Thursday, September 11, 2008

Observaciones

Si el petróleo sigue bajando al ritmo que va, los incentivos para buscar y desarrollar fuentes alternativas de energía podrían desaparecer. El futuro del planeta como lo conocemos podría estar en juego. No hay que olvidar que el consumo de los hidrocarburos es una de las fuentes que se presume tiene la mayor responsabilidad en el sobrecalentamiento del globo. La bajada de los precios de los combustibles, a simple vista y a corto plazo parece ser bueno, pero a la larga evita que sean atractivas las otras fuentes de energía como la solar, el viento y la conversión de los vehículos a gas natural. Para que ello ocurra se necesitan fuertes inversiones y por otro lado los países de la Opep no están muy interesados en que estas fuentes se desarrollen. ¿Quién va a pagar por su almuerzo si nadie compra el petróleo que ellos producen?

Me ha gustado mucho la intervención de Carolur (me estoy acostumbrando a los diferentes nombres, ¿porqué no?) en el post sobre 'no me quieran tanto'. En principio no estoy en desacuerdo, más bien no puedo más que asentir a que debemos encontrar un término medio donde se balanceen el ejercicio del poder con los derechos que tienen los demás a disentir y a expresar sus puntos de vista.
Pero no podemos descuidarnos de los extremos; Umma presenta uno de estos en el que la intolerancia lleva a abusos que le cuestan la muerte a los que se atreven a cuestionar el orden de las cosas. Y coincido con ella, tiendo a estar más del lado de los desobedientes y me uno muy a menudo a los que se resisten. Cuando he sido objeto de ella (la resistencia) no la he aplastado, la he respetado, aplaudido y hasta cierto punto motivado, los resultados que he conseguido han sido mejores de los que hubieran podido esperarse.

7 comments:

argamenon said...

Los extremos no son tales en si mismos. Son, ni más ni menos, la triste realidad de este mundo que soportamos y no estamos dispuestos a cambiar por muchas palabras que gastemos en discusiones retóricas e inútiles. Esa realidad propiciada y, quien sabe el porqué, favorecida por las grandes potencias; esas que presumen de ser los gendarmes del mundo.
La economía no es nada en si misma. Si la economía no va encaminada a salvar al ser humano (ese en abstracto que no se concreta por su raza, sexo, color y religión) es que está enferma y no sirve para nada. Seguramente pueda servir para algunos, pero esos "algunos" siempre son la anécdota en una realidad falsa y repleta de paradojas, pero no el fin en si mismo.
Si los poderosos no miran en su entorno, contemplándose siempre el propio ombligo, y los mediocres con poder se limitan, por mimetismo, a espantarse las moscas insultando a los demás (el bueno de Chávez, por poner un simple ejemplo) es que esto no tiene solución.
¡Que pena!

Umma1 said...

Coincido con Argamenon en que la economía no es nada, sino se dirige al común de los hombres.

Ojalá se encontrara un sustituto al petroleo, que no contaminara, pero que tampoco se robara la comida. A mí los biocombustibles, por pura desconfiada que me volvieron los años, me asustan.

Qué pasará si el maiz, base la alimentación de tantos pueblos, se vende para otro fin que el conocido?

Miedos, ya veremos.

Es dificil, en la práctica, balancear la autoridad con el respeto. Eso al menos nos han hecho creer.

Mi generación, hablo de los que pasamos los 40 hace un rato, resultamos pésimos como padres, porque no supimos encontrar un punto de equilibrio. Quizás no llegamos a nuestra propia adultez convenientemente. Y por eso los límites nos han parecido actos represivos, intolerables.

Lo que sí sé, es que cualquier conducta inadecuada de los más jóvenes, es responsabilidad de la generación que le precede. Una muestra de los puntos en que hicimos agua.

Fernando said...

Argamenon suena un poco nihilista. La verdad es que los cambios si existen y la historia es una buena prueba de ello.
Nos lamentamos eso si de que los seres humanos no avanzamos a la misma velocidad que los adelantos tecnologicos, pero no hay porque perder las esperanzas.

