Wednesday, May 14, 2008

Sodomy laws



Ayer en la mañana he escuchado una interesantísima entrevista que le hizo Brian Lehrer de WNYC al Profesor de Jurisprudencia de la Universidad de Yale, Mr. William Skridge en ocasión de la presentación de su nuevo libro "Dishonorable Passions: Sodomy Laws in America (Pasiones no honorables: Las Leyes de Sodomía en América)".
Hay que oir el programa entero, pero quise extraer y traducir esta pequeña parte:

-Brian Lehrer: ¿Porqué dejaron a las mujeres afuera?; ¿porqué, en efecto, el lesbianismo ha sido excluído?

-Mr. Skridge: Todo tiene que ver con el pene masculino. Tradicionalmente en la regulación sexual americana estamos hablando sobre las leyes de la seducción, estamos hablando sobre las leyes de violación, estamos hablando de las leyes de sodomía.
Literalmente en la ley americana en la mayor parte de nuestra historia y en algunos estados, nunca ha sido regulada la sexualidad femenina. Siempre tiene un hombre que estar involucrado. Siempre tiene que haber una penetración de un pene humano o animal en el orificio de alguien.

-Brian Lehrer: ¿Eran las mujeres consideradas tan insignificantes, cercanas al punto de no ser nada, de que hubo una época en la jurisprudencia americana que no importaba, aún en aquel sentido de lo que hoy llamamos tradicionalmente valores familiares, si las mujeres se acostaban unas con otras?

-Mr. Skridge: Bueno, está relacionado con dos cosas: es acerca de la sexualidad y es acerca del rol que desempeña el género.
La sexualidad en América siempre ha estado cargada de gran ambivalencia porque los americanos son lascivos y obsesionados con el sexo y tambien son puritanos y horrorizados por él. Y la sexualidad ha estado tambien manejada por el papel del género y la historia del papel que ha desempeñado el género. El hombre ha sido el predador, el hombre es el agresor, pero ello tambien significa que el hombre es peligroso y es alguien que necesita ser controlado, ya sea para proteger al animal, al niño, a la mujer o hasta a otros hombres de él. La agresión sexual masculina ha sido el objeto de enorme regulación legal algunas veces ligada a una ansiedad social e histérica.

5 comments:

Baakanit said...

"La sexualidad en América siempre ha estado cargada de gran ambivalencia porque los americanos son lascivos y obsesionados con el sexo y tambien son puritanos y horrorizados por él."

Suena interesante este asunto de la ambivalencia, a Divided America, almost in everything.

Mañana escucho el audio.

Saludos

Carolin said...

Mierch (sorry es que ahora me ha cogido con esa palabra no se de quien la copie). O sea que el doctor lo que quiso decir es que el hombre es un animal incontrolable en materia de sexo. Guai que peligro!

Yeli said...

Muchas vertientes juntas...si empezamos nos amanecemos con el mismo tema.
Viva la diversidad!
Un abrazo
Yeli

Jolie: Desde la Barandilla said...

ambivalencia suena a doble moral... aunque no signifique lo mismo...

Fernando said...

Es cierto, hay ambivalencia y tambien doble moral..
Pero el punto que queria destacar era que toda la carga la lleva el hombre y estaria muy bien si fuera dirigida en contra de aquellos que hacen de las suyas pero me parece injusto que los que somos decentes como yo y supongo Mr Baakanit tengamos que pagar los platos rotos de otros y seamos juzgados con la misma vara. O sea que seamos vistos con sospechas de la manera que Carolin se refiere.
Sin embargo las mujeres parecen tener un free pass en estos asuntos, lo cual no me parece apropiado, pues en estos negocios nuestras contrapartes deberian cargar o son responsables de la mitad de las culpas.