Sunday, November 29, 2009

Conexiones y diferencias

¿Saben qué? Me gusta leer a Penelope Trunk. Soy un seguidor de ella en twitter y desde un tiempo a esta parte no me pierdo una entrada en su blog. Ha sido fácil para mí engancharme a su legión de seguidores porque ella sabe de lo que habla, lo dice de manera muy llana -sin rebuscamientos- y sus temas nos tocan de manera muy personal e íntima.

Descubro que una de las razones por las que nos conectamos con las personas es cierto grado de identificación, cierta conexión que establecemos con ellas. No necesariamente tienen que ser igual a nosotros pero sí tener una apariencia lo suficientemente cercana o común como para que podamos entender sus puntos de vista y sus perspectivas de las cosas. Y eso nos conecta.

Podrían haber otras razones y cada cual tendrá la suya en particular para sentirse vinculado a los otros. Pero la resonancia, el saberse reconocido y creerse aceptado por un tercero en algún nivel de comprensión debe ser un magneto muy fuerte que hace que las personas al buscar en aquellos a quiénes creen que se les parecen o le resultan familiares obvien miles de obstáculos y de diferencias que pueden existir entre ellas para irse detrás y/o apegarse. Esas diferencias no son suficientes para alejarlos.

Yo descubro en Penelope cosas que me gustan desde hace tiempo: ella escribe mucho sobre Positive Psychology y conoce y expone con frecuencia sobre los expertos en el área como Daniel Gilbert y Martin Seligman de quien aquí traduje parte de una presentación/video hace ya un tiempo y estoy de acuerdo con ella de que la inteligencia emocional es sino el que más, uno de los rasgos más importantes en el éxito de una persona. Pero lo realmente remarcable es cómo ella revela los detalles más íntimos, dolorosos y hasta engorrosos de su vida en un blog sin importar ni escatimar esfuerzos por ser lo más explícita posible.

Tengo que aclarar que ella sufre del síndrome de Asperger el cual se caracteriza entre muchísimas otras cosas por hacer que las personas que lo padecen tengan una pobre lectura de las emociones de los otros y yo especulo que quizás hablar de sí misma a ella no le sea tan difícil como lo es para los que no sufren de ese síndrome (esto es algo de lo que ella es muy consciente y habla muchísimo tratando de atenuar el impacto que causaría su problema de no percibir correctamente las emociones de los demás).

A manera de ejemplo y cuánta información ella es capaz de revelar baste decir que  recientemente hizo un twitter en el momento en el que sufría un aborto involuntario y estando ella en el medio de una reunión con sus ejecutivos. Esto le valió entrevistas con todas las cadenas de televisión, CNN entre ellas y una que otra amenaza de muerte no sólo en USA sino hasta desde Inglaterra pues en el twitter ella decía que eso (el aborto no provocado)  la salvaba de tener que esperar más de 2 semanas para abortar en una clínica en Winsconsin en donde vive.

Más que todo eso, quiero compartir su manera de escribir y voy a traducir un pasaje de una de sus entradas y lo que ella piensa sobre las personas especiales:


...."Everyone thinks they are special, the exception to the rule, the complicated one for whom statistical research does not apply.
This is where Daniel Gilbert’s research becomes important. He is a psychology professor at Harvard who studies happiness and he’s noticed that no one takes the advice that research supports. He found that the reason people do not take steps that will make them happy is that they think they do not fit the mold. But he is adamant that people are not exceptional. When it comes to research about how to find happiness, humans are basically the same.
First, it’s a logical impossibility that most people are the exception to the rule, yet most people believe they are. Ninety percent of drivers think they are better than average. Most football players think they are better than average. Most people believe they are worse at juggling than the average person. Statistically speaking, almost all these people have to be wrong.
Our perception of peoples’ differences is exaggerated because we spend our lives finding differences between people to choose teachers, band mates and spouses. Gilbert recommends you think of grapes: “If you spend seven years studying the differences between grapes, no two will look the same to you, but really a grape is a grape."

..."Todo el mundo piensa que es especial, que es la excepción de la regla, el complicado aquél para quién la investigación estadística no aplica.
Aquí es donde los trabajos de investigación de Daniel Gilbert se vuelven  importantes. El es un profesor de psicología de Harvard que estudia la felicidad y el ha notado que nadie sigue las instrucciones que la investigación apoya. El ha encontrado que la razón por la que la gente no da pasos que los harían  felices es porque ellos piensan que no encajan en el molde. Pero el es firme en su posición de que la gente no es excepcional. Cuando se trata de investigar acerca de cómo encontrar la felicidad, los seres humanos son básicamente iguales.
En primer lugar, es una imposibilidad lógica que todos los seres humanos sean una excepción a la regla, sin embargo la mayoría de la gente cree que lo es. El noventa por ciento de los conductores creen que son mejores que el promedio. La mayoría de los jugadores de Fútbol creen que son mejores que el promedio. La mayoría de la gente cree que es peor al hacer malabares que la persona promedio.
Estadísticamente hablando, casi todas las personas tienen que estar equivocadas.
Nuestra percepción de las diferencias entre las personas es exagerada porque nos pasamos la vida encontrando diferencias entre las personas para escoger educadores, compañeros de pandilla y cónyuges. Gilbert recomienda que pensemos en uvas: "si te pasas siete años estudiando las diferencias entre las uvas, dos no te parecerán  iguales a ti, pero realmente una uva es una uva".

11 comments:

Lur, Carol, Bruji, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

eso dice el Dalai también. Amen(chúuuuuss!) creo que me estoy pillando un resfriado. Me leeré a tus aspergina preferida.
Gracias por la traducción Fernando.

