Sunday, January 17, 2010

Voluntad

Nos enfocamos tanto en ver y descifrar las contradicciones que existen afuera que sin querer no le prestamos la suficiente atención a ésas que existen dentro de nosotros mismos. Y qué gran fuente generadora de contradicciones está siempre presente en nosotros. Hasta podemos juzgarnos por la manera cómo las manejamos y más aún podemos juzgar a los demás por cómo manejan ellos las suyas. 


Y para ilustrar eso que digo se me ocurre pensar en la cosa esa que llamamos voluntad. ¿Qué será eso? Un día queremos algo y decidimos que lo vamos a hacer y al día siguiente ya no queremos hacer eso, a pesar de que el día anterior nos habíamos convencido de lo importante que era hacerlo.


Y como en el post anterior seguir el curso de lo planeado aún a costa de contrariarnos, a pesar de que el cuerpo y la mente estén desalineados; de resistir la tentación de abandonar, ello es bastante halagador y nos produce un gozo superior al que obtendríamos como cuando simplemente nos dejamos llevar por el impulso del momento.


Dualidades que tambien encontramos cuando decidimos romper con algunos hábitos en favor de la creación e instauración de otros que pudieran ser mucho mejores y que no necesariamente vienen impuestos o sugeridos desde afuera...

3 comments:

Sheila said...

Lo que nos resulta fácil a veces no tiene tanto valor como lo que se nos hace difícil conseguir. Atesoramos más esto último y nos enorgullecemos más de ello. Trazarnos una meta y cumplirla realmente nos llena de satisfacción.

Fernando said...

Venciendo nuestros propios obstáculos Sheila. Por eso alguien ha dicho que nosotros somos nuestros peores enemigos. Y si lográramos encontrar la paz con nosotros mismos en todo lo que hacemos e hiciéramos, eso sería genial...

Daniel said...

Encontrar la paz con uno mismo significa perdonarse y por tanto asumir que nos equivocamos. Y creo que ese es el punto difícil. Pero recuerda que también existe la justificación, que de mucho nos sirve.