Sunday, February 26, 2012

Porqué soy agnóstico

A simple vista puede parecer controversial el que la ciencia no sea lógica, pero no lo es. Para los entendidos en la materia, lógica, ciencia, racionalidad no son la misma cosa. Lo cual para nada le quita el valor que tiene ni quiere decir que el esfuerzo de la ciencia sea inútil en su búsqueda incesante por descubrir la verdad de las cosas. Ese no es el punto.

La lógica y la ciencia desde esta perspectiva pueden correr de manera separada. La lógica trata de la justeza y la validez de un razonamiento. De si es posible hacer inferencias válidas, conclusiones valederas o verdaderas a partir de ciertas premisas.

No siempre las conclusiones que sacamos de nuestros razonamientos son conclusiones lógicas: ver este enlace de algunos ejemplos de razonamientos no válidos y falacias no formales. Pero vamos a explicarnos en detalle y a tratar de simplificar todo esto.

Todo lo que se ha considerado como ciencia de manera tradicional -hasta la llegada de Popper que se encargó de dilucidar el problema de lo que debería considerarse científico o no (al menos para mí), se ha basado en la premisa de que: Si P entonces Q. Obtenemos Q (en lógica proposicional: afirmación del consecuente) y de ahí inferimos que entonces se da P (el antecedente). Lo cual no necesariamente es cierto. Lógicamente esta conclusión no es válida.

Veamóslo de la siguiente manera. Una conclusión válida es del tipo: Si P entonces Q. Se da P y de manera automática se tiene que dar Q. Dicho con palabras la afirmación anterior puede expresarse de esta forma.
Todos los hombres (P) son mortales (Q). Juan es un hombre (P), por lo tanto Juan es mortal (Q). La inferencia  o la conclusión extraída de las premisas es verdadera, es válida y por lo tanto es lógica.

En el ejemplo previo si decimos que Todos los hombres (P) son mortales (Q). Y Juan es un mortal (Q), no podemos concluir necesariamente, lógicamente que Juan tiene que ser un hombre (P). Podría serlo, eso no está en discusión, pero también podría ser un caballo, un perro o un elefante que lleve el nombre.

Y toda la ciencia se basa en esa simple construcción lógica. Tenemos ideas, tenemos teorías, hipótesis que intentan explicar el mundo y su funcionamiento partiendo de la evidencia que encontramos y toda ella cae dentro de la categoría de que por darse Q (la afirmación del consecuente) o sea, los hechos, los datos pues tenemos necesariamente que inferir P que en este caso es la teoría, la hipótesis, ella sería válida.... Y como hemos visto ello puede ser posible pero no es lógicamente concluyente, no se deriva necesariamente de las premisas

La suma de datos, la suma de evidencia, la suma de hechos aunque sea importante no justifica el hacer la conclusión de que una teoría determinada sea verdadera. Y lo que viene a ocurrir es que todas las teorías, de cualquier tipo, sin importar el campo de la realidad, ellas sólo son aproximaciones a la verdad, maneras de explicar el mundo y el universo de manera provisional, su validez no se determinará sólo por acumular elementos y evidencias a su favor. Pero eso es asunto de otra entrega.

Encontrarnos con 100,000 cisnes blancos y concluir por ello que todos los cisnes son blancos no es correcto por mucho que la tentación nos lleve a razonar de esa manera. La evidencia encontrada parece apoyar esa creencia pero no es garantía de que para ser cisne tiene que ser necesariamente blanco o de que no pueda existir un cisne negro, o rojo, o verde, etc (aunque nunca hayamos visto uno de esos).

Y lo mismo se aplica a ser creyente o no. Afirmar o negar la existencia de Dios con hechos, teorías, datos y otras evidencias es sencillamente inútil. No lleva a ninguna conclusión lógicamente válida. De hecho ambos bandos pueden traer estos elementos y presentarlos a su favor como les dé la gana... Pero son irrelevantes. A mí no me convencen. Desde el inicio hay una falla. Y como desde el principio es lógicamente imposible llegar a una conclusión satisfactoria yo soy lo que se llama un agnóstico.

No comments: