Friday, October 31, 2014

Desestabilizante

Antes que se me olvide y para que no pierda vigencia la experiencia de que fui testigo una tarde de estas, voy relatar aquí lo que pude presenciar cuando iba en camino a una cita con un cliente.

La calle en la que debía doblar según me indicaba el GPS del teléfono, se encontraba bloqueada en la misma entrada de la intersección por un autobús escolar con la señal de 'stop' desplegada a su izquierda y tenía todas las luces rojas encendidas y pestañeando de manera intermitente.

No tuve otra alternativa que evitar la calle y al pasar de largo pude con una ojeada darme cuenta del terrible drama que allí se estaba desarrollando.

Tirado sobre el pavimento yacía un niño, inmóvil, a todas luces inconsciente (o muerto, ¿quién sabe?). A su lado una patineta y muy cerca de él recostado pero sin tocarlo estaba un señor escudriñándolo, observando muy atentamente, tratando en vano, quizás, de reanimarlo. Ese señor, me imagino, parecía ser el chofer del autobús.

¡Qué contrariedad! De por sí un accidente es algo lamentable. Sobretodo cuando hay niños envueltos. Pero un detalle de la escena no he podido borrar de mi memoria. Era la expresión del chofer. No he podido olvidarme de ella. Su cara era una máscara indescriptible de dolor, desesperación, desconcierto y al mismo tiempo impotencia.

Lo que se puede leer en el rostro de una persona en unos pocos segundos!

Casi llegando al lugar de mi cita escuché el ulular de la sirena de una ambulancia que sin demora se cruzó en dirección contraria a la mía.

Me pasé el resto de la tarde pensando en el incidente. Hace dos semanas de ello y todavía me acuerdo de manera vívida. No he podido evitar el ponerme en el lugar del chofer, si me ocurriera a mí, qué haría. No quiero ni pensar. Es todo muy doloroso.

Una hora y media más tarde volví a pasar de regreso por el lugar y ya no había nada... Ningún rastro de lo ocurrido. Todo ha quedado dentro del marco del recuerdo y la especulación.