Saturday, December 31, 2016

Descubrimiento

En días pasados, de manera fortuita, al poner un status en Facebook hice un descubrimiento sobre las redes sociales.

En ese status me planteaba que para el 2017 iba a emprender la tarea de entender el porqué algunas personas se auto-gustaban (auto-like) las publicaciones que ellos mismos hacían.

Lo dije, o más bien lo escribí, en son de broma. No pretendía realmente hacer una verdadera investigación o resolución al respecto para el año entrante. Ni tampoco era mi objetivo el convertirme en crítico, policía o juez de las publicaciones de nadie. Mi idea es que la gente hay que dejarla hacer lo que quiera, siempre y cuando no le haga daño a nadie e independientemente de lo tonta y hasta a veces ridícula que me parezca la manera como se comportan en algunos aspectos de sus vidas.

No obstante, eso me llamaba la atención y tampoco quería censurarme. Finalmente la curiosidad tomó la mejor parte de mí y de manera un tanto jocosa así lo expresé.

Desde mi punto de vista eso no tenía ningún sentido. Para mí, Facebook y las otras redes siempre han sido un medio de compartir cosas con los demás, aunque como en todo, siempre se comparte con algunos más que con otros. Se sobreentendía, creía yo, que al poner algo, ya nos gustaba; no había necesidad de subrayarlo.

¡Cuán equivocado estaba!

No tardé mucho tiempo en recibir las reacciones al post. Algunos aprovecharon la ocasión para abundar sobre el tema y relataron una que otra extravagancia y más de una persona se sintió aludida por el mismo.

Y fueron estas últimas quienes me proporcionaron la clave para elaborar mi hipótesis de lo que podría estar ocurriendo en la mente de ellas al empecinarse en dejar su huella. Darle un click al me gusta o el "like" en FB o el corazoncito o "red heart" en Instagram, es una manera de aprobación personal aún cuando sean ellas mismas que hayan puesto la publicación.

La redundancia que yo veía no lo era tal pues Facebook o Instagram para estas personas son algo más que medios para compartir cosas con los demás. Según mis cálculos, estos son medios para compartir cosas con las demás personas pero mucho más importante, son instrumentos para compartir cosas consigo mismas. La línea entre lo que es público y privado desaparece.

Las redes de comunicación social se convierten así en una especie de casa virtual donde vivimos y compartimos pero sobretodo consumimos los mismos productos que inicialmente yo creía debían estar destinados exclusivamente a terceros.

No tuve que esperar el 2017 para resolver el acertijo...

Mientras tanto, mis mejores deseos para todo el mundo en el año que recién comienza pero sobretodo, ¡seamos felices!

Les Muses et les Heures du Jour et de la nuit

                               Jules-Eugène Lenepveu (1872) Musée D'orsay, Paris                                 

No comments: