Thursday, May 31, 2018

Nuevos cambios

¿Qué sería de la vida si no hubiera cambios? No sabría decir. Las respuestas serían tan diversas como individuos existen en el planeta. Por mi parte yo creo que me aburro si de vez en cuando no cambian las cosas o la percepción que tengo de ellas. Porque de hecho todo está cambiando continuamente a nuestro alrededor aunque no nos demos cuenta de ello.

Generalmente las personas intentamos cambiar de una situación mala o peor a una menos mala o mejor. Sin embargo, para que sea soportable y sostenible, aún una situación buena debe introducir cambios de vez en cuando. Ese es mi caso. Y este blog, las cosas que se cuentan en él, son un reflejo de esos cambios.

En esta ocasión me voy a permitir comentar sobre un cambio drástico que he introducido en mi vida en los últimos tres meses relacionado con la clase de comida que como. Sí, se trata de un experimento con el que he coqueteado otras veces pero que hasta hoy día no lo había tomado tan en serio.

Pero creo que por fin ya (ahora, en estos momentos, hoy en día) me llegó el momento apropiado para dejar la carne, los huevos, la leche y en su lugar comer solamente alimentos provenientes de plantas.

Debo ser honesto: la razón de hacer este cambio radical no es simplemente moral aunque no niego que influye un poco en mi razonamiento; mas debo admitir que aunque me gusta la carne, el queso, etc., y alejarme de ellos cuesta bastante, he llegado también a comprender que no es saludable para mí y a la larga no me beneficia sino que al contrario, me perjudica en términos de aumentar/disminuir mis probabilidades y calidad de vida.

Es un experimento. No quiero teorizar. Comencé a mediados de Febrero de este año y la idea era comer vegetales y frutas por una semana y parar y evaluar, pero al segundo o tercer día sentí que mi cabeza se ponía ligera como si me fuera a doler, cosa que no ocurrió y decidí continuar por otro día, otra semana, otro mes hasta que comí carne un par de veces y no pasó nada, excepto que ya había desarrollado nuevas estrategias, había creado nuevos mundos, nuevos hábitos, otras alternativas que ya no parecen nuevas alternativas sino nuevas vías, caminos reales que se valen por si mismos y ese ha sido el principal descubrimiento: ir en esta nueva dirección es un fin que satisface a plenitud y resulta tan placentero en sí mismo que no tiene nada que envidiarle a mis hábitos y costumbres de comer anteriores...

Hacer este cambio ha sido una especie de revelación y considero que es un campo fascinante y digno de exploración. ¿De qué otra manera podría yo haberme puesto en contacto con tantas especies de plantas, con tantas variedades de vegetales de los que ni idea tenía cómo podía prepararlos para la comida, a la manera cómo todos sabemos preparar la carne y sus derivados?

Continuará ....

No comments: