Friday, October 14, 2011

Activista o defensor de OWS?

El 2011 va a quedar inscrito en la historia como un año memorable en el desarrollo de los movimientos sociales y políticos del mundo. Ha sido casi como un retorno a las cruzadas (en el sentido del involucramiento general de una gran parte de la población en favor de una causa común), los movimientos hippies de los años 60, la lucha por los derechos civiles y de igualdad social (razas, género) de otros tiempos, por poner unos cuantos ejemplos. Y todo no se ha dicho aún: la historia continúa, es algo que se sigue escribiendo día a día pues es mucho lo que queda por ver y hacer todavía.

Compassion is Revolutionary
Más fotos y la fuente al hacer click en la imagen.

Todo comenzó en el Túnez con lo que ha pasado a llamarse la revuelta árabe de primavera y se destaca el papel clave que ha desempeñado la tecnología y las redes sociales en cuanto a la difusión del sentir general, léase twitter, facebook, etc. Es de notar lo difícil que es contener a las multitudes cuando de repente descubren que todos o una gran mayoría de las personas sienten las mismas cosas, esas que por miedo se han mantenido en hermético secreto, a puertas cerradas o compartidas sólo con unos pocos.

No hubo que esperar mucho para que las manifestaciones y demostraciones ocurridas en el Túnez y que culminaron con la renuncia del gobierno, se esparcieran por otros países árabes gobernados por férreas dictaduras y el resultado ya todos lo conocen: igual que una hilera de dominós que caen uno detrás del otro luego que cede el primero, así han caído esos gobiernos (algunos como en el caso de Libia han contado con ayuda y asistencia externa). Y a esa lista de naciones se siguen sumando otras donde la gente ha perdido el miedo y se une para protestar de manera abierta los regímenes que los han dominado por generaciones.

Pero no sólo los países árabes han conocido o sido protagonistas directos de tales demostraciones. En meses pasados vimos a España con un movimiento bautizado con el nombre de "los indignados". Y ha habido su cuota de indignados en muchos otros países. En República Dominicana se ha aprovechado la nueva plataforma de lucha para impulsar el que se destine a la educación lo que la constitución prevee, un 4 por ciento del producto interno bruto. También en Chile se producen protestas de grupos indígenas que hasta este año no se conocía muy bien los problemas por los que atraviesan en ese país, situaciones que denuncian un estado de cosas opresivo y que antes eran mal difundidas y se le daba poca publicidad.

Y en las últimas semanas le ha tocado a New York con su famoso eslogan de Ocupar Wall Street o por sus siglas OWS, donde miles de personas prácticamente han tomado un parque en el bajo Manhattan y han abierto tiendas de campaña para entre muchas otras cosas denunciar la increíble desproporción en la que se reparten los ingresos entre los súper-ricos que representan el 1% de la población del país y el restante 99 por ciento. Copias de esas protestas no han tardado en propagarse como reguero de pólvora a la que se le prende fuego y ya existen distintas versiones a nivel de todo USA llamando la atención hacia lo que es un estado de cosas muy injusto y que trabaja muy a favor de los muy ricos y en contra de la gran mayoría de la población.

Day 12 Occupy Wall Street September 28 2011 Shankbone 33
Hacer click en la imagen para ver más.

Sin lugar a dudas que todas esas manifestaciones, tanto las de nivel local como internacional, cuentan con mi más ferviente apoyo. Aún así, una reciente entrada en el blog de Paul Krugman me ha hecho reflexionar sobre la diferencia entre ser un defensor y/o partidario de movimientos como estos o ir un poco más lejos y ser un activista. No es lo mismo ni es igual.

Ese día en la tarde estaba lloviendo y vi un reportaje de la ocupación y me he quedado pensando lo que significa realmente integrarse a un movimiento de esta naturaleza. En otras palabras, lo que significa ser un verdadero activista ¡No es un picnic! No, no.Hay días muy fríos, se está casi a la intemperie, a merced de los elementos y debe ser una tarea muy difícil hacer todas esas cosas que hacemos y damos por sentado en la comodidad de nuestras casas. Me imagino el descansar, dormir, asearse, cepillarse los dientes y otras que los que han comido demasiado o tomado muchos líquidos (cerveza) podrán saber de qué estoy hablando. Ellos no son muy bien recibidos por los dueños de negocios en el área.

Me quito el sombrero (si lo tuviera) y gozan de todo mi respeto todas esas personas que no sólo apoyan una causa justa sino que con su presencia y sus acciones están dispuestas a llegar todo lo lejos que sea necesario en la defensa de eso que creen.

4 comments:

Grace said...

me ha recordado a algo que hace poco comentaba un escritor y columnista español que el problema que tenemos aquí (en España) es que al contrario que en Francia, donde los ricos se han ofrecido a pagar más impuestos, la gente de pasta no tiene una revolución francesa a la que atenerse, por lo que no temen que vayamos a empezar a cortarles las cabezas, y se dan la buena vida mientras los demás se tienen que apretar el cinturón o lo pierden todo... OFF WITH THEIR HEADS! xDD cabe decir que a los indignados nadie les ha hecho caso, y para su perjuicio gente que tenía sus propias ideas que reivindicar se ha unido al movimiento haciendo que el mensaje del movimiento no fuera claro, una pena..

Fernando said...

No me extraña en absoluto que hayas escrito en mayúsculas Off With Their Heads. Tu sed de sangre es harto conocida (para hablar como los chilenos).

Pues creo que aquí son más sensibles. El mensaje llega de alguna manera u otra y aunque quién dirige no se sabe a ciencia cierta quién es o quiénes son este es un país que tiene precedentes, está acostumbrado a historias, demostraciones de este tipo.

El mensaje no está claro, es cierto, no hay uno sino son múltiples, pero el descontento con el estado de cosas está ahí, se aprecia y señala la dirección en que los políticos si deciden actuar pueden hacerlo. De hecho si se deciden a tomar medidas drásticas en contra de algunos, ellos saben con que apoyo cuentan.

Daniel said...

He seguido con mucho interes estos acontecimientos y te digo lo siguiente: el capitalismo se siente acosado. Mas por lo que no dice que por lo que expresa. La fuerza de estos movimientos en Londres, Espana, EE.UU, etc. no ha tenido el seguimiento, la cobertura noticiosa que eventos similares han tenido en otros sitios. Las supuestas premisas para producir bienestar, desarrollo, salud, etc. estan llegado a su punto de quiebre y la gente lo sabe. Mira lo de Chile. Por otro lado, parece que los mayorcitos tenemos demasiadas cosas por perder y nunca somos protagonistas en estos eventos.

O nos volvemos pendejos?

Fernando said...

Digamos que nos acomodamos en todos los sentidos con una excepción: los artistas y los científicos nuncan se hacen mayores, nunca se sienten cómodos, siempre están creando e inventando y por eso siempre están en la vanguardia.
Ver este enlace: http://www.wired.com/wiredscience/2011/09/little-kids-are-natural-scientists/
En cuanto al capitalismo en realidad no sé ni cómo definirlo... Porque es tan variado y tan diverso... Algunas cosas de los países más capitalistas en realidad parecen un comunismo.
Digamos que el estado de cosas actual debería cambiar, eso quizás es lo importante y la lección a aprender..