Lur, Carol, Bruji, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

... y me llega también por arte de magiiia, un pasaje de "El principito" que le decía a un montón de rosas cosas tales:

miraros, os creéis no sé qué eh??
pues para mí no sois nada, aunque os parezcais a mi rosa,
porque mi rosa es mi rosa, muy especial ella
y muy diferente a todas vosotras...
¿y qué la hace mi rosa así de particular?
el tiempo que pasé y paso con ella!!...

(( el zorroEntreBambalinas-> muy bien, mu bien, no hace falta que te chive el libreto por una vez colegaaa jejejejej))

-Versión muy libre y muy de memoria, que el Principito por no repetir las mismas palabras en cada función también improvisa bajo la atenta mirada de su colegui er zorro. :-)))

Fernando said...

Si lo dice el Dalai Lama entonces eso es todavía una prueba más de que a pesar de que somos diferentes, al mismo tiempo no somos tan distintos... Hasta estamos pensando en las mismas cosas.

Y tambien ¿qué es lo que hace a Carol tan especial? Pues el tiempo que se pasa en este café. Ni más ni menos!! ja ja ja

Besos con color de ...

Anonymous said...

^_^ , Ferrr, gracias con carita de plata :-)

Carol

Maribel said...

Las razones por las que nos conectamos con las personas son un misterio. Yo no creo que para conectar con las personas deba existir un grado de identificación. Cuando una persona conecta con otra persona, aunque sea por un período de tiempo corto, simplemente conecta, no es necesario entender sus puntos de vistas o perspectivas, simplemente empatiza con esa persona. Hay quién cree que empatizar es comprender a otra persona por haber pasado por las mismas circunstancias y por ello estar en un nivel de sensibilidad igual para entenderla. Empatizar, en realidad es, ponerse en el lugar de esa persona para poder comprenderla y conectar con ella.

Hay un libro, muy curioso, sobre los encuentros entre personas, encuentros fugaces a lo largo de la vida con una serie de personas que no son calificadas de amigas pero con las que llegas a conectar de forma absoluta. El libro es: “El mundo amarillo” de Albert Espinosa.

No todo el mundo piensa que es especial, todo el mundo quiere ser "especial" y eso es distinto a pensar que lo es. Todos quieren poner el nombre más especial (o distinto) a sus hijos, para que no sea un nombre demasiado común y sí un nombre distinto de los “especiales”, todos quieren viajar a lugares “especiales”, vivir en condiciones “especiales”,leer libros “especiales” y ser diferentes del resto de la gente.

Una vez leí algo que encontré realmente acertado sobre la felicidad, lo leí en un libro de Wayne W. Dyer, decía que la inteligencia debe servir para ser feliz, por lo que a una persona inteligente si se le hace la pregunta sobre si es feliz debiera contestar que sí. Si una persona es inteligente pero no puede ser feliz ¿De qué le sirve ser inteligente?. Por lo tanto una persona que es feliz es una persona inteligente porque usa su inteligencia para ser feliz.

Lo de las uvas de Gilbert es demasiado simple, hay uvas y uvas , puede que en apariencia sean iguales o no lo sean, pero si te pasas 7 años estudiando las diferencias que pueden haber, no es justo que todos los matices que se hayan podido encontrar se concluyan con algo tan genérico de que una uva es una uva. Hay clases y clases de uvas y en esa clasificación se encontrarían uvas realmente “especiales”.

X O X O

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

en la empatización se da identificación a un nivel difícil de explicar Maribel sino es de modo intuitivo, en algún punto del proceso: porque es como una ola-olita del mar la cosa esa...

En cuanto a Dyer, lo encuentro y encontré muy interesante siempre, aunque... sesgado también en bastantes de sus obras más "serias" vamos a llamarlas -como la que mentas-; sus narraciones persolmente me conmueven más, claro que para gustos...

Si esa pregunta se la hacen a Jose Luis Sampedro, el de "la vieja sirena" o "la sonrisa etrusca", diría directamente que no cree en la felicidad... así que quizá así nos libraríamos de tantos "deberías" que pueden ser peligrosos si los introyectamos a modo de "Tecnologías del yo" Foucaul-ianas. Al menos, yo mapunto!, pero claro como siempre... ¡libre albedrío!

Y con brío,
nos piramos un rato a disfrutar de los rayos de sol regalados por la terraza.

Saludetes fresquetes, eso sí.

Carol

(¿Van preparándose ya para la Navidad? les gusta?)

Fernando said...

Yo celebro la navidad desde que comienza el año. Mala cosa. Dejé de apreciar la diferencia desde que estoy en un espíritu festivo todo el tiempo.

Tengo que leer con detenimiento los últimos dos comentarios para poder opinar. Estaba en el proceso de dejar una nueva entrega como habrán podido ver. Ahora me tengo que ir a trabajar...

Besitos!!!

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

¿peroperoperopero? Fer, niniio, a quién persigues que tanto corres de entrada en entrada de blog, ¡qué tío! xD

Maribel said...

Fernando, creo que llevas mucha "velocidad interior". Creí que opinarías al leer los dos últimos comentarios. Yo todavía estoy esperando en este post y ya hay 4 más.

¿ Es posible que te hayas olvidado ?

Fernando said...

No me he olvidado. Pensé que ustedes se habían olvidado. Ya veo que no.

Lo retomaré...

Xoxo (risas: estoy aprendiendo)

Maribel said...

Ya hay 6 post después de este. Curiosamente el post trata sobre "patrones", sobre repetir patrones y el motivo por el que repetimos patrones una y otra vez.

No voy a repetir patrón. Si sigo esperando en este post creo que me quedaré atrapada en el tiempo y ese es un patrón que quiero evitar repetir. Así que, nos vemos en los nuevos posts.

XOXO