fuerza en los medios de comunicación. Situaciones de este tipo son espejos que permiten reflejar nuestra naturaleza de manera fidedigna.

Uno es la muerte de la modelo sudafricana Reeva Steenkamp a manos de su novio el famoso atleta olímpico y para-olímpico Oscar Pistorius a quién se le ha apodado con el nombre de Blade Runner por la prótesis que usa a manera de zapatos para correr.

El otro caso que me llama la atención es el de Jodi Arias a quién se le acusa de dar una muerte horrenda a quién fuera su novio y amante, Travis Alexander. Le propinó 27 puñaladas, además de dispararle con una arma de fuego y prácticamente degollarlo, cortándole la garganta casi de oreja a oreja.



¿Qué resentimiento tan grande puede guardar una persona para ensañarse así contra el cuerpo de alguien? Me imagino que mucho antes de llegar a la cuenta de 27, el tipo debe de haber estado muerto si no es que lo estaba antes a consecuencia del balazo recibido.

Va a ser muy difícil por no decir imposible, determinar con certeza las circunstancias que provocaron la muerte de estas personas. No hay testigos. Estamos a merced de lo que los victimarios digan y/o las evidencias en su contra que puedan salir a relucir en los juicios respectivos.

El hecho es que hay dos personas muertas y hágase "justicia" o no, el daño causado es irreversible, irreparable. Estas personas no volverán a vivir. Y la duda siempre quedará de si lo que se dijo allí, en la corte, fue la verdad.

Creo que cualquiera puede matar a otro-a en defensa propia y/o en un momento de locura. Ahora bien, si como se especula también ambas muertes fueron premeditadas y existen indicios en el caso de Pistorius de que este era muy celoso y controlador, estas cosas yo no las puedo entender fácilmente.

Se me hace difícil racionalizar la persona celosa que con una actitud posesiva y controladora pretenda obligar al otro-a a estar con él o con ella.

¿Qué mérito tiene el hacer que alguien esté con uno por intimidación, miedo o chantaje?

Hay que estar en los zapatos del otro-a para poder entender cosas como esas pero en mi caso yo lo veo siempre como un defecto en el razonamiento, una incapacidad en el procesamiento de la información y mi recomendación en situaciones parecidas, la mejor solución que puedo dar es que hay que salirse de ellas a como dé lugar.

Hay que tratar de romper el marco (de cualquier lado del marco en que nos encontremos), hay que tratar de poner pies en polvorosa y de ese modo tratar de ver la realidad desde otras perspectivas, en lo que las pasiones, que son siempre malas consejeras, se enfrían.

Cualquier mente fría y calmada puede ver con claridad que hay mucho mejores soluciones que quitarle la vida a otra persona o que se la quiten a uno, porque nunca se sabe ...

Sunday, February 17, 2013

En la búsqueda de la mente perdida

¿Saben qué? Sin ser una meta o habérmelo propuesto de manera específica, yo, Fernando, he parado de tomar. No quiere decir que me haya vuelto un abstemio... Mi interés ha sido el de reducir a un mínimo la ingesta de alcohol con el fin de contrarrestar los desagradables efectos secundarios del día siguiente, llámese resaca y/o los dolores de cabeza que siempre acompañan cuando se toma mucho o ingiero cerveza (no importa la cantidad).

No preví, sin embargo, el que mi cuerpo se fuera a acostumbrar de manera tan rápida a estar sin nada de bebida en el sistema. No me ha estado haciendo falta. Debe estar relacionado con los cambios que he estado implementando en los últimos años pues como ya he dicho he ido cambiando mis hábitos de alimentación y nutrición por otros nuevos, en este caso, mucho más saludables. 

Me ha costado mucho trabajo deshacerme de algunos alimentos como la carne pero sí he logrado aumentar grandemente la ingestión de vegetales y he suprimido casi por completo los huevos, el azúcar y la leche.

En el 2007 me propuse algo similar, un mes y medio antes de la juramentación para la ciudadanía. Dizque el diablo tienta (dice mi mamá) y no quería que fuera a ocurrir algo o que la policía me parara de manera casual y por coincidencia estuviera yo bajo la influencia del alcohol. En esa ocasión me sentí de maravillas pero una vez pasó el evento retomé mi rutina habitual como a los dos meses.

Pero en esta ocasión existe una nueva razón que se suma a las anteriores para querer tratar de disminuir el consumo de bebidas alcohólicas: quiero tener la mente que tenía antes. Siento que la perdí al entrar a la universidad, después de mudarme del campo para la Capital. Y quiero tener esa mente de nuevo, la que me permitió aprender Francés en mi casa, escuchando a RFI, la emisora internacional de Francia. Añoro volver a tener el cerebro prodigioso que tenía, el que me hizo posible que aprendiera a leer solo, sin profesor y sin ir a la escuela (le hacía preguntas a mi hermano mayor), el mismo que me permitió leer todo, absolutamente todo lo que cayó en mis manos y en las ajenas, con una voracidad insaciable dónde los únicos límites los impusieron la falta de recursos y la escasez de libros.

