Wednesday, April 30, 2014

Hay que saber informarse (o la búsqueda de la información perdida)!

El mundo que vivimos hoy es muy complejo, es un mundo muy complicado. Es un mundo en el que para poder considerarse un ser humano digno, integro y llevar una vida decente no basta con querer ser una buena persona sino que se necesita además tomar decisiones, se necesita participar activamente en causas que nos impulsen hacia una sociedad más justa y de progreso de la mayoría, no solamente de unos pocos.

Mas, ocurre que para lograr eso, para lograr tomar buenas decisiones, debemos estar bien informados de todo lo que realmente acontece en el mundo. Y ahí precisamente está el problema.

No siempre tenemos buena información a nuestra disposición. Creemos que sí porque leemos el periódico, vemos televisión y escuchamos la radio. También tenemos el internet y con este último las redes sociales, a través de las cuales completamos el círculo de nuestras fuentes de información.

Todo ello, sin embargo, podría no ser suficiente. A menos que nos decidamos a hurgar con más detenimiento, la información a nuestra disposición podría estar sesgada y responder a sectores con intereses determinados que pudieran no estar interesados en que se haga cambio alguno. A ellos les interesaría que todo siga igual para su beneficio particular.

Lo dicho anteriormente queda evidenciado con un tema actual; el cambio de clima. De cada 100 científicos, 99 lo acepta como algo real y provocado por la actividad humana de los últimos siglos y que se ha acelerado de manera dramática los últimos 20 o 30 años. 

No obstante la aplastante mayoría de los científicos que está de acuerdo, ello no se refleja en los medios tradicionales porque los intereses de algunos sectores como los del carbón y los hidrocarburos, para poner un ejemplo, se ponen de manifiesto y siembran la duda, negando que el clima esté cambiando y con ello tratar de impedir y contrarestar que se ejecuten políticas que los afecten. 

Igual ocurre con casi o mejor dicho, con todo lo demás: las guerras, el racismo, la política nacional e internacional, la religión, la lucha de clases, las desigualdades sociales. No existe un sólo aspecto de nuestra realidad actual que pueda ser explicado de manera simple, justa y equitativa. 

La voz que más se oye es aquella que más se beneficia de que nada cambie y precisamente por oír esa única voz se corre el riesgo de hacer una mala elección, nos arriesgamos a apoyar las peores causas y al final no hacemos nada en beneficio de que las cosas cambien para el bienestar de todos.

Acabo de ver una ponencia impresionante del autor de un libro que trata los orígenes del conflicto Palestino-israelí y desde mi punto de vista, esta ha sido una presentación muy convincente de que la realidad es muy distinta a como la pretenden presentar tanto el estado Israelí como los Estados Unidos y sus aliados.

Igual la historia oficial de las dictaduras argentinas o la situación de encubrimiento con que la iglesia católica manejó los abusos cometidos por sus curas.

La moraleja que puedo extraer de todo esto es que no basta con querer hacer las cosas bien o querer ser una buena persona. Para serlo, es necesario informarse bien, pero sobretodo, saber informarse bien buscando de manera activa las otras fuentes para uno no dejarse embaucar y poder actuar de la mejor manera posible y en defensa de los mejores intereses.

Ojo: esas fuentes alternativas no siempre pueden abrirse paso con la misma soltura y agilidad con que lo hacen aquellas a las que hemos estado acostumbrados..

No comments: