Saturday, November 14, 2009

Erase una vez

Erase una vez en la que la lucha de los hombres y las mujeres que poblaban este planeta estaba destinada a sobrevivir en un ambiente hostil, a luchar en contra de la inclemencia de los elementos y a subsistir día a día bajo la amenaza de matar o ser matado en la clásica versión en la que se imponía la ley del más fuerte.

Erase otra vez en la que la lucha de los hombres y las mujeres por sobrevivir no estaba dirigida a combatir elementos externos, enemigos foráneos o el azar de los cambios temperamentales del planeta. La lucha fue desplazada desde el exterior hacia lo interior. El mero acto de existir se convirtió en la fundamental causa de problemas. Cuestionar la vida y sus razones fueron las causas principales de la lucha en esta fase de la historia terrenal.

Me cuentan que en muchos sitios y en diferentes tiempos y edades ambas formas de lucha se sobrepusieron y entrelazaron de manera muy estrecha. Existió una batalla constante en la que los elementos externos e internos se sucedieron o se dieron al mismo tiempo atacando la base sobre la que se sustentó la subsistencia de esos individuos.

Y como si todo tuviera que ser cíclico o talvez circular me cuentan que se avecinaron nuevas batallas, mucho más terribles que todas las anteriores. La supervivencia de todos los seres vivos estaría en juego, esta vez causas externas pondrían a prueba las razones de la existencia de los hombres y las mujeres. Parecería que no se dieron cuenta, que ellos mismos fueron la causa de los problemas. Sin querer dejaron escapar los demonios; abrieron una compuerta que mantenía contenidas las aguas de una represa y la violencia que generaron ellas fue tan fuerte que no hubo sitio para donde correr sin dejar de ser arrasados; como la lava súbita y quemante de un volcán en erupción que no pudo ser contenida y por más rápido que trataron de alejarse, ella los alcanzó y frió en su aceite caliente y abrasador.

A menos claro está, que unos cuantos hubieran podido llegar antes a la luna y descubierto la manera de colonizarla, convirtiendo el hielo encontrado en sus rocas en el agua necesaria para la vida y la existencia en esas regiones y así por doscientos años hasta que le hicieron lo mismo que ya le habían hecho a su satélite mayor...

5 comments:

Sheila said...

Parecería el guión de una película de ficción, pero no, es nuestra realidad.

Fernando said...

Escuché a Al Gore el otro día en una entrevista que le hicieron y lo que dijo me pareció escalofriante. Lo que se desencadena como resultado del calentamiento de la tierra es algo que no se puede revertir con facilidad. El hielo que se derrite en los cascos polares y en las montañas como el Himalaya harían subir el nivel del mar hasta 5 metros y eso es devastador para todas esas regiones cercanas al mar y quiénes más lo sufrirían sería todo el mundo pero como siempre y sobretodo las naciones más pobres y dentro de ellas los más pobres...y ya hemos visto unos cuantos ejemplos recientemente.

Maribel said...

Muy buen texto, Fernando.

(me quedo sin palabras para dedicarte halagos sobre esta forma de escribir tuya)

Fernando said...

Oh oh! Es un encanto Maribel escucharte decir eso. Ojalá y siempre podamos satisfacer tus apetitos en esa materia que señalas (pero eso es un mensaje al margen del post. Me hubiera gustado tambien saber lo que opinas del contenido, de lo planteado).

Maribel said...

Es que está tan bien escrito que me quedo alucinada cuando lo leo y no puedo decir más, porque me quedo sin palabras. Es lo mismo que oir y escuhar, puedes oir algo pero escucharlo es poner atención a lo que se dice y eso es otra cosa. Es como oir una voz que te gusta mucho pero no pones atención a lo dice, así que no la escuchas pero la oyes y la oyes y su voz te gusta sin interpretar lo que dicen sus palabras.

Pues eso me pasó con este relato, que lo leo y no me concentro en leer lo escrito pero me gusta como está escrito y como está contado. Es como si lo oyera que me gustaría oirlo pero no lo escucharía. Algo así.

Claro que si después leo lo que añades de Al Gore puedo tener mi opinión al respecto sobre el planeta y lo que le estamos haciendo entre todos(pero eso seria hacer trampa). Y yo comenté el texto con mi primera impresión y sin saber que se basaba en una reivindicación sobre la destrucción del planeta.