Creo que tengo ahora una idea más clara de qué fue lo que pasó y los factores que contribuyeron al descarrilamiento de ese tren. Lo importante es que esos factores no existen ya y por lo tanto es muy posible que aplicando los correctivos de lugar se puedan revertir los daños causados. 

Por lo pronto debo confesar que algunas cosas están saliendo mejor de lo esperado.

Saturday, February 16, 2013

Sin saberlo nos controlan

Hace más de un mes dejé de utilizar el buscador de Google. Ahora utilizo Bing pero no estoy tan seguro de que este último no esté ejecutando el mismo tipo de acciones que me hicieron salir corriendo de las garras del primero.

¿A que tipo de acciones me refiero? Nada más y nada menos que al recuento y registro que hace Google (y no sólo Google sino también los demás buscadores -incluyendo a Facebook) de todos los lugares y sitios de Internet que yo visito y como quien no quiere la cosa, arreglárselas para presentarme en las páginas posteriores, duplicados de las cosas y/o los artículos a los que le había prestado interés en las páginas previas.

Si por alguna razón has 'clickeado' o le has puesto atención a una camisa específica de Jos A Bank o te has interesado en un artículo de Vitacost, esas mismas cosas te las presentan sin ningún tipo de sutileza, anunciadas en las márgenes de las nuevas páginas que visites desde ese momento en adelante.

A menos que te des cuenta y pongas algún tipo de correctivo.

Así de repente, un buen día fue como para volverme loco tratando de averiguar cómo lo hacían y a partir de qué momento comenzaron a hacerlo. Tuve que andar mucho en los controles del navegador Chrome para desactivar algunas cosas que de manera consciente nunca activé, cosas que probablemente pusieron ahí en una de esas actualizaciones que con bastante frecuencia ellos hacen.

Porque eso hacen los todopoderosos motores de búsqueda con Google a la cabeza. Ellos te estudian basados en las clases de preguntas que haces, las cosas que buscas, los lugares que frecuentas, los objetos a las que les prestas atención por el número de clicks que le das y así se hacen dueños de tu mente pues con cada tecla que pulsas te das más a conocer y ya casi adivinan lo que quieres.

Todo esto genera mucha suspicacia y con razón. Un artículo recientemente titulado "The Searchers" (Los buscadores), toca de manera profunda el tema y llama especialmente la atención de que Google (y los demás motores de búsqueda) ya no hacen una investigación 'hacia afuera' tratando de satisfacer las necesidades de quién busca o investiga sino que la hacen 'hacia adentro' intentando presentar una respuesta a la medida, basada en lo que saben de antemano del individuo. A partir del conocimiento previo que ya poseen de las personas, extraído de las inferencias que pueden hacer por sus conductas anteriores, intentan suplirle lo que consideran la persona necesita o anda buscando.

La realidad es que la verdadera búsqueda, la verdadera exploración es encontrarse con lo que no se está esperando, lo nuevo, lo desconocido... No avanzamos cuando se nos sirve el mismo platillo, visitamos los mismos sitios, recorremos territorios ya explorados o repetimos las mismas experiencias.

Y parece que la tendencia creciente es hacia este tipo de manipulación en todos los niveles. Existen compañías que al igual que Google analizan la inmensa cantidad de información digital que a diario producimos, estudian nuestros hábitos de navegación, investigan todos los rastros que vamos dejando y a través de espiarnos con las "galletitas" esas (cookies) pretenden servirse de ello para los fines que mejor les parezca, ya sea, para cosas inofensivas como tratar de vendernos algún producto pero también para influenciarnos políticamente o darnos a la carta la serie o película que supuestamente nos interesa ver.

"House of Cards", la nueva serie que acaba de producir y sacar al aire Netflix es el resultado directo de ese tipo de conocimientos que las empresas pueden extraer y generar a partir de la información que sin saberlo, nosotros les proporcionamos. Esta compañía ha creado una serie 'original' a la carta, creada en base a toda la información que han logrado acumular de qué es lo que le gusta a la gente.

Lo mismo puede esperarse de los gobiernos. Teniendo a su disposición todos los datos de las cosas que le interesan o no a la gente es difícil que se resistan y no traten de sacarle provecho, que no los usen con el propósito de controlar a sus ciudadanos y si fuera necesario privarlos de su libertad cuando los mismos presenten algún tipo de riesgo o peligro al status quo.

La ironía es que cuando supuestamente la tecnología debería salvarnos y darnos más libertad, parece que nos lleva por el camino contrario y en vez de liberarnos, nos aprisiona, nos pone más a merced de todos los que tienen el poder de controlarla para hacer con ello lo que les venga en gana.