Umma tiene razon en cuanto a los biocombustibles y por eso me cuide de no nombrarlos dentro de las posibles alternativas. Ciertamente ellos son una arma de doble filo: Contribuyen al encarecimiento de algunos alimentos y probablemente producirlo conlleva un aumento del uso de los combustibles tradicionales.

Por otro lado, soy un admirador de Jiddu Krishnamurti (ver su entrada en wikipedia) y algunas de sus ideas como aquella de la posesion bien pudieran aplicarse a las relaciones...de cualquier tipo. Siii, no somos posesion de nadie, ni poseemos o somos dueños de los otros. Es una buena base para ser humildes y conseguir el equilibrio de poder dar y recibir el respeto que todos nos merecemos.
¿No les parece?

Lur, Carol, CaroLur, Carolinda, Conejisha, Bruji, loba, cola de ciervo ;), y se inventan más... said...

Un ejemplo de cómo la economía puede re-pensarse sin perder de vista los valores humanos, lo tenemos en el economista y escritor Jose Luis Sampedro

http://www.leergratis.com/otros/la-globalizacion-segun-jose-luis-sampedro.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Luis_Sampedro

De todos modos, en cuanto a macroeconomía y macropolítica, en el día a día tan sólo me asomo con algunas nociones muy básicas. Se me escapan las soluciones para unos movimientos tan complejos.

No termino de entender cómo no encontramos otras energías alternativas plausibles -muy importante esto último-, el porque "no interesa al poder" no me convence del todo. Sigo encontrándolo más complejo.

(La siguiente parte del post lo comento más tarde ;) ) Adelanto, que me ha encantado descubrir en el mismo, el blog de Umma que me está gustando, necesito tiemporrr para husmear más.

Miguel A. Rojas H. said...

El petroleo esta bajando pero aqui no baja nada........

Fernando said...

Gracias Carolur por tu intervencion. Debes saber que en cuestiones de energia todo es un problema de dinero. Imaginate que el gas natural (una fuente mas limpia y mas barata) es abundantisimo, por lo menos en USA (150 years es el pronostico). Convertir la flota de vehiculos a gas con la construccion de estaciones de expendio es un trabajo grandisimo.

En cuanto a UMMA, me alegro que te haya gustado. Ella es una persona encantadora y en su nombre te doy la bienvenida a su espacio y no tengo la menor duda de que desde ya eres bien recibida.

Lur, Carol, CaroLur, Carolinda, Conejisha, Bruji, loba, cola de ciervo ;), y se inventan más... said...

Sobre la segunda parte y el enlace donde Umma recoge un hecho tremendo hacia mujeres Pakistaniés...

Estuve una vez en Pakistán haciendo escala en un viaje. Y pasé francamente miedo. Un miedo terrorífico. (Y eso que tenía otro "estatus" como mujer extranjera, "mujer con otros dueños"; la línea se atenuó por momentos a simplemente mujer, menudo miedo).

Sobre los extremos, entre la situación de un choque generacional (que presentabas en anterior entrada) en sociedades democráticas y el abuso de poder en sociedades como la Pakistaní, creo que presenta un abismo inmenso. Pero sí, seguimos hablando de poder.

En la Pakistaní, por enlazar con el último post de Umma
http://enlabusquedadeavalon.blogspot.com/2008/09/la-mirada-y-la-impunidad.html
con


, me parece que las mujeres son como arañitas u hormiguitas y no personas al mismo nivel que los hombres. Consideradas hormiguitas útiles hasta cierto punto, hasta que dejan de serlo.

El ojo externo delator, practicamente sólo puede ser el internacional, porque dentro, lo propio es aplaudir, jalear y alentar a "los castigadores", so pena de no ser considerado, uno más.

En ese contexto, la lucha de las mujeres Pakistaníes (y hombres que las apoyan, sin hombres no pueden conseguirlo!), es titánica, una heroicidad tremenda me parece.

http://www.mujereshoy.com/secciones/1591.shtml