Friday, June 28, 2013

La comunicación es una calle de doble vía

Parece algo sencillo y que se cae de la mata pero no lo es. Damos por sentado que nos estamos comunicando cuando decimos algo. Pero no es así si la otra persona no está escuchando o si el intercambio se realiza de manera digital y una de las partes no le presta atención a lo que dice la otra, no responde al mensaje implícito o por lo menos no deja constancia de que sí lo hace.

Comunicarse no es hablar solo o escribir una sola persona. Se habla o se escribe, dependiendo del caso, entonces se escucha o se espera la respuesta que el interlocutor puede decir o escribir al respecto y para este caso esperar el tiempo prudente (que puede ser corto y largo dependiendo de los interlocutores) debe ser un pre-requisito.

En otras palabras, debe haber un balance. Las cosas no deben estar más inclinadas de un lado que de otro a menos que ambas partes estén de acuerdo en el desbalance.

Parece sentido común pero no lo es. Es la base de muchísimos desacuerdos y malentendidos. Y eso que he dejado de lado los encontronazos que se generan por las diferentes interpretaciones que se le pueden dar a un mensaje. Una cosa piensa quién lo emite y otra muy distinta quién lo recibe. ¡Si señor!

Thursday, June 27, 2013

Interacciones

Debo confesar que no soy fanático -que conste, fanático- de la naturaleza, ni del mar ni de todas esas maravillas por la que mucha gente se desvive y le gusta viajar y visitar países tratando de descubrir bellezas naturales o sitios espectaculares. Sé de gente para las que ir al gran cañón es cosa de sueño o conocer las pirámides Mayas o de Egipto o pasar por París y tirarse una foto en la torre Eiffel.

De igual manera, hay muchas otras personas a las que le produce la misma fascinación visitar New York y subir al Empire State o ir de compras por las tiendas de la quinta avenida sin dejar de pasar por Times Square y otras obras de deslumbramiento en la gran metrópolis.

En cambio yo, los gustos míos son más simples. Aunque no soy insensible a todas esas cosas, puedo muy bien disfrutar de todas ellas, soy capaz de cambiar todas esas experiencias por una buena conversación, un buen intercambio, un diálogo interesante o la interacción con otra persona cuyos puntos de vista sean relevantes y significativos para mí.

La realidad es que de todas las cosas asombrosas que la vida me ha presentado, la que me resulta más difícil de entender, la más insondable, misteriosa y fascinante la constituye la naturaleza humana y yo cambio cualquier cosa por una conversación con alguien que le guste eso, que pueda hablar de eso o por lo menos tenga inquietudes similares sobre las grandes verdades de la existencia, la realidad, la vida y su contraparte la muerte. Lo demás son a mi modo de ver, beneficios adicionales.

No sé, creo que Borges dijo algo parecido por ahí: la vida es una serie de conversaciones. Lo único que para tenerlas hace falta tener buenos interlocutores (y estos escasean).