Friday, January 16, 2009

Yo fui Testigo

Fue algo increíble. Estar en la calle, en una acera para ser más precisos y escuchar el boooommm que de manera casi automática o refleja me hizo buscar en el cielo pues en esas centésimas de segundo no pude asociarlo con nada en mis alrededores, fue algo fuera de lo común. Y lo que vi fue algo mucho más extraordinario: un avión que pasaba perpendicular a nuestras cabezas viniendo desde la dirección del jardin botánico con su turbina izquierda (desde la tierra era la derecha) en flamas lanzando destellos y que empieza como a descender y a moverse hacia su izquierda. No pude ver más. Los edificios me impidieron seguir viendo su curso. Aunque estaba seguro de lo que había visto, un mexicano que pasó en su bicicleta y me vió mirando hacia el cielo me dijo que ese avión estaba botando chispas. Se lo comenté a mi cliente y él no quería creer lo que le estaba diciendo. Con trabajo cruzamos la avenida Webster y tratamos en vano de localizar algo en el cielo. No quedaba ningún rastro que probara mis afirmaciones. Supe eso sí que lo que había visto no era nada de buen augurio y por unos momentos me quedé a la espera del sonido fatal de un choque, un golpe, el crash que nunca llegó, por lo menos no de la manera fatídica como pensé hubiera podido ocurrir y que por suerte tuvo un desenlace más o menos feliz considerando lo difícil de las circunstancias. 
Lo demás es historia de todos conocida y mi esperanza es que si alguna vez me veo en circunstancias similares que ojalá y sea un piloto como el que pilotaba ese avión quién esté a cargo de decidir mi destino, porque la verdad hay que decirla, ese piloto hizo maravillas para salvarse él y toda la gente bajo su cargo...

3 comments:

Carolin said...

No sé si fue milagro o qué, pero si creo que todos los que viajaban en ese avión tuvieron mucha suerte y por supuesto gracias a la astucia del piloto que supo manejar la situación, no hay muerte que lamentar.

Me imagino que ha sido toda una experiencia para ti ser testigo de algo que ya es historia.

Umma1 said...

Al piloto un aplauso.

En cuanto a lo que te pasó a vos, qué situación extraordinaria.
Al no escuchar el choque, no dudaste de tu percepción?

Fernando said...

La verdad que no dudé. Tuve suficiente tiempo (aunque fueron segundos, ellos fueron más que suficientes para saber que no estaba soñando) para tener esa duda mientras miraba el avión y lo que ví no me engañaba. A tal punto de que una vez volví a mi vehículo lo que hice fue prender el radio para escuchar el desenlace y efectivamente ahí pude escuchar todo.
La realidad es que el lapso transcurrido entre mirar hacia arriba y saber el desenlace a través de la radio, fue muy corto como para provocar sospechas en mi percepción.
Ja ja, me pusiste a pensar en situaciones similares en las que he visto cosas que yo no he querido creer y mi mente de alguna manera las borró para no ver...